jueves 13 de mayo de2021

Abusaron de él, se convirtió en ‘cazador de pedófilos’ y terminó en la cárcel por atacar a martillazos a tres violadores
Una campaña busca que un hombre condenado a 25 años de prisión por atacar a tres violadores, recupere su libertad.
Mundo

Abusaron de él, se convirtió en ‘cazador de pedófilos’ y terminó en la cárcel por atacar a martillazos a tres violadores

Un hombre fue condenado a 25 años de prisión tras golpear salvajemente a criminales sexuales. Muchos lo consideran un héroe y su hermana pide que lo liberen.

Abusaron de él, se convirtió en ‘cazador de pedófilos’ y terminó en la cárcel por atacar a martillazos a tres violadores
Una campaña busca que un hombre condenado a 25 años de prisión por atacar a tres violadores, recupere su libertad.

Jason Vukovich, el ciudadano estadounidense conocido como el ‘cazador de pedófilos, cumple una condena a 25 años de prisión luego de ser declarado culpable del ataque a martillazos contra tres hombres con antecedentes de abusos sexuales a menores.

Vukovich fue sentenciado en 2018 a prisión con una condena a un cuarto de siglo, luego de ser encontrado culpable de atacar a tres pedófilos que identificó gracias al registro que la ciudad de Anchorage Alaska- tiene de criminales sexuales.

La traumática historia familiar

Vukovich contó a la prensa local que su padre adoptivo había abusado de él hasta que cumplió 14 años. El caso terminó en la justicia, sin embargo la sentencia declaró al atacante culpable de abuso en segundo grado de un menor y esto significaba apenas tres años de prisión en suspenso. Nunca fue a la cárcel.

Ante este panorama, Jason huyó de su casa y deambuló por varias ciudades estadounidenses. Rápidamente se involucró con el mundo del crimen y a su corta edad terminó robando para subsistir. La policía lo detuvo a los meses, pero al quedar en libertad volvió a robar ya que no quería regresar al infierno de su casa.

Una campaña busca que un hombre condenado a 25 años de prisión por atacar a tres violadores, recupere su libertad.

Tras un derrotero por varios estados y con prontuarios cada vez más abultados, Vukovich regresó a Alaska e intentó rehacer su vida. Formó una familia, pero los hechos de violencia hicieron que quedara detenido.

Corría el 2016 cuando Jason salió en libertad y con un firme propósito que había rumiado durante sus años difíciles y su estadía en la cárcel.

Su plan para eliminar pedófilos

En 2016 Vukovich recobró su libertad y un propósito marcado a fuego había trazado su destino: había accedido al registro de criminales sexuales que atacaron a menores, que la ciudad de Anchorage tenía y alcanzó a anotar varios nombres, con sus domicilios.

Uno de esos nombres fue el de Wesley Demarest, de 67 años. El 29 de junio de ese mismo año Vokovich fue hasta la casa de Demarest, rompió una de las ventanas e ingresó al domicilio. Ya adentro, fue hasta la habitación del pedófilo y allí lo increpó: “Me preguntó si pensaba que había pagado por mi crimen”, detalló el abusador tras el ataque. “Yo le dije, ‘Sí’. Pero él respondió: ‘No, no pagaste lo suficiente’”.

Wesley Demarest, tras el ataque a martillazos.

A partir de ese momento todo se apagó para Demarest, quien despertó tras un rato y en medio de un charco de sangre. Había recibido cinco martillazos. El atacado había abusado de una menor de edad en 2006 y pasó nueve meses en la cárcel.

Días previos al ataque de este pedófilo, Jason había agredido a martillazos a Charles Albee y a Andres Barbosa, otros dos violadores de menores. Pero la incursión contra Demarest fue la última, ya que la Policía estaba tras él y a las horas de golpear a la tercera víctima fue detenido.

Luego vino el juicio y la sentencia a 25 años de cárcel.

La libertad, el pedido de la hermana

Angelina Lozano es la medio hermana de Jason y encabezó recientemente una campaña para conseguir la libertad del “cazador de pedófilos”.

La mujer pide la libertad condicional para su hermano no porque muchos lo consideran ‘héroe’, sino porque fue víctima de los vejámenes a los que lo sometió su padrastro durante su infancia.

Con mucho apoyo en las redes logró sumar más de 10 mil firmas y unos 15 mil dólares en donaciones de los usuarios que exigen que se cancele su sentencia y le permitan ser libre ya que es una víctima, que sufrió abusos en su infancia.

En este marco, Vukovich escribió una carta antes de recibir la condena en la que se muestra arrepentido por los crímenes que cometió y a través de la que pide a todas aquellas personas que tengan una historia de vida similar a la de él a que no ‘arruinen’ sus vidas con decisiones equivocadas.

Una campaña busca que un hombre condenado a 25 años de prisión por atacar a tres violadores, recupere su libertad.

“A las víctimas de abuso sexual que perdieron su infancia como yo, por favor no tiren su presente y su futuro cometiendo actos de violencia.

Estoy lejos de ser perfecto, soy un individuo imperfecto y defectuoso como todos los demás. Sin embargo, es importante para mí que otra persona que nació y se crió en Alaska y que tuvo una educación similar no termine con este resultado porque, sinceramente, apesta.

Pensé en mis horribles experiencias cuando era niño y sentí el abrumador deseo de hacer algo. Tomé el asunto en mis propias manos y agredí a tres pedófilos”, detalló en el texto.

“No hay lugar para la justicia de los justicieros en una sociedad ordenada. Soy un completo y absoluto fracaso según los estándares mundanos, pero he aprendido mucho”, aseguró.

“Comencé mi sentencia de cadena perpetua hace muchos, muchos años, me la entregó un ignorante, odioso y pobre sustituto de mi padre”, escribió Vukovich. “Ahora me enfrento a perder la mayor parte del resto de mi vida debido a la decisión de arremeter contra personas como él. Pero a todos aquellos que han sufrido como yo, les quiero decir: ámate a ti mismo y a los que te rodean, este es realmente el único camino a seguir”.