Enviado espacial a Ucrania: Odesa, el principal puerto del país que teme por una invasión rusa

Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)

Si las tropas de Putin lograran hacerse con Odesa, Ucrania quedaría sin puerto y sin acceso al mar. La importancia económica y estratégica de una de las ciudades más importantes del país.

Los soldados que custodian la Estación Central de Kyiv, en Ucrania, no permiten que las personas entren o salgan del lugar sin presentar la documentación correspondiente. Las fuerzas de seguridad se toman muy en serio su trabajo: los pasaportes y las acreditaciones de prensa no son miradas a vuelo de pájaro, sino que los datos se corroboran de manera exhaustiva y, para ello, tardan largos minutos.

No ocurre lo mismo en la terminal de Odesa, al sur del país, donde la circulación para los pasajeros es completamente libre. Pero esa sensación de relativa libertad no sólo dura poco tiempo, sino que en instantes se produce el efecto contrario: la ciudad está tan militarizada y controlada como el resto de los centros urbanos del país. Caminar por Odesa, intentar llegar a lugares históricos y tomar fotografías puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza

Tres horas caminó el cronista enviado a Ucrania por las principales vías de esta ciudad histórica: los militares lo detuvieron y le solicitaron que se identifique no menos de diez veces. Utilizar el teléfono celular para tomar fotos y filmar pone especialmente nerviosos a los soldados, que en reiteradas oportunidades obligan a enseñar todo lo registrado y borrar lo que ellos creen comprometedor. Hasta el momento, ninguno tuvo en cuenta de que los archivos eliminados quedan en la papelera de reciclaje y pueden ser fácilmente recuperados, pero dar esa orden parece otorgarles cierta sensación de seguridad

Quizás tampoco consideran que, con los avances de la tecnología, es innecesario e imprudente infiltrar a un hombre tras las líneas enemigas para filmar barricadas de bolsas de arena y alambre de púas. Lo más probable es que los rusos espíen los movimientos del ejército ucraniano a través de imágenes satelitales, utilizando drones avanzados y hackeando de cámaras de seguridad. Pero es evidente que la guerra, el miedo y la posibilidad de una invasión desde el mar, son capaces de nublar la razón de las mayorías.

La importancia de Odesa

Odesa posee vestigios de asentamientos griegos en épocas tan tempranas como el siglo VII a.C. Como el resto de Ucrania, la zona estuvo bajo el control sucesivo del Imperio romano, del imperio mongol, del Gran Ducado de Lituania y del Imperio Turco Otomano. En 1789, por orden de la zarina Catalina II -conocida como Catalina la Grande-, la ciudad fue conquistada por tropas del Imperio ruso y tomó su nombre actual.

Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)

El control de la zona aseguró a los zares la posesión de un punto estratégico en el norte del Mar Negro. Durante el siglo XIX, la ciudad se convirtió en una zona franca y rápidamente se desarrolló cultural y económicamente, lo que atrajo a artístas, científicos y miembros de la aristocracia de toda Europa.

Antes de la invasión, Odesa contaba con más de un millón de habitantes y era la tercera ciudad más poblada de Ucrania, por detrás de Kyiv y Járkov. Allí está emplazado el principal puerto del país y el cuartel general de las Fuerzas Armadas de Ucrania, reubicado tras la toma de Sebastopol por los rusos en 2014.

Odesa posee una vital importancia para los ucranianos: desde allí se realizan más de la mitad de las transacciones comerciales de todo país, que no posee otro puerto de similares características después de perder la península de Crimea. Pero la flota rusa acecha a lo largo y a lo ancho del mar Negro, por lo que en este momento las exportaciones e importaciones náuticas están suspendidas.

Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)

Tambien en Odesa nace el oleoducto Odessa-Brody, que transporta el petróleo crudo que llega desde el Mar Negro hacia el oeste del país, para luego ser trasladado a Polonia y a los países bálticos. Esto produjo tensiones con los rusos en varias oportunidades: si Putin llegara a hacerse con la ciudad, Ucrania quedaría prácticamente sin acceso al Mar Negro, la que constituiría un importante golpe económico y estratégico.

Tras la anexión de Crimea en el año 2014, la ciudad fue escenario de manifestaciones a favor de Rusia que culminaron con la muerte de 48 personas. “No se puede recordar la terrible tragedia de Odesa sin estremecerse. Haremos todo lo posible para encontrar a los responsables, llevarlos ante la Justicia y castigarlos”, dijo Putin apenas tres días antes de la invasión.

Lo cierto es que, por el momento, el acceso a la costa y a otros lugares históricos de Odesa está prohibido. Las playas, antes turísticas, están plagadas de minas antipersonales, que buscarán retrasar el avance enemigo ante una hipotética invasión. Las imponentes estatuas de la ciudad, antes dispuestas para ser contempladas, ahora permanecen cubiertas con bolsas de arena. Al igual que el resto del país, el principal puerto de Ucrania está preparado para la invasión.

Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)
Recorrido por la ciudad de Odesa. (Federico Piccioni Aimar / La Voz)

*Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA