Escepticismo tras la formación del nuevo gobierno en Líbano

El 78% de la población libanesa vive ahora por debajo del umbral de pobreza, según la ONU. Gentileza / El Mundo
El 78% de la población libanesa vive ahora por debajo del umbral de pobreza, según la ONU. Gentileza / El Mundo

El país se encuentra atravesando crisis económica sin precedentes. El Banco Mundial la califica como una de los peores del mundo desde 1850.

El escepticismo y las críticas prevalecían el sábado en Líbano tras la formación de un nuevo gobierno que tendrá la dura tarea de levantar un país sumido en una crisis económica y social sin precedentes.

Tras 13 meses de espera, el país anunció el viernes la formación de un nuevo gobierno dirigido por Najib Mikati, uno de los hombres más ricos del país, que ya fue primer ministro en dos ocasiones. El nuevo equipo de 24 ministros y formación era una condición para obtener ayuda internacional, surgió tras largas negociaciones entre los partidos en el poder, ampliamente desacreditados entre la población.

El diario Al-Akhbar, cercano al partido chiita Hezbolá, titulaba este sábado: “El gobierno de la confianza (casi) imposible”. Los temores expresados en los medios de comunicación, en las redes sociales y por algunos expertos se destinaron, en particular, a la capacidad del nuevo gobierno para recuperar una economía que está más hundida que nunca ya su margen de maniobra en materia de reformas. Muchos se preguntan qué cambios pueden aportar este equipo, elegido por los “barones” de los distintos grupos que han dirigido el país durante décadas y las políticas clientelistas y presuntamente corruptas provocaron el colapso económico.

”El gobierno del nitrato, la esterilidad política y la corrupción”, resumió un usuario en Facebook, en referencia a la enorme explosión de agosto de 2020 en el puerto de Beirut, causada por el almacenamiento de enormes cantidades de nitrato de amonio sin medidas de precaución. Esta explosión que mató a más de 200 personas, hirió a miles y devastó barrios enteros de la capital se considera la consecuencia de la negligencia de la clase dirigente.

Unos días después el gobierno dirigido por Hasan Diab dimitió ante el clamor general. ”Son los mismos cocineros los que formaron el gobierno. Son capaces de proporcionar una nueva comida” El verdadero temor es que no pueden producir nada nuevo”, estimó el investigador Sami Nader. Sobre todo porque, como señala el diario L’Orient-Le Jour en su portada, la tarea del Gobierno es “hercúlea”.

La crisis económica sin precedentes que atraviesa el país desde 2019 ha seguido agravándose. El Banco Mundial la califica como una de los peores del mundo desde 1850. Con una inflación galopante y despidos masivos, el 78% de la población libanesa vive ahora por debajo del umbral de pobreza, según la ONU. Además, el país lleva varios meses sumido en la oscuridad, con cortes de electricidad de hasta 22 horas al día, así como una caída libre de la moneda local, restricciones bancarias sin precedentes, la supresión gradual de las subvenciones y la escasez de combustible y medicamentos.

Si bien lanza la llegada al gobierno de ciertas personalidades, como Firas Abiad, director del hospital público Rafic Hariri y punta de la lucha contra el covid-19, en el ministerio de Salud, fue bien recibida por algunos, las dudas persisten.

Maha Yahya, directora del Centro Carnegie Oriente Medio, en Beirut, admitió que hay “ministros competentes” en el nuevo Ejecutivo pero que, “en conjunto, el gobierno no está equipado para hacer frente a los desafíos a largo plazo, al no haber un consenso político sobre la forma de sacar al país del caos“. ”Cuando un país se encuentra entre los tres primeros en cuanto a la gravedad de la crisis económica en la historia contemporánea del mundo, no se nombra a un ministro de Turismo, ni a un ministro de Juventud y Deportes; sino a doce expertos económicos y financieros independientes para que trabajen 24 horas al día en la crisis “, estimó la activista y experta en políticas públicas Sara el-Yafi en las redes sociales.

Entre los retos más urgentes está la conclusión de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que las conversaciones están suspendidas desde julio de 2020. Para la comunidad internacional se trata de un paso esencial para desbloquear más ayuda.

Varios países expresaron el viernes la necesidad de una acción inmediata y Washington pidió “medidas urgentes para satisfacer las necesidades urgentes y las legítimas aspiraciones del pueblo libanés”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA