La princesa Mako de Japón perdió la herencia al trono por casarse con un plebeyo

La princesa Mako y su novio Kei Komuro contrajeron matrimonio a pesar de que eso le llevó ala oven perder su herencia a trono.
La princesa Mako y su novio Kei Komuro contrajeron matrimonio a pesar de que eso le llevó ala oven perder su herencia a trono.

La joven ya no pertenece a la realeza ni podrá heredar el trono debido a que decidió casarse con Kei Komuro, un joven que conoció hace 5 años en la Universidad. Ella dijo que “la sonrisa de Komuro era como el sol”, y él la describió “como la luna que lo cuida”.

La princesa Mako de Japón contrajo matrimonio con Kei Komuro, su novio de 30 años plebeyo que no tiene relación con la realeza, por lo que desde la Casa Real decidieron quitarle los títulos nobiliarios y desheredarla del trono, que ocupa su tío el emperador Naruhito.

“Kei es un ser irremplazable”, dijo Mako, sobrina del emperador Naruhito, en una declaración transmitida en directo por televisión tras dar el sí en sagrado matrimonio.

Pero en esa misma conferencia, Mako también pidió disculpas por los “inconvenientes” que causó su boda, a pesar de que durante años ella misma fue blanco de las críticas al romper con las rígidas normas que la realeza japonesa impone a las mujeres, a tal punto de provocarle síndrome de estrés postraumático, según reconoció la propia Casa Imperial.

La princesa Mako renunció a la herencia, el trono y perdió los títulos nobiliarios.
La princesa Mako renunció a la herencia, el trono y perdió los títulos nobiliarios.

Por el hecho de haber decidido casarse con un plebeyo, Mako perdió su título y la posibilidad de acceder al Trono de Crisantemo al casarse. Ya no pertenecerá más a la familia real. Ella, por su parte, también decidió rechazar los 150 millones de yenes (1,3 millones de dólares) que reciben las mujeres de la familia imperial como dote.

“Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome”, dijo según la agencia pública de noticias NHK. “Amo a Mako. Solo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos”, respondió Komuro.

Mako es la primogénita del príncipe heredero Fumihito (55), hermano del emperador Naruhito. Su hermano menor, el príncipe Hisahito, de 15 años, es el segundo en la línea sucesoria.

Mako y Komuro, ambos de 30 años, se conocieron en 2012 cuando asistían a la Universidad Internacional Cristiana de Tokio. Tardaron cinco años en anunciar su compromiso. Entonces, ella dijo que la sonrisa de Komuro era como el sol, y él la describió como la luna que lo cuidaba.

Pero de inmediato la historia de amor empezó a tambalear cuando se descubrió que la madre de Komuro tenía un pleito judicial con un antiguo prometido por 4 millones de yenes (unos 35.000 dólares). Aunque en un principio la boda estaba prevista para 2018, se decidió posponer para que Komuro continuara sus estudios de derecho en Nueva York.

El regreso a Japón trajo otro escándalo. El novio lucía el pelo largo recogido en una cola de caballo.

Tras cuatro años en los que Mako fue blanco preferido de la prensa de chimentos, al punto de terminar con síndrome de estrés postraumático, según reconoció la propia agencia imperial-, la joven pudo casarse con Komuro.

La princesa Mako se casó con su novio Kei Komuro, perdió la herencia equivalente a 1 millón de dólares y la posibilidad de heredar el trono.
La princesa Mako se casó con su novio Kei Komuro, perdió la herencia equivalente a 1 millón de dólares y la posibilidad de heredar el trono.

Los papeles del matrimonio fueron cumplimentados y aceptados”, dijo un responsable de la Casa Imperial a AFP.

Las imágenes televisivas mostraron este martes a la princesa la residencial imperial de Akasaka. Con un ramo de flores rosas pálidas en las manos, Mako se despidió con una reverencia de sus padres y con un abrazo de su hermana.

“Yo quisiera agradecer a quienes se preocupan por mí y a quienes siempre nos han apoyado a Kei y a mí, sin escuchar los rumores infundados”, agregó la princesa, quien dijo haber sentido “miedo, tristeza y dolor” por las versiones.

A pesar de esta mala prensa, en un sondeo del diario Yomiuri Shimbun, la mitad de los encuestados aprobaban el enlace, contra un 33% en contra. Y en los alrededores de la residencia imperial, los transeúntes lo veían con buenos ojos. “Lo más importante es que ella sea feliz”, dijo Machiko Yoshimoto, de unos 60 años.

Hubiera sido mejor tener una atmósfera más festiva, en vez de esta difícil situación que es triste y lamentable”, dijo Shigehiro Hashimoto, de 54 años. La pareja todavía no confirmó

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA