miércoles 25 de noviembre de 2020

Una familia inglesa se llevó un gran susto cuando un camello se sentó en el capot de su auto. Foto @stephenmoyes
Mundo

El susto más grande para una familia: entraron a un safari y un camello se les sentó en el auto

Un matrimonio y sus dos hijos entraron a un paseo para conocer animales ‘exóticos’, pero uno de ellos fue más efusivo de lo que pensaron.

Una familia inglesa se llevó un gran susto cuando un camello se sentó en el capot de su auto. Foto @stephenmoyes

Una familia vivió un momento entre el pánico y la curiosidad cuando se aventuraron en una caravana de vehículos en un safari y un camello los cruzó en el camino, para terminar sentándose en el capot del vehículo.

Una familia inglesa se llevó un gran susto cuando un camello se sentó en el capot de su auto. Foto @stephenmoyes

El hecho ocurrió en el paseo Knowsley Safari Park de Merseyside, Inglaterra. Hasta allí llegó una familia que optó por el paseo al aire libre para celebrar el primer añito de Callum, el integrante menor.

Cuando ingresaron al safari lo hicieron en caravana de varios autos y tras algunos minutos comenzaron a ver los animales que se encontraban en el lugar.

Una familia inglesa se llevó un gran susto cuando un camello se sentó en el capot de su auto. Foto @stephenmoyesUnknown

Sin embargo, un grupo de camellos se aproximó más de lo que lo hace habitualmente y Annie, la madre del pequeño, creyó que los ejemplares mantendrían una distancia prudente respecto de los autos. Sin embargo, uno de los animales se atravesó por el camino y se detuvo delante del coche.

Segundos después la familia quedó sin palabras ante lo que veía: un crujido y un brusco movimiento fueron el indicio de que el camello se había sentado en la trompa del auto. Annie quiso retroceder pero se dio cuenta que detrás estaba el resto de los vehículos bloqueándoles el escape.

Una familia inglesa se llevó un gran susto cuando un camello se sentó en el capot de su auto. Foto @stephenmoyesUnknown

Ante esta circunstancia, los sorprendidos visitantes solo debieron resignarse y esperar a que el majestuoso espécimen se levantara y siguiera su camino. Tras esto los daños sobre el vehículo fueron evaluados en unos 800 dólares y decidieron venderlo.