La NASA envió calamares vivos y “osos de agua” al espacio para un experimento científico

La NASA envió calamares vivos y “osos de agua” al espacio para un experimento científico
La NASA lanzó 128 calamares bebés que brillan en la oscuridad. Foto: Gentileza

Fueron llevados para adelantar estudios que sirvan para mejorar la salud de los astronautas y observar los cambios en sus organismos.

En las últimas horas, la NASA lanzó al espacio alrededor de 5.000 tardígrados, también llamados “osos de agua”, y 128 calamares bebés que brillan en la oscuridad. Estos animales se dirigieron a la Estación Espacial Internacional (EEI) como parte de la 22ª misión de reabastecimiento de carga de SpaceX.

Según destaca Infobae, los tardígrados son animales diminutos, de solo 1 milímetro de largo, y obtienen su apodo popular por su apariencia rechoncha y parecida a un oso cuando se ven a través de un microscopio.

Estos pequeños no son presa fácil, ya que son capaces de sobrevivir a la radiación extrema; presiones seis veces superiores a las que se encuentran en las partes más profundas del océano; y el vacío total del espacio, lo que hace que los animales microscópicos sean mucho más duros que sus homónimos osos.

Los tardígrados son animales diminutos, de solo 1 milímetro de largo.

De hecho, la nave espacial israelí Beresheet llevaba miles de tardígrados deshidratados a bordo cuando se estrelló contra la luna durante un intento fallido de aterrizaje el 11 de abril de 2019.

Si alguna forma de vida pudo sobrevivir al choque, tal vez estas criaturas lo harían, especialmente porque estaban en su estado deshidratado del cual podrían ser resucitados.

Son estas habilidades las que hacen de los tardígrados un organismo de investigación tan útil a bordo de la EEI, donde los astronautas esperan identificar los genes específicos responsables de las notables hazañas de adaptación de los pequeños animales a entornos de alto estrés. Esto, a su vez, debería darnos información vital sobre los impactos en la salud de los viajes espaciales de larga duración.

“Algunas de las cosas a las que pueden sobrevivir los tardígrados incluyen secarse, congelarse y calentarse más allá del punto de ebullición del agua. Pueden sobrevivir miles de veces más radiación que nosotros y pueden durar días o semanas con poco o nulo oxígeno “, dijo Thomas Boothby, profesor asistente de biología molecular en la Universidad de Wyoming e investigador principal del experimento, en una rueda de prensa.

Los tardígrados son organismos muy resistentes que pueden aguantar la radiación y las condiciones más extremas

“Se ha demostrado que sobreviven y se reproducen durante los vuelos espaciales, e incluso pueden sobrevivir a una exposición prolongada al vacío del espacio exterior”, agregó.

Para el estudio de Boothby, los astronautas examinarán la biología molecular de los osos de agua para buscar signos de adaptaciones inmediatas y a largo plazo a la vida en la órbita terrestre baja, lo que somete a los atrevidos viajeros espaciales a los rigores de la gravedad cero y una mayor exposición a la radiación.

Espera que la información obtenida de las criaturas, que llegaron a la estación en un estado semicongelado antes de descongelarse, proporcione información vital para futuras terapias que podrían proteger la salud de los astronautas durante misiones espaciales prolongadas.

Un experimento separado paralelo que también será entregado por la misión de reabastecimiento traerá calamares bebés Euprymna scolopes) a la estación.

Los calamares de 3 milímetros tienen un órgano especial productor de luz dentro de sus cuerpos donde las bacterias bioluminiscentes dan al calamar su brillo. Los promotores de este experimento esperan investigar esta relación simbiótica entre bacterias calamares para ver cómo los microbios beneficiosos interactúan con el tejido animal en el espacio.

“Los animales, incluidos los humanos, dependen de nuestros microbios para mantener un sistema digestivo e inmunológico saludable”, dijo Jamie Foster, microbiólogo de la Universidad de Florida e investigador principal del experimento Comprensión de la microgravedad en las interacciones animal-microbio (UMAMI), en una declaración .

“No entendemos completamente cómo los vuelos espaciales altera estas interacciones beneficiosas”, dijo.

Los calamares nacen sin las bacterias, que luego adquieren del océano que los rodea, por lo que los investigadores planean agregar las bacterias al calamar tan pronto como los animales se descongelen en la EEI. De esta manera, los investigadores pueden observar al calamar mientras establecen simbiosis con la bacteria.

Al estudiar las moléculas producidas durante el proceso, los investigadores podrán determinar qué genes activó y desactivó el calamar para lograr la hazaña en el espacio. Saber esto podría ayudar a los humanos a cuidar mejor de sus microbiomas intestinales y del sistema inmunológico en viajes espaciales de larga distancia.

Aunque el viaje al espacio es estresante, los tardígrados y calamares, al menos, han soportado cosas peores.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA