miércoles 25 de noviembre de 2020

Mundo Club House

Paso a paso cómo plantar tomates en botellas de plástico colgantes

Armá tu propia maceta en casa para cultivar las verduras más ricas y saludables.

  • sábado, 1 de agosto de 2020

La alimentación es una de los hábitos que, sin duda, garantiza un buen estado de salud. ¿Por qué no aprovechar estos días en casa para aprender a crear macetas con botellas de plástico y cultivar tus propias verduras?

En esta oportunidad vamos a comenzar por los tomates, pero luego podés implementar las verduras que más te gusten.

La perfecta solución para personas que quieren disfrutar de tomates de cosecha propia, pero no tienen un patio. Este proyecto es muy simple y sólo te tomará unos 15 minutos de tu tiempo para completarlo.

Materiales

Para este proyecto necesitaremos de los siguientes materiales:

  • Botellas PET de 2 litros,
  • cúter;
  • tijeras;
  • palillo;
  • filtro de café;
  • cuerda;
  • plántulas de tomate.

Antes de empezar a trabajar deberemos calcular cuantas botellas y plantas de tomate necesitaremos, dependiendo del espacio del que dispongamos. La variedad de tomate recomendada para este proyecto es el cherry.

Instrucciones

Lavá una botella de refresco de 2 litros.

Retirá la etiqueta si así lo deseás, normalmente es recomendable ya que se acabará estropeando, cayendo y ensuciando.

Cortá la parte de abajo de la botella. Hacelo cuidadosamente, sobre todo si hay niños cerca.

Colocá la parte inferior en el interior de la botella en una posición invertida. Debe encajar cómodamente.

Sujeción de la botella. Hacé dos agujeros en los laterales para insertar un palillo. Asegurate de que los agujeros estén en la misma posición para cuando quede en equilibrio.

Perforá la parte inferior de la botella. Realizaremos de 10 a 15 agujeros para que la propia botella actúe como regadera. Así quedará el dispensador de agua.

Eligí una planta de tomate que todavía no sea muy grande. Recomendamos la variedad cherry.

Colocá la planta en la botella. A través de un agujero pasa la planta por el centro del filtro de café. Envolvelo suavemente alrededor de la base que cubre la tierra.

Sacá la planta por el cuello de la botella. Con cuidado, pasa la planta de tomate a través del cuello de la botella. Utilizá el palillo para ayudar a pasar la planta a través del orificio si es necesario.

Colocá la botella boca abajo y rellená con tierra. No olvidés dejar espacio para el dispensador de agua.

Pasá el palillo a través de los agujeros.

Asegurá el cable para colgar la planta. Importante por seguridad. Es el sistema que aguantará la planta para que no se caiga.

Llená con agua en depósito. El nuevo tiesto para tomates está listo para colgar.

Un consejo, cubrí la botella para proteger las delicadas raíces de luz. Podés utilizar cinta adhesiva o pintar la botella antes de colocar la planta.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Fuente Ecoinventos.