jueves 3 de diciembre de 2020

Lucas Martínez, con la Copa Italia 2019 que ganó con Breganze. Intentará hacer lo mismo en el Oliveirense
+ Deportes

Lucas Martínez cumple su sueño y jugará en uno de los equipos top de Europa

Hockey Patín. El goleador mendocino pasa de desempeñarse en el Lodi (Italia) a una de las ligas más importantes del Viejo Continente, como lo es la de Portugal. Fichó para el Oliveirense, equipo que es considerado como uno de los cinco mejores a nivel mundial.

Lucas Martínez, con la Copa Italia 2019 que ganó con Breganze. Intentará hacer lo mismo en el Oliveirense

En lo más profundo de sus corazones, los jugadores de hockey patín saben que para recibirte en la excelencia de esta disciplina hay que fichar, en algún momento de la carrera, por uno de los cinco clubes más grandes, importantes e históricos de Europa: FC Barcelona, Benfica, Porto, Oliveirense o Sporting de Lisboa. Y es así que un mendocino esta temporada vestirá los colores del club de la localidad de Oliveira de Azemeis, tierras hockísticas si las hay en Portugal. La referencia es para Lucas Martínez, quien es tan famoso como su homónimo de Los Leones del hockey sobre césped, aunque al protagonista de esta nota hace maravillas con un stick y sobre rueditas.

Lucas es el nuevo refuerzo del UD Oliveirense para esta nueva temporada en la primera A de Portugal. El máximo círculo lusitano de esta disciplina. “Estoy muy tranquilo y feliz porque llego a uno de los más grandes equipos portugueses de hockey patín, lo cual es un sueño cumplido y un gran salto que doy en mi carrera”, arranca diciendo uno de los hermanos Martínez, quien como su hermano Julián, también arrancó en Petroleros/YPF y con quien logró jugar en Atlético Social San Juan y en el Monza italiano. Además de vestir varias camisetas más como la del Quevert de Francia, equipo donde empezó su periplo europeo hace ya algunos años.

Lucas cuenta de sus primeras caídas y equilibrios sobre ruedas. “Me inicié por mi abuelo. El nos cuidaba porque mis padres debían que trabajar. Cuando tenía 3 años me hizo un par de patines y desde ese entonces no me bajé más. No vengo de una familia de deportistas. Me gustan todos los deportes en general, y durante los veranos me la pasaba en Petroleros jugando en cada una de las disciplinas que había. Al final me decidí por hockey porque mis padres se involucraron mucho en la rama “.

-¿Siempre fuiste goleador?

-No. Siempre jugué por afuera del área, nunca me catalogué como artillero, pero cuando llegué a Italia fui el goleador del campeonato y me rotularon de esa manera, y gracias a ese cartel empecé a tener más llegada a los arcos rivales.

Luego, agregó: “En Lodi aprendí mucho, fue un paso que me hizo crecer y potenció a nivel personal. En la actualidad me siento más completo en cuanto a rol y posición dentro de la pista”.

-Recordanos, ¿cuál fue tu primer club en Europa?

-Mi primera experiencia en Europa fue el Quevert de Francia; pero no me sentí cómodo durante esa estadía. La verdad que no la pasé nada bien. Me costó todo el doble porque era muy chico y no fue de las mejores elecciones que hice en mi vida. Lo único que quería era jugar y en Francia, aparte, hay que trabajar en el club.

-¿Qué momentos importantes elegís en tu carrera?

-Por suerte, tuve muchos momentos inolvidables. Sin embargo, si debo quedarme con uno, ese sería cuando me tocó ganar la triple corona en el 2013, en Petroleros, y junto a mi hermano Julián y mis amigos. Fue algo muy importante porque no muchos equipos lo han podido lograr en Mendoza. Mi primer titulo en Europa, fue otro momento especial, como también lo es haber vestido la camiseta de Argentina. Inolvidable cuando sonaba el himno, se me caían las lágrimas, fue durante una Copa América y se repitió mi emoción durante un Mundial Sub20

Después, Martínez, sumó: “Mi nuevo club es el Oliveirense, una de las potencias de Europa. Es un club top, es lo que aspiramos todos los jugadores, poder llegar acá y cumplir el objetivo es muy gratificante; y más con mi mujer embarazada. Oliveira de Azemeis es una ciudad pequeña. El equipo de básquetbol del club es bicampeón nacional y tiene además un representativo de fútbol, pero el hockey es prioridad e invierten grandes sumas de dinero en cada temporada. Espero cumplir expectativas personales y de la institución, para eso estoy entrenando a full. Me siento orgulloso como mendocino, porque después de Esteban Ábalos han sido pocos los que han llegado a Portugal y a uno de los cinco importantes clubes de hockey patín del mundo”.

-¿Qué balance hacés de tu última temporada en Italia, con el Lodi?

-Hicimos una campaña impresionante, donde le llegamos a sacar 9 puntos de ventaja al segundo. Pero nos frenó el coronavirus y no pudimos jugar la final de la Copa Italia. La dirigencia italiana no proclamó campeón, como en otras ligas, y se dio por suspendida la competencia. La semana anterior, habíamos eliminado al Sporting de Lisboa de la Champions, en cuya serie le ganamos 5-1.

Por otro lado, Lucas agradeció a su nuevo club, a su familia y su esposa Macarena Belelli. “Es importante tenerlos siempre y su cariño, imaginate que no pudimos viajar este año a Argentina, es inmenso. Se portaron de maravillas con nosotros, siempre están pendientes “.

Una anécdota. La familia Martínez un día le regaló a Lucas y Julián una bandera con dos manos enlazadas con los colores de Argentina e Italia, y la leyenda en el idioma del Dante que dice ‘no jugarás nunca solo’: “La teníamos media temporada cada uno y quedó en Monza, donde alcanzamos a jugar juntos. La bandera se paseo por todas las pistas de Italia”.