miércoles 21 de octubre de 2020

La ley de India prohíbe a los médicos y trabajadores de la salud compartir el sexo de un bebé - Web
Mundo

Le cortó la panza a su esposa embarazada para conocer el sexo del bebé y terminó matándolo

El hombre agarró una hoz y agredió a la mujer. En India, muchas familias consideran a las niñas una “carga” porque no heredan.

La ley de India prohíbe a los médicos y trabajadores de la salud compartir el sexo de un bebé - Web

Un hombre fue detenido el sábado en India acusado de apuñalar en la panza a su esposa embarazada porque quería conocer el sexo del bebé, quien murió como consecuencia del ataque.

La mujer debió ser asistida en la unidad de cuidados intensivos en un hospital de Nueva Delhi, informó la Policía del distrito de Budaun, al norte del país.

Su hermano declaró que la agresión ocurrió porque el esposo de la mujer quería saber si el bebé en camino era varón o niña. La pareja ya tenía cinco hijos más.

"La atacó con una hoz y le desgarró el estómago diciendo que quería verificar el sexo del feto” dijo el hermano de la mujer, Golu Singh, a Thomson Reuters, según lo citado por Aljazeera.

La Policía constató que el bebé nació muerto a última hora del domingo y que el sujeto fue puesto bajo custodia tras la violencia ejercida.

Protestas en India por igualdad de género y diversidad - Archivo

A menudo, las niñas se consideran una carga para las familias en la India, ya que tienen que pagar cuando se casan, mientras que los hijos son apreciados como sostén de la familia que heredan propiedades y continúan con el apellido.

Los abortos de fetos femeninos han sido prohibidos en India, donde la preferencia por los varones ha llevado a un número cada vez menor de mujeres.

Se estima que alrededor de 15,8 millones de nenas desaparecieron en India debido a la selección prenatal del sexo entre 1990 y 2018, según el Population Research Institute.

La ley de India prohíbe a los médicos y trabajadores de la salud compartir el sexo de un niño por nacer con los padres o realizar pruebas para determinar el sexo del niño, y solo los médicos registrados pueden realizar abortos. Sin embargo, activistas aseguran que la discriminación de género sigue siendo un gran problema en ese país.