sábado 24 de octubre de 2020

Pascolatti, Bahamonde y Álvarez, tres deportistas mendocinos que serán recordados por su gesto altruista.
+ Deportes

Merecen una ovación: donarán plasma tres deportistas mendocinos que vencieron a la Covid-19

El gimnasta Agustín Pascolatti, el tenista Pancho Bahamonde y el futbolista del Tomba, Agustín Álvarez, llevarán a cabo esta noble intención.

Pascolatti, Bahamonde y Álvarez, tres deportistas mendocinos que serán recordados por su gesto altruista.

Con el gesto voluntario y solidario de los pacientes recuperados de Covid-19, de donar plasma a través de su sangre, aparece la esperanza de beneficiar a quienes están cursando la enfermedad. Se trata de una posible y nueva alternativa para el tratamiento de los pacientes más delicados.

Entre esas personas que transitaron por 14 (o más) días de coronavirus están los deportistas -y mendocinos en este caso-. Ellos afirman que, si bien se recuperaron -en teoría, fácilmente-, no lo es así en realidad. Y sabiendo que en su entorno se encuentran pacientes de riesgo, no dudan en ser donantes de plasma.

Ante esta buena noticia, Los Andes dialogó con referentes de sus respectivos deportes como el gimnasta Agustín Pascolatti (Gymnos y Seleccionado Nacional) y el tenista Francisco Bahamonde (Mendoza Tenis Club y quien supo estar en el puesto 330 del ranking de la ATP). Además, el jugador del club Godoy Cruz Antonio Tomba, Agustín Álvarez, también manifestó su voluntad de donar.

“Nos tomó de imprevisto. Y ante estas medidas drásticas por la pandemia, que fueron positivas en principio, no fueron las más adecuadas desde lo personal”, aseguró Pascolatti, quien será el primero en donar entre los deportistas, ya que tiene turno para este martes.

Pascolatti comenzó sus entrenamientos en Gymnos.

“Al contagio no lo tenemos identificado. Comenzó mi papá y después el resto comenzó a tener síntomas. Tuve febrícula, dolor de cabeza y hasta el día de hoy sigo sin gusto ni olfato”. Y aclaró: “pero por esto no quiere decir que esté con el virus o contagiando, esto puede permanecer hasta tres meses. No es síntoma de enfermedad activa”, contó el ya recibido en Medicina, y quien está cursando la Práctica Formacional Obligatoria.

El gimnasta que estuvo hasta antes de la pandemia compitiendo en los selectivos comentó también cómo es su día a día y confió que “mientras estuve en mi casa durante la recuperación entrenaba para no perder masa muscular ni el ritmo. Nunca paré. Me traje elementos para seguir trabajando físicamente, aunque no pude con los acrobáticos ni de destreza. Y ahora en el gimnasio estamos con una hora y media de entrenamientos, no más de diez personas, por turno y tres días a la semana”.

Decidido a donar, Pascolatti justificó: “Es que es el único recurso que se tiene en el día de hoy, para recuperar a las personas que se encuentran en los hospitales en estado grave. Es un recurso muy noble, al no haber vacunas ni medicamentos para este virus. Es efectiva y sobre todo porque en los hospitales no hay mucho plasma a disposición”.

Por su parte, “Panchito” Bahamonde es otro de los atletas voluntarios. Fue uno de los primeros en anunciar su contagio y lo hizo por medio de las redes sociales. El tenista espera con ansias que todo pase para que vuelvan las competencias. Mientras tanto, hará su aporte.

Bahamonde junto a su abuela de 83 años, quien también tuvo covid y se recuperó.

“Estuve 14 días en mi casa, porque toda la familia dio positivo. Felizmente todos estamos bien ahora, incluso mi mamá, papá y abuela que tiene 83 años. Salvo por mi mamá y mi abuela que estuvieron en el Hospital Español, el resto hicimos reposo en casa”, explicó.

“Los síntomas no son desagradables: mucho dolor de cuerpo, en los ojos... ni jugar a la Play podía, me cortaron las piernas”, broméo después.

Y continuó: “Perdí el olfato y el gusto, adelgacé tres kilos porque no tenía apetito. No me tentaba nada, era lo mismo comer tergopol que un pedazo de pan. Creo que es una enfermedad que hay que tenerle respeto, pero no miedo. Consumimos mucha información de muertes e infectados. Lo que sucede es que, a diferencia de otras enfermedades, con esta no tenemos con qué combatirla”.

Por tal razón, su mensaje es que “se puede, hay que luchar. Si le estás diciendo a una persona constantemente que se va a morir, deja de luchar. Mi abuela hoy camina 30 minutos por día y está recuperada. Mi papá es hipertenso y también. Fuimos 10 contagiados en la familia y todos salimos adelante. Se le puede ganar al Covid y una forma es donar plasma. Hay gente que lo necesita. Hay que pensar que puede ser alguien cercano”, aseguró.

-Entonces ¿vas a donar?

-Si, pero recién llevo 10 días recuperado y creo que tenés que pasar los 14, además de hacer estudios para saber si cumplís con las condiciones.

Donante, en el corazón tombino

Después de relatar estas dos buenas intenciones no pudimos obviar otros casos que fueron aún más resonantes: los cuatro jugadores de Godoy Cruz con Covid positivos. Este lunes se reintegraron a las prácticas, después 17 días de aislamiento para sus respectivas recuperaciones.

Valentín Burgoa, Agustín Álvarez, Marcelo Freites y Agustín Manzur se reincorporaron para trabajar bajo el protocolo permitido (en grupos, por turnos y en canchas distintas) y los controles pertinentes exigidos. De estos cuatro jugadores recuperados, Álvarez se mostró decidido a llevar a cabo la donación de plasma.

“Nos parece una iniciativa muy necesaria por la situación que se está viviendo hoy en día. Queremos ayudar a aquellos que están padeciendo esta enfermedad y de la que nosotros logramos reponernos”, aseguró el jugador, hablando también por sus compañeros.

¿Cómo es el procedimiento de la donación de plasma?

El procedimiento se realiza con un equipo de plasmaféresis que solo extrae unos mililitros de plasma sin ningún otro componente, ni glóbulos rojos, ni glóbulos blancos, ni plaquetas. Estos componentes de la sangre se devuelven luego al paciente sin el plasma, el cual el organismo sustituye rápidamente.

-Se lleva a cabo una entrevista, un examen clínico y pruebas de laboratorio para asegurar la salud del donante y la del receptor anónimo.

-El tiempo de proceso es de alrededor de 60 minutos.

-El Centro de recolección de plasma proveerá este producto a los centros de salud donde se encuentran los pacientes que lo necesitan para su recuperación.