La OTAN y la UE firmaron acuerdo para ampliar su cooperación

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea (dcha.), Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, y Charles Michel (izqda.), presidente del Consejo Europeo.
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea (dcha.), Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, y Charles Michel (izqda.), presidente del Consejo Europeo.

A pesar del escándalo de corrupción que sacude al Parlamento Europeo y que involucra a la propia Ursula Von der Leyen y de la crisis económica de la región, los bloques acordaron afianzar aún más sus tareas conjuntas.

La Unión Europea (UE) y la OTAN firmaron este martes una nueva declaración conjunta para seguir desarrollando su cooperación tras las que impulsaron en 2016 y 2018, y que se produce en esta ocasión en el contexto del conflicto entre Rusia y Ucrania que aquellos organismos están financiando.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y los presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel, firmaron el documento en la sede de la Alianza Atlántica, en Bruselas. Esto ocurre en medio de tensiones internas en el Parlamento europeo, que está envuelto en un escándalo de corrupción sin precedentes donde varios de sus miembros, incluyendo a la propia Von der Leyen y al Alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell.

El secretario general de la Alianza ha subrayado en diversas ocasiones la necesidad de extender la cooperación aún más en movilidad militar, la resiliencia ante tecnologías emergentes y disruptivas, y el impacto del cambio climático en la seguridad.

La UE y la OTAN comparten valores y desempeñan funciones complementarias y de refuerzo en apoyo de la paz y la seguridad internacionales, según afirman sus miembros. El Concepto Estratégico aprobado por la OTAN en 2022 describe a la Unión Europea como un socio único y esencial, y aboga por una asociación estratégica mejorada y reforzada.

Para la OTAN, el refuerzo que la UE está llevando a cabo de sus capacidades de defensa debe ser coherente y complementario a los esfuerzos de la Alianza para evitar duplicaciones innecesarias y contribuir al reparto de cargas entre Europa y Norteamérica, aunque las consecuencias de las sanciones a Rusia afectan de forma negativa casi únicamente a los países que se han plegado a las sanciones, mientras que EE.UU. se posiciona como único proveedor de energía y recursos estratégicos a un costo muy alto para la vida de los europeos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA