martes 18 de mayo de2021

Regreso agridulce: Godoy Cruz perdió con Arsenal en su vuelta al Feliciano Gambarte
Gonzalo Abrego, uno de los pibes que está emocionado por jugar en el Gambarte /Carina Staiti.
+ Deportes

Regreso agridulce: Godoy Cruz perdió con Arsenal en su vuelta al Feliciano Gambarte

El Tomba perdió la chance de meterse entre los cuatro primeros de la zona. Soraire, Albertengo y Sepúlveda marcaron para la visita, Bullaude y Badaloni convirtieron para el Expreso.

Regreso agridulce: Godoy Cruz perdió con Arsenal en su vuelta al Feliciano Gambarte
Gonzalo Abrego, uno de los pibes que está emocionado por jugar en el Gambarte /Carina Staiti.

La vuelta al Feliciano Gambarte no fue como todos los hinchas de Godoy Cruz esperaban, ya que perdió 3-2 ante Arsenal en el partido que abrió la jornada dominguera de la novena jornada de la Copa de la Liga Profesional.

Para la visita, que logró su primer triunfo en el torneo, anotaron Jesús Soraire, Lucas Albertengo y Bruno Sepúlveda, mientras que Ezequiel Bullaude había empatado transitoriamente para el Tomba y Tomás Badaloni descontó para los dirigidos por Sebastián Méndez.

Luego del emocionante recibimiento que le dieron los hinchas de Godoy Cruz desde los sectores sur y noreste de la casa tombina, el Tomba apoyó los tapones en el impecable césped del Gambarte con la consigna de presionar con un bloque alto, forzar el error y encontrar la ventaja en el amanecer del partido.

Ojeda y Colmán -los jugadores más activos del Tomba en el primer tiempo- generaron las primeras acciones de peligro. Primero, fue Ojeda quien remató defectuso y, dos minutos después, Alan Ruiz salvó cuando Colmán estaba para empujarla por el segundo palo.

La efervescencia tombina fue bajando cuando en Arsenal comenzaron a tomar la pelota los que más saben: Ruiz, Soraire y Candia empezaron a inquietar a la floja última línea del Expreso. Así, primero avisó cuando le anularon bien el tanto de palomita y, un rato después, Soraire dibujó un sombrerito y sacó un derechazo al ángulo. Golazo y sorpresa.

Al Tomba lo traiciońaron los nervios y la ansiedad. Una muestra fiel de ello fue cuando Ojeda quedó mano a mano con Medina y en lugar de rematar sobre la salida del arquero, decidió asistir a Colmán, quien estaba un metro por delante de la línea de la pelota. Offside y acción anulada luego de que el paraguayo rematara al palo.

Arsenal tuvo el 2-0, pero Espínola salvó el mano a mano.

Abrego fue el que marcó el camino, apareciendo por diferentes sectores del ataque para tratar de generar juego. Faltó que el resto (Bullaude y Ramírez, fundamentalmente) se conectaran para estar más finos en la sintonía.

El Tomba se fue al descanso con otra situación perdida y la clara misión de mejorar para revertir la historia en el complemento.

Sin cambios salió Godoy Cruz al segundo tiempo. Cinco minutos bastaron para que el Tomba demostrara que se pararía diez o veinte metros más adelante. Cartagena probó de afuera (encontró bien ubicado a Medina) y Ramírez comenzó a hacer valer su habilidad y gambeta por la izquierda. Además, el “1” de Arsenal se hizo gigante para tapar una jugada en al que Colmán la paró de pecho y sacó una volea de zurda fortísima.

En la segunda parte llegó el empate y fue en el momento justo, ya que a los 25 minutos, tras un pelotazo largo, Ojeda le ganó a su marca, definio, Medina tapó y Bullaude capturó el rebote y definió por arriba: 1-1. Desahogo, festejo, abrazos y una alegría inmensa por otro hijo pródigo del club. Amanece otro partido. El Tomba va por la victoria.

Pero esto es fútbol y por eso es la dinámica de lo impensado. En el mejor momento de Godoy Cruz, segundos después de que Lomónaco se perdiera el segundo, llegó un centro desde la izquierda, Albertengo se elevó entre los centrales y con total comodidad metió un cabezazo esquinado y 2-1.

Pero no todo terminó allí. Porque dos minutos después, el Arse aprovechó las ventajas que ofrece la última línea del Expreso y Sepúlveda ingresó como Pancho por su casa para poner el 3-1.

Afortunadamente, el Tomba reaccionó rápido a lo dos golpes seguidos de Arsenal, que de ninguna manera fueron definitivos porque acto seguido, Ojeda mandó un centro perfecto para el recién ingresado Badaloni, quien metió un frentazo impecable para descontar: 2-3 y a la carga tombina.

El gol resultó una inyección anímica importante. Si bien Arsenal seguía lastimando en cada contra, el Tomba fue. Más por obligación que por presunción de hazaña, el equipo de Méndez intentó llevarse puesto a los de Rondina. Así, Ojeda (el jugador que más situaciones tuvo en el partido) contó con dos chances claras como para poner el 3-3.

Los úlitmos minutos de adición tuvieron una carga emotiva especial. Con Godoy Cruz totalmente volcado sobre el área de Arsenal, que defendió con todos sus jugadores detrás de la línea de la pelota, el Tomba apeló a algún centro salvador. Y en la más clara, cuando Pizarro quedó de frente al arco y remató, el balón dio en el brazo extendido de un defensor de Arsenal. Era penal. Claro. Pero Arasa dijo “siga, siga” y empañó lo que hubiese sido una fiesta completa. El Tomba volvió a casa y mereció el empate. Pero terminó pagando muy caro los errores que cometió en defensa, una verdadera obra maestra del terror. A dar vuelta la página y pensar en Colón de Santa Fe.

Todas las estadísticas del Tomba minuto a minuto