martes 4 de agosto de 2020

Mundo Club House

Ideas para decorar una habitación matrimonial

Te contamos cómo ganar espacio en este cuarto tan íntimo y especial.

La habitación de matrimonio es un espacio exclusivamente personal. Los dormitorios se han convertidos en habitaciones completas. Son como salones privados, dormitorios tipo suite que engloban espacios con cama e incluso rincón de lectura.

Ideas decorativas para dormitorios llenos de luz, de espacio donde guardar, espacios que son refugios de verdadera paz, tranquilidad y confort.

A la hora de decorar un dormitorio, hemos de dejarnos llevar por la intuición personal en la decoración, ya sea minimalista, rústica, moderna, clásica o romántica.

Espacios de trabajo en los dormitorios

Cada vez más, se incorpora un rincón o zonas de trabajo, que pasa de una mesa de medidas reducidas, que ocupe poco espacio, a espacios más generosos.

Ideas que suman en la decoración del dormitorio

Descalzadoras, son auxiliares al pié de la cama, prácticos y muy útiles como apoyo de la colcha o almohadones, para calzarse. Pueden ser de diferentes modelos y terminaciones, tapizadas en tela, yute o piel y con patas de madera, de metal. De una pieza que ocupe al pié el largo de la cama, en 2 piezas separadas.

Decorar con cómoda habitación de matrimonio

Las cómodas, son muebles siempre importantes en el dormitorio, no ocupan mucho espacio, con cajones con un fondo suficiente para guardar ropa ligera que mantienen a mano, la ropa interior, toallas.

Son muebles muy decorativos, que incorporan con su decoración un toque de buen gusto a la habitación.

Colores claros, visualmente todo parece más amplio, colores beige, blancos, colores arena o piedra, son correctos para textiles y muebles.

Los colores neutros llenan de luz el dormitorio y además de aportar amplitud, relajan.

Son combinaciones que no pasan de moda, porque son atemporales.

Dormitorios abiertos al baño y al vestidor

Según las necesidades unas puertas correderas permiten modular el espacio del dormitorio. Por la mañana, el vestidor queda totalmente abierto y facilita el espacio del día a la hora de vestirse. El baño se mantiene cerrado y conserva su independencia.

Las puertas correderas, ahorran hasta 1 m2 de espacio útil. La comunicación con el vestidor contiguo al dormitorio se hace más amplia si las puertas están empotradas en el tabique, “desaparecen” y se abren los espacios.

Si el vestidor es abierto, es decir, interiormente sin puertas, se aprovecha mejor el espacio, se encuentra más fácilmente todo porque lo tenemos a la vista, pero hay que tener en cuenta que nos obliga a un orden constante.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.