Mendoza: el rey del país

Mendoza: el rey del país
Mendoza: el rey del país

El seleccionado mayor de caballeros logró una sola vez el cetro máximo en un Argentino: fue en mayo de 2012.

El Argentino de mayores de caballeros, es un certamen que está históricamente dominado por Buenos Aires y que tan solo cuatro selecciones del interior han logrado conquistar además de Mendoza, la copa fue levantada en tres ocasiones por Córdoba, una por Litoral (Rosario) y la otra por Mar del Plata.

Franco Medici era uno de los titulares en el medio del seleccionado mayor. "¡Uff que torneo ese!", dice Medici al recibir la primera pregunta y continua: "Este torneo lo ganamos porque teníamos todos los jugadores con un pico alto de rendimiento, además de un buen equilibrio entre experiencia y juventud, sobre todo en los momentos duros, donde tenía que aparecer la rebeldía de los más chicos y la tranquilidad y cabeza fría de los más grandes. El proceso que armó José fue muy bueno porque se convoco a 30 jugadores, que luchamos por un  puesto y quedaron afuera jugadores emblemáticos. En ese momento, hubo una buena y sana competencia interna. Buenos Aires y Córdoba fueron complicados en la zona, le ganamos a ambos y nos dieron confianza para seguir fuerte en lo mental y porque técnicamente y tácticamente éramos muy buenos".

Federico Bermejillo era el arquero titular de aquella formación histórica: "Fue excepcional el proceso que se arrancó en febrero; se le dio prioridad máxima al seleccionado. Mendoza tenia la prioridad sobre los clubes y se entrenó mucho, fue duro y exigente y no se podía aflojar, ni bajar la intensidad porque te quedabas en el camino. Todo esto te hacia ser competitivo y eso levantó el nivel de todos".

El arquero de Vistalba agregó: “De este proceso recuerdo que se hizo una jornada para finalizar la pretemporada, se hizo rafting  contra corriente y también corrimos por la ruta, eso sirvió para unir al grupo. En el torneo fue diferente, hubo mucha gente colaborando por más que no estuvieran en el staff y se noto. En la cancha el primer obstáculo fue Buenos Aires, era un Argentina ‘B’ que entrenaba Jorge Lombi, que entrenaba a máximo nivel y levantamos un 2 a 0 y terminamos ganando por 3 a 2; ese triunfo nos marcó el camino” .

Leandro Ojeda Ariza viene de una dura temporada en Europa, en el Pingouin de Bélgica. "Fue un torneo especial, tengo hasta un tatuaje por ese torneo. Fue muy significativo para mi, para el equipo y el cuerpo técnico y no solo porque ganamos; si no porque se dieron muchas cosas de principio a fin y donde se mezclaron jugadores muy buenos y talentosos con los más jóvenes. En mi caso era mi primer Mayor. Fue un certamen muy lindo: desde el inicio del proceso hasta que levantamos la Copa, fue bueno porque en esa ocasión le ganamos dos veces a Buenos Aires y se jugó en Mendoza. En lo personal, mi mejor partido fue ante Buenos Aires en la fase clasificatoria, fue el primer partido que logramos vencer a Buenos Aires después de mucho tiempo y nos mostró que estábamos para pelear el torneo".

El capitán de ese seleccionado, Lucas Ghilardi, así lo rememoró: "Es algo que llevo con mucho orgullo, nunca habíamos entrenado de esa forma y capitanear este grupo fue un honor. Eramos soldados que teníamos un solo objetivo: ser campeones. Un momento complicado, por ahí, lo viví en la final cuando estábamos 1 a 0 arriba, tuvimos un penal, y lo  perdí. Pero realmente veía a nuestra zona defender los cortos y al arquero, decía internamente no nos van a meter un gol, estaba tan confiado que me transmitían esa seguridad".

Ghilardi finalizó: “Desde que arrancamos el torneo teníamos la sensación de que se nos daría, que ese era nuestro año; esa sensación se fue afirmando durante el transcurrir de los partidos, a medida que avanzamos empezamos a imaginarnos dando la vuelta olímpica”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA