domingo 28 de febrero de 2021

Mundo Club House

Consejos arquitectónicos ideales para recolectar y reutilizar agua de lluvia

La sustentabilidad es el futuro de la arquitectura, y la recolección del agua de lluvia es una de las tendencias más útiles para el 2021.

  • lunes, 18 de enero de 2021

El agua es uno de los elementos más importante para la civilización actualmente y es fundamental para el futuro de cualquier industria. Aparte de lo indispensable que este recurso es para el desarrollo y buen funcionamiento de la sociedad, el agua, también es uno de los que constantemente sube de precio por la alta demanda. Varios estudios han revelado que un habitante promedio consume entre 110 y 150 litros de agua limpia al díaEntre agua potable, el agua que se utiliza para lavar, el agua para baño y hasta el agua que se utiliza en el excusado, la limpieza general y el riego. Esto significa una enorme cantidad de agua “desperdiciada” que tendrá que seguir todo un proceso de limpieza para poder volverse a utilizar, aparte de la ahora conocida crisis de agua, donde las zonas más habitadas de las ciudades no tienen acceso a agua por los ductos y tienen que recurrir a pipas de agua o algún otro método externo para poder gozar de este recurso natural.

La falta de agua y el largo proceso de limpieza de la misma son solo algunos de los factores que han impulsado a la recolección, purificación y utilización del agua de lluvia.

Esta nueva tendencia ha aumentado en años recientes de manera industrial en grandes purificadoras de agua y de manera experimental en algunos hogares. Pero la situación actual ha llevado a esta tendencia a ser una de las más importantes para el año que comienza. Esta nueva manera de ver el agua de lluvia como un recurso reutilizable ha impulsado a nuevas empresas a desarrollar purificadores de agua de lluvia caseros y estéticos y aunque esto es un gran paso hacia el futuro, la realidad es que la práctica de recolección de agua de lluvia se tiene que implementar desde la arquitectura y el diseño de las viviendas. Por eso enlistamos 7 consejos para conocer cómo funciona este proceso de recolección, cómo implementarlo en tu hogar y cómo se usa en la arquitectura.

Concientizar a la comunidad sobre el consumo del agua´

Puede parecer algo obvio, pero la realidad es que no existe consciente sobre el desperdicio de agua y las posibles soluciones y alternativas. Un ejemplo de esto es que una cantidad considerable de agua potable se pierde por fugas, desperdicios y mal uso. Estudios muestran que entre un 40% y 50% del consumo de agua en los hogares no necesitaría realizarse con agua potable, es decir, con agua apta para el consumo humano.

Esto incluye el agua utilizada en el riego, la limpieza, el lavado de la ropa, o en sanitarios, esta agua se podría reemplazar por agua recolectada de lluvia. Por eso uno de los primeros pasos, especialmente en condominios y unidades habitacionales es concientizar a la comunidad para lograr un cambio y poder implementar métodos de recolección.

Decidir los usos que se le darán al agua

El uso más común para el agua recolectada es para riego es que se puede utilizar para consumo humano. Es importante que se decidan los usos que se le darán al agua para poder identificar el sistema adecuado, ya que el agua de riego sólo necesita filtrarse, mientras que el agua para consumo humano necesita una purificación y limpieza mucho más profunda.

Conocer los distintos filtros

Por la rapidez con la que está creciendo esta tendencia, una gran cantidad de filtros estéticos y decorativos han salido al mercado. Por eso es recomendable conocer todos los filtros disponibles en el mercado, ya que existe uno ideal para todos.

Entender la estructura de la vivienda

Aunque actualmente ya se están construyendo grandes edificaciones y viviendas diseñadas específicamente para la recolección de agua de lluvia, lo ideal es que todas las construcciones actuales lo puedan implementar. Existen varios sistemas de recolección y lo más importante es conocer la estructura para poder decidir cuál es la mejor opción dependiendo el tamaño de la vivienda, la ubicación y hasta la inclinación y forma del techo.

Estar consciente de la ubicación

Dependiendo de la ubicación de donde se quiere recolectar el agua, se tienen que seguir procesos diferentes, ya que en algunas ciudades se tienen que desechar los primeros litros de agua recolectada ya que por la contaminación la convierte en lluvia tóxica. Otro ejemplo de esto es que en grandes terrenos se pueden instalar tanques exteriores modulares y en pequeñas residencias habitacionales pequeños depósitos individuales.

Entender el proceso de purificación

La recolección de agua de lluvia no es un proceso nuevo, algunas investigaciones señalan que ya se utilizaban cisternas en el período Neolítico. En Pompeya, por ejemplo, el almacenamiento de agua de lluvia en el techo era común antes de la construcción del acueducto en el siglo I a.C. Pero actualmente existen varios procesos de purificación y limpieza de esta agua; por lo que es importante conocerlos para implementar el más conveniente para cada vivienda.

Conocer las estructuras especiales

Actualmente se han diseñado una gran cantidad de edificaciones planeadas para la recolección de agua de lluvia. Estas estructuras tienen diseños distintos pero uno de los diseños más representativos son las cúpulas y los techos inclinados que ayudan al agua a caer en la dirección deseada.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.


Por las redes