Enviado especial a Ucrania: los comercios de Lviv sufren el desabastecimiento de alimentos

Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)
Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)

“Nunca viví algo así. Es horrible”, señaló una cajera. Algunos proveedores cortaron el suministro y otros huyeron del país. Las imágenes.

Entrar a un supermercado de Lviv significa tener que elegir lo que hay, no lo que se necesita. Desde que comenzó la guerra en Ucrania, las góndolas están semivacías: falta pan, sal, aceite y otros productos básicos.

Los motivos son varios, como cuenta Tanya. Ella tiene 13 años, es cajera en el negocio de sus padres y la única persona que habla en inglés de todo el local. Muchos empleados huyeron y cada familia debe atender sus comercios como puede.

En diálogo con La Voz, la adolescente afirma que, después de comenzada la invasión, “mucha gente dejó de trabajar”.

“Algunos proveedores cortaron el suministro y otros se fueron del país. A eso hay que sumarle que los ciudadanos de Lviv tienen miedo de una escalada bélica, y muchos acudieron a los supermercados en masa y se llevaron todas las provisiones que pudieron”, señala.

Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)
Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)

EL MIEDO Y LA INCERTIDUMBRE SE APODERAN DE LOS UCRANIANOS

Los ojos de Tanya, aunque jóvenes, ya revelan el dolor de las guerras. “Esto es horrible, nunca pensamos tener que vivir algo así en pleno siglo 21. Mi familia y yo estuvimos varias veces en refugios antiaéreos. Tengo mucho miedo; nadie sabe que pasará”.

Dayana (33) es otra ucraniana que compró en el mismo supermercado en el que trabaja Tanya. Ella cuenta que los productos cuya escasez es más evidente son sémola, sal, pan y aceite. Sin embargo, afirma que los precios “casi no subieron”.

“Podrían haber aumentado un poco, por el incremento de la demanda, pero hasta ahora se mantienen”.

“Hay que caminar la ciudad para conseguir lo que se busca. Por ejemplo, en este negocio hay café, pero no hay aceite. Tal vez acá a dos cuadras haya otro supermercado donde tengan aceite, pero no café. Otra opción es ir al Mercado Central de la ciudad. Allí se pueden conseguir productos frescos de los campos cercanos, como carne y leche”, relata.

La masiva llegada de emigrantes a la ciudad agravó más el desabastecimiento. “La ciudad está colapsada; no hay lugar para alojar a todos. En pocos días pasaron más de un millón de personas. Esas personas también pasaron por los supermercados y se llevaron lo que pudieron. Lo que hay es lo que queda”, cierra Dayana.

NO SÓLO EN LVIV

El desabastecimiento se percibe en Lviv principalmente en alimentos, pero también en otros tipos de insumos.

Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)
Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)

En otros lugares del país, también faltan productos médicos, incluso antibióticos y analgésicos, como en el caso de Mariúpol, ciudad del este ferozmente bombardeada por Rusia.

Las negociaciones entre las delegaciones rusas y ucranianas aún no llegaron a acuerdos, por lo que el alto el fuego aún es una utopía.

En Lviv, miles de personas se concentran desde el inicio de la guerra en la estación principal de trenes y de colectivos, para escapar del drama y viajar hacia Polonia, distante poco más de 80 kilómetros.

Las góndolas de algunos supermercados muestran el desabastecimiento en gran parte de Ucrania. En algunas ciudades, según reportes locales, faltan papel higiénico, bebidas, harinas, carnes y distintos productos básicos.

Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)
Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)

¿Cuánto tiempo durará el conflicto?

Esa es la gran pregunta que muchos se hacen y por la que acuden a los mercados locales para abastecerse de productos y recluirse en sus refugios, sobre todo en ciudades asediadas por las tropas rusas que, como ya se ha visto en los últimos días, atacan incluso a civiles desarmados y hasta una maternidad en la zona de Mariúpol, por caso.

Al inicio de la invasión, el 24 de febrero, en la capital Kiev -distante 550 kilómetros de Lviv- se vieron largas colas para conseguir comida. La vida cotidiana en esa metrópolis se vio alterada por la guerra.

UN DATO QUE ALARMA EN KIEV

La mitad de la población de la capital ucraniana huyó desde el inicio de la invasión rusa, informó este jueves el alcalde Vitali Klitschko.

“Según nuestros datos, uno de cada dos habitantes de Kiev dejó la ciudad. Hoy, se encuentran en ella algo menos de dos millones de personas”, dijo en la TV ucraniana.

Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)
Desasbastecmiento en supermercados de Lviv, Ucrania. (Federico Piccioni / La Voz)

Para Klitschko, “Kiev se ha convertido en una fortaleza”. Antes del inicio del conflicto, Kiev, ubicada en el norte de Ucrania, contaba con 3,5 millones de habitantes.

Según la ONU, más de 2,3 millones de personas huyeron de Ucrania en estas dos semanas. La mayoría, más de 1,4 millones, fue a Polonia, y en menor medida a Hungría, Eslovaquia, Rumania, Moldavia y Rusia, en ese orden.

Esta nota fue publicada originalmente en La Voz.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA