Rumbo al centenario tombino: no hubo dos sin tres para el Expreso

Símbolos. Gregorio Garín y Domingo Godoy, dos figuras del Tomba que también fueron campeones con la selección mendocina. / Gentileza.
Símbolos. Gregorio Garín y Domingo Godoy, dos figuras del Tomba que también fueron campeones con la selección mendocina. / Gentileza.

El 10 de diciembre de 1950, Godoy Cruz se coronaba campeón por tercera vez en su historia al vencer a Gimnasia en una serie final de tres partidos para desempatar el primer puesto.

Los albores de la década del 50 tuvieron a Godoy Cruz otra vez como uno de los actores principales de la cada vez más poderosa y convocante Liga Mendocina de Fútbol. Y no era para menos. Durante el mes de noviembre de 1950, justamente en el año del Libertador General San Martín (en honor al centenario de la muerte del Padre de la Patria), el seleccionado mendocino tocaba el cielo con las manos: ganaba el Campeonato Argentino “Copa Doctor Carlos Ibarguren”.

En ese histórico combinado provincial había cinco jugadores del plantel de Godoy Cruz que días después alcanzaría el tercer título liguero de su historia. Domingo Godoy, Luis Amaya, Orlando Cipolla, Jesús Elso y Gregorio Garín vivieron la increíble sensación de festejar títulos representando a la selección mendocina y al equipo del barrio en cuestión de días.

El 26 de noviembre, con dos goles del Negro Godoy, la Selección Mendocina derrotó a Racing Club por 3-2, en el estadio de Gimnasia y Esgrima y coronó una época brillante del fútbol local. Felicidad completa.

Campeones. Bajo la dirección técnica de Gumersindo Alonso, el Tomba conquistó en 1950 su tercer título de la Liga Mendocina.
Campeones. Bajo la dirección técnica de Gumersindo Alonso, el Tomba conquistó en 1950 su tercer título de la Liga Mendocina.

Claro que para lograr su tercera estrella doméstica, el Tomba debió esforzarse mucho ante un durísimo adversario que por ese entonces ostentaba el privilegio de ser el vigente campeón. Gimnasia y Esgrima había alzado la copa en 1949 y un año más tarde igualaba su performance en la cima de la tabla de posiciones con Godoy Cruz. En ese tiempo, los torneos no se definían por diferencia de goles (en ese caso el campeón hubiese sido el Lobo) y hubo que dirimir al mejor del año en una serie de finales.

La primera final se jugó el 22 de octubre en el Bautista Gargantini y el Lobo se impuso por 2 a 1 con goles de Francisco Núñez y Alejandro Verdejo, mientras que Luis Amaya descontó para el bodeguero. El segundo encuentro se disputó una semana más tarde en la cancha de Talleres y el Expreso se tomó revancha con un intenso triunfo por 3 a 2. Dos de Antonio Casale y uno de Domingo Godoy (en tiempo suplementario) le dieron la victoria al Tomba, mientras que Verdejo anotó los dos tantos del Lobo.

Con una final ganada por cada uno, habría tercer partido para definir al campeón. Sin embargo, en virtud de la disputa del Campeonato Argentino, el cotejo final debió esperar. Recién el domingo 10 de diciembre se volvieron a ver las caras. Y otra vez fue en la casa del cervecero, el triunfo fue para Godoy Cruz por 4 a 2. Los goles bodegueros fueron marcados por Orlando Cipolla (2), Gregorio Garín y Alberto Carabajal. Los técnicos no eran tan importantes en aquel entonces, pero el privilegiado de llevar las riendas fue Gumersindo Alonso.

La prensa destacó en esos años el gran aporte de jugadores formados en la institución y la cantidad de hinchas con los que ya empezaba a contar Godoy Cruz, que produjo récord de recaudaciones en varios partidos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA