Historia de vida: un abuelo de 87 años y su nieta se recibieron juntos de la universidad

Melanie Salazar y Rene Neira, graduados de la Universidad de Texas.
Melanie Salazar y Rene Neira, graduados de la Universidad de Texas.

Pasó en Estados Unidos. “Nunca tuvimos clases juntos, pero a veces nos encontrábamos para almorzar en la cafetería, o a veces estudiábamos juntos en la biblioteca”, comentó la nieta.

Una conmovedora historia ocurrió en Estados Unidos, luego de que un hombre de 87 se recibiera junto a su nieta de la Universidad de Texas. El sujeto inició sus estudios superiores en la década de 1950 y se matriculó de forma intermitente a clases durante los últimos 40 años.

De acuerdo con Melanie Salazar, nieta de Rene Neira, el ahora graduado en economía comenzó a estudiar hace cerca de 70 años; sin embargo, tras formar una familia abandonó la universidad para dedicarse a trabajar, pero continuó tomando clases, aunque no de forma constante, desde la década de 1980.

A pesar de que el anciano no consiguió oficialmente los créditos necesarios para graduarse, su familia intercedió por él ante las autoridades de la universidad, por lo que estas decidieron otorgarle un título de reconocimiento.

“Nunca tuvimos clases juntos, pero a veces nos encontrábamos para almorzar en la cafetería, o a veces estudiábamos juntos en la biblioteca”, comentó la nieta. “Sus compañeros, creo, se sentían motivados e inspirados al verlo”, agregó.

“Definitivamente [la graduación] fue un momento especial […] definitivamente estoy orgullosa de mi abuelo”, apuntó Salazar, quien reconoció el esfuerzo de su abuelo, que, no obstante haber comenzado a perder la audición y sufrir de una vasculopatía cerebral que le obligó a darse de baja por un semestre, no se detuvo hasta alcanzar su sueño.

Un bombero rindió un examen con su beba en brazos

En el cuartel de Bomberos de Roca, en Río Negro, un bombero fue a rendir un examen con su beba en brazos. Dicho momento fue captado en una foto y luego subida a las redes sociales, donde se hizo viral.

Se trata de Hugo Vezzi, quien es bombero hace 25 años y, para ascender de su puesto, debió rendir un examen, pero no pudo dejar a su pequeña al cuidado de nadie y la llevó con él.

“Mi pareja también tenía que presentarse a la mesa de examen. Siempre nos movemos con la criatura a donde sea, dependiendo también del tiempo. Pedí autorización para poder rendir con ella y me la dieron”, señaló el socorrista de General Roca a lmneuquen.

Hugo y su esposa, Vanina son Bomberos Voluntarios en General Roca. Ambos tenían que rendir el examen y él se hizo cargo de la pequeña Bianca.

“Salí yo porque dio el destino, la hora y el momento justo, pero hay muchas mamás que se encuentran al costado trabajando y hacen mucho esfuerzo. Hay que destacar a las madres que son bomberas voluntarias”, aseguró el bombero.

Finalmente, ambos obtuvieron el ascenso: ella a sargento y él a suboficial principal.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA