La belleza de lo hecho a mano

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

Una intervención realizada a pedido de la Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

Ubicada en el corazón del Valle de Uco encontramos a la Bodega Rolland, en Clos de los Siete. Un espacio de culto al vino cuya arquitectura es de carácter moderno y frío. Los colores del lugar están dados por el hormigón, siendo neutros, blanco y gris.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

Esta bodega productiva cuenta con una posada privada. La misma se encuentra en la planta alta de la bodega. Del mismo modo que este espacio íntimo, la ejecución de interiorismo también se desarrolló en el acceso principal de turismo.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

En los espacios intervenidos transcurre la vida familiar, íntima y también encuentros entre amigos. La propuesta realizada proporciona calidez y respeta al máximo el estilo original del conjunto.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

El trabajo de diseño es completamente artesanal y elaborado con las manos, potenciando así la labor de las manos autóctonas. Los únicos elementos que rompen con esta premisa son los artefactos de iluminación.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

El diseño de cada rincón fue pensado de manera exclusiva. Se utilizó material natural como piedra, cuero, maderas, fieltros, resinas, telas de algodón, lino y rafia. Esto permitió incorporar los colores de cada elemento, resaltando así el tostado, el negro y los grises que combinan con el verde del lugar y los violetas oscuros de la uva.

Dicha intervención tuvo como resultado espacios contemporáneos, elegantes y sobrios, perfectamente combinados con la rusticidad.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

En esta posada encontramos un estar comedor amplio y una cocina separada por una barra. Más alejado, un estar íntimo con chimenea y espacio para ver televisión. Tiene, además, dos dormitorios, cada uno con baño privado. Y, al exterior, un balcón sorprendente y con panorámicas increíbles.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

En el acceso de turismo, en la planta baja, un sillón da la bienvenida al lugar. Brinda espacio para acomodarse y así contemplar el lugar. Una mesita de pie de zuncho y tapa de roble recuperado de toneles con tonos rojizos de los taninos, completan el ambiente.

En el gran estar un sillón negro en L y un mueble con treinta piezas de cerámica hechas a mano colocadas en la pared, generan relajación. Se suman al espacios adornos y cuadros son obras de artistas locales.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

El rincón se completa con un dressoire de ciprés que tapa la trasera del sofá, lámparas de resina, una mesa central hecha en chapa rústica, con soldaduras marcadas y sillones de rattan hechos a mano.

Canastos tejidos con fibras naturales de plantas autóctonas del lugar hacen conectar con la majestuosidad de la montaña.

Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.
Bodega Rolland, en Clos de los Siete.

Un sillón de cuero color ciruela está ubicado en la zona íntima. En él cuelga un cuadro con tonos elegidos estratégicamente. Las mesas y asientos naturales, artesanales y únicos.

En los dormitorios hay mantas y almohadones tejidos en telar. Además, sus cabeceros también son hechos a mano.

En el balcón se pueden observar camastros de hierro diseñados por el estudio. Asimismo, colchones similares a los antiguos, cosidos a mano. Cada pieza es única, exclusiva, trabajada por manos argentinas, con técnicas tradicionales, lo que proporciona un valor extra, y una sensación acogedora que fue la primera condición.

Ficha técnica

Fecha: Noviembre 2018/19

Lugar: Clos de los siete, Vista Flores, Tunuyán, Mendoza

Estudio: Ale Reta y asoc. Arquitectura & Interiorismo

Profesionales: Arq. Alejandra Reta y Arq. Matías Amaya

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA