El primero en el mundo: un chico debió ser internado en un hospital por adicción al Fortnite

(La Voz / Archivo)
(La Voz / Archivo)

Ocurrió en España. Antes de convertirse en un adicto a los videojuegos tenía un alto rendimiento académico.

Estudian un caso clínico de un adolescente que debió ser hospitalizado por una adicción a los videojuegos. Se trata del primer caso de este tipo en el mundo.

Ocurrió en España. Según informó el diario El País, un menor tuvo que ser ingresado durante dos meses en un nosocomio de la provincia de Castellón por el abuso de las consolas.

De acuerdo a la publicación del equipo del hospital Provincial de Castellón, la Universitat Jaume I y el hospital General Universitario, el chico presentaba una grave adicción comportamental al videojuego de Fortnite.

Dentro de las observaciones que hicieron los expertos se incluyó: aislamiento en domicilio, rechazo a interacciones sociales con negación a acudir a servicios sanitarios, inflexibilidad personal persistente, escaso interés por su entorno y muy selectivo en sus gustos y con actividades restrictivas.

El chico, que antes de convertirse en un adicto al Fortnite tenía un alto rendimiento académico, también tenía alteraciones en el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria.

Tras la evaluación, los profesionales concluyeron que dicha adicción actúa como reguladora del intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento del nivel de exigencia en el contexto educativo.

Una nueva patología

Tras determinar el cuadro, los expertos abordaron un tratamiento multidisciplinar, desde un enfoque cognitivo conductual, trabajando tanto con el paciente como con su familia. Los resultados han mostrado una disminución significativa del uso de pantallas así como una mejoría del funcionamiento personal y social del paciente.

En 2018 la OMS incluyó el trastorno por videojuego en la lista de enfermedades mentales. Los especialistas no consideran que los videojuegos supongan un problema en sí mismos, sino que su uso adecuado puede conllevar unos beneficios en los ámbitos educativo y social e incluso puede ser terapéutico para algunos trastornos.

Sin embargo, existen factores de riesgo indicadores de abuso en el consumo de videojuegos como retraimiento social, bajo rendimiento académico, existencia de problemas psicopatológicos —depresión, personalidad perfeccionista u obsesiva— y sociofamiliares.

En el caso del Fortnite, destacan dos aspectos de su potencial adictivo: la imposición de plazos para lograr los retos para no perder el progreso y el acceso a plataformas de streaming de otros gamers.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA