lunes 12 de abril de2021

Ahora gana hasta 100 mil dólares al mes siendo parte de la industria del sexo.
Mundo

De pastora a stripper: la historia de la mujer que dejó la religión y gana 100 mil dólares al mes

Nikole Mitchell, madre de tres hijos, ahora se dedica a vender contenido para adultos. Tuvo que abandonar la iglesia porque rechazaban su bisexualidad.

Ahora gana hasta 100 mil dólares al mes siendo parte de la industria del sexo.

La pandemia por coronavirus obligó a más de una persona en todo el mundo a cambiar el giro de sus actividades laborales, para poder solventar la crisis generada por la pandemia.

Esta dificultad, sumada a que a veces la vida no transcurre como planeamos, genera que nos replantemos muchas cosas.

Uno de los casos referidos a este tema y que se volvió viral en las últimas horas fue el de Nikole Mitchell, ex pastora cristiana y madre de tres hijos, quien obligada por las circunstancias, decidió dar un paso al costado en su misión cristiana, para ahora dedicarse a vender contenido para adultos.

Captura de Instagram

El contrastante cambio de profesión le ha representado grandes ganancias a comparación de su antiguó empleo pues ahora gana hasta 100 mil dólares al mes siendo parte de la industria del sexo.

Captura de Instagram

Dejó la iglesia porque rechazaban su bixesualidad

Su separación del ámbito religioso se dio hace ya varios años, pues según el testimonio de la misma modelo fue en el 2017 cuando decidió abandonar la iglesia debido a que rechazaban su bisexualidad y etnia, por lo que se mudó de Ohio a California.

Captura de Instagram

Ahora se describe en su cuenta de Instagram como ‘stripper’, motivadora y modelo, donde además suele compartir parte del contenido erótico que comercializa en la plataforma OnlyFan donde ofrece contenido sexual a cambio de una suscripción pagada.

Pese al año complicado que fue el 2020, para Nicole Mitchel, representó un año en el que muchos de sus sueños se hicieron realidad, incluyendo hacerse viral y comenzar a ganar más dinero en un mes de lo que solía cobrar en un año, sin duda, un cambio radical de profesión pero que para esta mujer ha significado un gran logro.