Cumplió sus 106 años y le contrataron un stripper como regalo

La abuela festejó sus 106 años con una rutina fuera de lo común. Foto: Web
La abuela festejó sus 106 años con una rutina fuera de lo común. Foto: Web

Norah nació en Manchester el 6 de agosto de 1916 y quería que este cumpleaños fuera especial. Por eso le pidió a su hija como obsequio un “hombre guapo” y un bailarín apareció por sorpresa.

Norah Shaw es una bisabuela que acaba de cumplir 106 años, por lo que quería festejar dicha ocasión a lo grande. Y es que, según mencionó la abuela en broma, “no todos los días se cumplen 21 años, y un poco más”. Por lo cual, le pidió a su hija un regalo insólito: que le contratara un stripper.

Fue así que un joven musculoso llegó a la residencia de adultos donde vive Norah, vestido solo con un pequeño delantal y sin ropa interior. El regalo de la hija de Norah Shaw, normalmente reservado para las despedidas de soltera, fue un mayordomo desnudo, cuyo pecho sin pelo dejó a la cumpleañera especialmente “impresionada”.

La bisabuela elogió al stripper y se sorprendió que no tuviera pelo en el pecho. Foto: Web
La bisabuela elogió al stripper y se sorprendió que no tuviera pelo en el pecho. Foto: Web

“Tuve un día absolutamente maravilloso”, se emocionó la cumpleañera.

El festín fue un regalo de cumpleaños de su hija Gill Shaw, de 67 años, una empleada parroquial y abogada jubilada, después de que ella bromeara con el personal de la residencia de ancianos diciendo que quería un “hombre guapo” en su gran día, y Eddy no la decepcionó.

“Eddy era alto, tenía ojos bonitos y era muy atractivo. No tenía nada de pelo en el pecho, lo que me impresionó. Nunca había visto nada parecido”, dijo.

Eddy le ofreció a Norah sándwiches, bollos y chispitas para su cumpleaños el sábado 6 de agosto. La agencia ofreció sus servicios de forma gratuita ese día para hacer realidad los deseos de Norah. La madre de tres hijos, que tiene siete nietos y seis bisnietos, dijo: “Ha sido un cumpleaños de mayores. Ha sido un cumpleaños muy especial”.

Eddy, el stripper, fue contratado por la hija de Norah. Foto: Web
Eddy, el stripper, fue contratado por la hija de Norah. Foto: Web

La centenaria recibió más de 200 tarjetas de cumpleaños de ciudadanos de todo el Reino Unido. Norah, que nació en Manchester y vivió de forma independiente hasta que se trasladó a East Midlands a la edad de 105 años, estuvo acompañada por familiares y compañeros de residencia en la merienda para adultos.

Norah estaba tan emocionada por su cumpleaños que se despertó a las 5.30 de la mañana, mucho antes de su fabulosa fiesta. Reflexionando sobre su larga vida, dijo: “No puedo revelar el secreto de cómo he vivido tanto o no será un secreto”.

Nacida en Manchester el 6 de agosto de 1916, los padres de Norah tenían una lavandería y ella le contaba a menudo a su hija Gill cómo envolvía las prendas recién lavadas y las llevaba a los clientes en un carro de caballos.

Era “brillante, inteligente e independiente”, según Gill, y consiguió su primer empleo a los 15 años en unos grandes almacenes textiles.

Norah conoció a su difunto marido Harry Shaw en 1939. Foto: Web
Norah conoció a su difunto marido Harry Shaw en 1939. Foto: Web

Gill dijo: “Es un libro de historia andante y parlante. Ha visto y pasado por todo. Ahora los coches se conducen solos y nadie tenía coches cuando ella nació. Han cambiado muchas cosas en su vida y se lo ha tomado todo con calma”.

Norah conoció a su difunto marido Harry Shaw, contable, en un salón de baile de Manchester en 1939, justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, y se casaron.

Tuvieron tres hijos, Kenneth Shaw en 1943, Pamela Ingleby en 1952 y Gill en 1955, pero, lamentablemente, él falleció de un melanoma, o cáncer de piel, en 1994, a los 84 años.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA