martes 11 de agosto de 2020

Mundo Club House

Una casa prefabricada ¿sin paredes?

Una construcción modular protagonizada por grandes pórticos, inspirada en las Case Study Houses californianas.

Que la arquitectura prefabricada atrae a un número creciente de arquitectos de prestigio no es ya ningún secreto. Uno de los profesionales que construye bajo esta óptica es el español Fran Silvestre.

Las estructuras porticadas y livianas con una modulación que responde a los procesos de prefabricación son el punto de partida y el elemento que caracterizan los cuatro modelos que componen la propuesta de Fran Silvestre.

Los pórticos generan un espacio en sombra que rodea la casa alejándola de la idea arquetípica de la prefabricación, permitiendo abrir grandes huecos protegidos del sol.

El diseño se caracteriza por una estructura liviana que crea espacios porticados que recuerdan a soluciones vernáculas de la arquitectura mediterránea.

El interior se resuelve con sistemas constructivos ensayados cuyo proceso de control permite tener un alto nivel de precisión.

El principal requisito al que tuvo que hacer frente Fran Silvestre fue que los módulos que forman las viviendas pudiesen ser fácilmente transportados, de esta manera se pensó desde un inicio en una medida estándar para generar los diferentes espacios que componen las viviendas, así como la distribución de estas para que fuesen fácilmente divisibles.

Para los interiores se han buscado materiales neutros y atemporales -piedras, maderas...- que se adapten a las necesidades de los usuarios y que puedan instalarse en seco, buscando siempre enfatizar el uso de la innovación a través de nuevas tecnologías que mejoran la vida de las personas.

Para Fran Silvestre, la gran ventaja en el tiempo que se ahorra respecto de las construcciones habituales hace de la construcción prefabricada, hoy en día donde el ritmo de vida es mucho más rápido, una opción muy atractiva.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.