jueves 1 de octubre de 2020

+ Deportes

Santilli y la vuelta del automovilismo

El vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, dialogó con Carburando y habló sobre el retorno de la actividad en el Hermanos Gálvez.

“Nos volveremos a reunir todos para analizar cómo seguimos en la próxima etapa y en esa etapa es posible la habilitación de los deportes individuales”, anticipó Santilli. Y aclaró: “Si se le diera lugar al retorno de los deportes individuales, el automovilismo es uno de ellos, porque el piloto va solo arriba del auto más allá de que dependa de un equipo detrás. Es como el tenista con el profesor”.

Santilli señaló que se está haciendo “un trabajo muy profundo con el equipo del Autódromo de Buenos Aires” y si se pudiera arrancar “la idea es darle vía libre a las pruebas, para el entrenamiento de los pilotos y en una segunda etapa poner las fechas de los campeonatos en un calendario”. También confirmó que “la intención es arrancar con un simulacro de carrera en el Gálvez”, para poner en funcionamiento los protocolos.

Hace una semana se instaló la información que el 30 de agosto sería la fecha del retorno del TC, en La Plata. Al respecto, el vicejefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires manifestó: “No puedo adelantar si el 30 de agosto puede volver el automovilismo. Dependerá de los contagios”. Y también se refirió a la preparación del Autódromo porteño para cuando llegue el momento: “Cuando volvamos a las carreras por campeonato, en una segunda etapa, ahí la idea es hacer tres carreras seguidas. Para eso tenemos preparados una zona 1, donde tendrían que estar los equipos y ya no en los boxes, para que sea propicio el distanciamiento.

Santilli dio detalles de esa zona 1 del Gálvez: “En la parte del estacionamiento de adelante del Autódromo se armarán burbujas, donde los equipos pueden instalarse para trabajar con comodidad y respetando los protocolos. Cada equipo estará separado. Así los mecánicos se pueden proteger con el distanciamiento. Ese es un espacio grande y verde, y ese protocolo lo armamos junto al “Flaco” (Juan María) Traverso y nuestros sanitaristas”.