miércoles 3 de marzo de 2021

El gobierno de Angela Merkel estableció cierres de escuelas y comercios hasta el 10 de enero.
Mundo

Alemania no puede contener la segunda ola de coronavirus y establece un nuevo confinamiento hasta enero

La potencia europea estableció el cierre de escuelas, jardines y comercios no esenciales hasta el 10 de enero debido al crecimiento de casos de covid.

El gobierno de Angela Merkel estableció cierres de escuelas y comercios hasta el 10 de enero.

Incapaz de frenar la segunda ola de covid-19, Alemania decretó un confinamiento parcial a partir del miércoles y hasta el 10 de enero, con el cierre de comercios “no esenciales”, escuelas y jardines de infancia.

La canciller alemana, Angela Merkel, constató el domingo los “muy numerosos fallecimientos” debidos a la epidemia del covid-19, y el “crecimiento exponencial” de las infecciones.

“Estamos obligados a actuar, y actuamos ahora”, aseguró.

Con este confinamiento parcial, las empresas deberán permitir a sus empleados trabajar desde sus casas o facilitar las vacaciones durante estas próximas tres semanas y media “para aplicar en todo el país el principio de ‘nos quedamos en casa’”.

Estas medidas fueron adoptadas por Merkel tras una reunión este domingo con los 16 líderes regionales de las estados federados.

La pandemia “está fuera de control”, advirtió el dirigente de Baviera, Markus Söder, en una rueda de prensa junto a la canciller y al ministro de Finanzas, Olaf Scholz.

Es “una catástrofe que afecta más a nuestras vidas que cualquier otra crisis en los últimos 50 años”, agregó.

En la práctica, los alemanes estarán sometidos a un confinamiento parecido al de la pasada primavera boreal, durante la primera ola de covid-19.

Se deberán limitar los contactos sociales a un máximo de cinco adultos de dos hogares distintos y tendrán que ser muy restringidos del 24 al 26 de diciembre, cuando los ciudadanos solo se podrán reunir con sus familiares más cercanos.

Además, quienes deseen celebrar la Navidad tendrán que reducir al máximo sus contactos en los siete días previos a las reuniones familiares.

Asimismo, quedará prohibida la venta de alcohol en la vía pública a partir del miércoles, después de que numerosos cafés y bares, cerrados desde principios de noviembre, habilitaran puestos callejeros para vender vino caliente, una tradición navideña muy arraigada en Alemania.

Después de seis semanas de cierre total de restaurantes, bares, teatros, cines, museos e instalaciones deportivas, Alemania ha constatado que estas restricciones son insuficientes, sobre todo de cara a las fiestas de fin de año, cuando las compras se intensifican.