Desgarrador: la historia del padre con cáncer que pudo conocer a su hijo el mismo día en que murió

La pareja y su primer hijo, Briton.
La pareja y su primer hijo, Briton.

Ocurrió en Estados Unidos. Para ello, su esposa debió pasar por un procedimiento de parto inducido para

Una historia conmovedora y desgarradora tuvo lugar en Connecticut, Estados Unidos, luego de que un padre diagnosticado con cáncer pudiera conocer a su segundo hijo el mismo día en que murió. Para ello, su esposa debió pasar por un procedimiento de parto inducido.

En enero, John Brinton Parke, de Hartford, fue diagnosticado con un extraño tipo de cáncer que afecta los riñones. En ese entonces, su primer hijo, Briton, tenía apenas 6 meses.

Ese mismo mes, Jb Parke, de 33 años y quien trabajaba en una línea aérea, se sometió a una cirugía para remover el tumor que su esposa, Haley Parke, describió como del tamaño de una pelota de softball. Luego vinieron los tratamientos de quimioterapia y algunos ensayos clínicos que, desafortunadamente, no ayudaron a reducir el cáncer.

Aproximadamente cuatro meses después, Parke recibió la terrible noticia de que su enfermedad era terminal. La pareja decidió tener un segundo hijo.

“Dado que el diagnóstico era terminal, decidimos tomar la decisión de tener otro hijo 10 meses después del parto de nuestro primer hijo”, dijo Haley Parke al programa Good Morning America. “Queríamos asegurarnos de que nuestro hijo tuviera un hermano y esperábamos que mi esposo tuviera más tiempo con nuestro segundo hijo”.

Haley Parke quedó embarazada en abril usando un embrión congelado que la pareja había almacenado después de someterse a una fertilización in-vitro (FIV) también para su primer hijo.

Al mismo tiempo, el cáncer se fue extendiendo en el cuerpo de Jb Parke. Haley Parke contó que ella y su esposo intentaron mantenerse positivos con la esperanza de que los médicos pudieran extender lo más posible la vida de él.

Jb Parke debió ser internado de emergencia el domingo 28 de noviembre en el hospital de Hartford por complicaciones de su enfermedad.

El miércoles 1 de diciembre, los médicos del hospital se reunieron con la pareja para notificarles que la esperanza de vida de él se había reducido a solo unos días. Pero todavía faltaban tres semanas para la fecha de parto. Así, decidieron hacer una cesárea de emergencia.

“Era una cesárea en ese momento, o JB no tendría la oportunidad de conocer a nuestro hijo”, escribió Haley. “Sin ninguna duda, dije ‘Vamos’ y lo hicimos. En cuestión de literalmente un minuto, estaba en el quirófano, y tan solo 20 minutos después, nació nuestro hijo”.

“Me lo dieron para un beso rápido, y luego un equipo de médicos y enfermeras lo subieron dos pisos y lo colocaron sobre el pecho de su papá”, continuó. “¿El milagro de todo esto? Cuando pusieron a nuestro bebé sobre el pecho de JB, los signos vitales de JB mejoraron instantáneamente”.

Después de la operación, la cama de Haley fue colocada junto a la de su marido, y fue allí donde ella y su hijo recién nacido compartieron los últimos momentos de JB.

“Pasé mi tiempo de recuperación mirando a mi esposo”, escribió Haley. “Lo miraba con tristeza, pero asombrada por su fuerza. Él tomó su último aliento con nuestro hijo en el pecho y mi mano en la suya”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA