miércoles 14 de abril de2021

Diego Martínez da indicaciones en una práctica de Godoy Cruz. Al DT se le viene otra gran prueba, frente a River.
+ Deportes

Una idea que todavía está verde

Fútbol. Mientras cambia sistema e intérpretes, Martínez busca la identidad de un Godoy Cruz que tiene el balón, pero no encuentra los caminos al gol.

Diego Martínez da indicaciones en una práctica de Godoy Cruz. Al DT se le viene otra gran prueba, frente a River.

Dos partidos oficiales pueden ser insuficientes para exhibir el funcionamiento ideal, pero no para sacar conclusiones respecto de la puesta en escena. El Tomba es un equipo en formación, eso está claro. Y como tal, el cuerpo técnico deberá profundizar en el trabajo de algunos conceptos claves para lograr una identidad de juego. Al margen de la justicia o no de los resultados negativos, por ahora, son más las dudas que las certezas.

El sistema de juego. Hasta ahora, ha sido flexible, pero no constante. Algo que termina perjudicando al jugador. Es que Diego Martínez ha variado sistemáticamente la distribución de los jugadores en el campo. Ante Rosario Central, en el Gigante de Arroyito, comenzó con un dibujo 3-4-1-2 que mutó en un 4-3-1-2 en el complemento. Allí se vio lo mejor de Godoy Cruz hasta el momento. El ingreso de Bullaude, con sus típicos apoyos para los volantes interiores, le imprimió mayor movilidad y cambio de ritmo de tres cuartos hacia adelante.

El sábado, en el Sur del Gran Buenos Aires, el equipo salió con un 4-2-3-1 con el recuperado tándem Andrada-Elías compartiendo el eje y tres mediapuntas (Tesuri, Ojeda y Bullaude) y un atacante central (Badaloni).

Posesión sin profundidad. Al igual que ante el Canalla, en el Sur del Gran Buenos Aires Godoy Cruz volvió a tener mayores niveles de posesión de balón que su adversario. Sin embargo, está comprobado que tener más la pelota no significa utilizarla mejor. Esto queda expuesto cuando el equipo es incapaz de desarrollar con eficacia principios ofensivos básicos como desmarques (en apoyo y ruptura), paredes en los pasillos interiores (filtrando pases en espacios reducidos y encontrar a los jugadores más avanzados entre líneas y a espaldas de los medios rivales)y desdoblamientos por tanto por las bandas como por el centro.

Las dos o tres veces que Godoy Cruz logró mecanizar esos movimientos sin pelota, lastimó a Banfield. En el primer tiempo, la situación más clara que generó fue cuando Ferrari le dio amplitud por la banda derecha, Tesuri desdobló por afuera y tiró el centro atrás que Andrada impactó defectuosamente de zurda, muy afuera. La resolución fue mala, pero en esa jugada se vio la intención de juego en bloque, con la llegada de los pivots a posiciones ofensivas.

La presión es otro aspecto que todavía no luce del todo coordinado. Durante casi todo el partido, la idea fue apostar a un bloque medio-alto que cerró las líneas de juego interior del tándem Payero-Galoppo, que no estuvo tan fino como ante River por virtud del Tomba. Sin embargo, la unidad defensiva todavía no está aceitada y el equipo no logra recuperar el balón cerca del arco rival ni tampoco obliga al adversario a jugar directo.

La elección de los intérpretes. El aspecto individual es, sin dudas, uno de los aspectos más contradictorios del incipiente ciclo de Diego Martínez. Si la táctica depende del nivel de improvisación y la calidad de los jugadores, la ausencia de algunos futbolistas de jerarquía desde el inicio del partido exponen tal hipótesis cuando ingresan. A la luz de ello, da la sensación de que “Morro” García, Cartagena (más allá de la pérdida que termina en el tiro libre del gol de Cuero), Burgoa y Ramis, merecen tener más minutos.

El Tomba está último pero todavía tiene chances

Sin unidades, Godoy Cruz quedó último en la Zona 3 de la Copa Liga Profesional, que es comandada por Banfield con 6 unidades. Rosario Central está segundo y River tercero, ambos con 3 puntos. ¿Cómo se define? A falta de cuatro fechas, los 2 primeros de cada zona clasifican a la Fase Campeonato, mientras que los 2 últimos, a la Fase Complementaria.

Campeonato. Los 12 clasificados se dividirán en dos zonas de 6 y el ganador de cada grupo se enfrentará en la final, que le dará al ganador el título y el pase a la Copa Libertadores de América 2021. Serán 5 partidos y el mejor ubicado en la primera ronda tendrá la ventaja de jugar 3 de local.

Complementaria. También se dividirán en dos zonas con el incentivo de lograr la clasificación a la Copa Sudamericana 2022. El que gane esta zona Competencia enfrentará al perdedor de la final de la Campeonato por un lugar en el certamen continental.