viernes 4 de diciembre de 2020

Sol Guignet es una de las hockistas con mayor futuro en Mendoza. Viste la camiseta de Liceo y muestra adaptabilidad a las variantes del juego.
+ Deportes

Las nuevas joyas de la corona

Mendoza sigue alimentando el semillero con valores que invitan a soñar con futuras convocatorias a selectivos nacionales. Un repaso de las promesas más importantes de la actividad.

Sol Guignet es una de las hockistas con mayor futuro en Mendoza. Viste la camiseta de Liceo y muestra adaptabilidad a las variantes del juego.

El segundo año de sexta división, que es cuando muchas jóvenes alcanzan los 16 años, marca un momento clave en la vida deportiva de las hockistas: están habilitadas para debutar en Primera División. Por eso en Mendoza, la Asociación, reconociendo la importancia de sostener el semillero que ya dio nombres importantes al seleccionado argentino, trabaja con jóvenes promesas en la denominada Escuela de Talentos o en equipos sub12, donde se entrenan las proyecciones deportivas más destacadas.

Y esta extraña temporada, que acabó antes de empezar, donde apenas se jugó el Torneo Vendimia, marcó el debut de varias promesas, destacadas como las nuevas joyas de la corona. Mientras, otras quedaron a las puertas de su debut en la máxima división y ahora deberán esperar la reanudación para cumplir el sueño.

Mendoza comenzó a trabajar con sus principales valores en 2013, cuando se inició el sistema de la Escuela de Talentos.

José González, quien es head coach, explicó la visión de la dirigencia mendocina y los alcances de una propuesta que apunta a seguir descubriendo los valores más destacados: “Los chicos ingresan en el sistema en sub12 y luego tienen sub14 y sub16. En damas hay sub14 A, B y C, por la cantidad de jugadoras. Los clubes tienen un cupo para enviar a sus jugadores/as que destacan. Esa se convierte en la primera selección y después se hace un seguimiento y se evalúan diferentes aspectos”.

-¿Hockista se hace o se nace?

-Los jugadores se forman con el tiempo, pero hay otros que nacen con talento. Hay gente talentosa que, acompañada de una buena formación, puede llegar a cosas importantes. Si no tenés talento, con el tiempo podés suplirlo con perseverancia, actitud, disciplina y mucho entrenamiento.

Talento de exportación

No es noticia que Mendoza sea cuna de grandes jugadores. En la actualidad, varias juveniles destacan en sus clubes y “pintan para cracks”. MAS Deportes hizo un repaso de las proyecciones más importantes que anuncian los clubes mendocinos.

Franco Medici, DT de Murialdo, confirmó que la entidad tiene muchas esperanzas en las recientes debutantes, Ana Reyes, Pili Lorenzini y Agustina Signorelli, al igual que en Rosario Cabrero, quien debutó el año pasado en Primera División. “Ana es delantera o volante ofensiva. Tiene mucha potencia y buenos escapes. Además, sabe utilizar sus cambios de ritmo y dirección. Es goleadora y tiene mucho carácter. Pili tiene buena pegada en el córner. Es volante ofensiva y distribuye muy bien el juego. Agustina es volante por afuera, muy ofensiva y con despliegue. Puede ser carrilera o jugar de cinco”, explicó Medici.

Sol Guignet es una de las promesas más destacadas de Liceo, y Pablo Moyano, DT en sexta división, cuenta: “Es aguerrida y, aunque siempre le gustó el uno contra uno, supo adaptarse a los cambios para correr más y tener menos la pelota en el stick. Maneja bien todas las posiciones, pero donde más destaca es como volante por izquierda o wing sobre ese lado. Tiene un golpe fuerte de revés y en los córner suele tirar de golpe o barrida. Además, siempre está con una sonrisa y le gusta entrenar”.

También Maristas tiene motivos para soñar. En sus filas cuenta con Julieta Palumbo, quien comenzó a jugar al hockey a los 9 años y ya tiene edad para Primera División. Facundo López, su DT, dijo: “Es una delantera que puede jugar de volante. Tiene una condición física impresionante y mucha potencia. Es explosiva, de carácter humilde y sencillo; sus compañeras la adoran. Siempre está pensando en función del equipo; eso le sumará mucho en un futuro”.

A sus 16 años, con la camiseta de Los Tordos, Malena Sabez muestra condiciones y mucha proyección. Es una de las grandes apariciones que tienen “Los Pájaros” en los últimos tiempos. Federico Franco, DT en la entidad, contó: “Es central, muy pasional y exigente. Además es una gran compañera. Por su temperamento es capitana y siempre está predispuesta a aprender algo más. Nunca se entrega ni baja los brazos. Es muy completa. Tiene buenos gestos técnicos defensivos y ofensivos. Además, intimida su porte”.

La defensora fue capitana del seleccionado de Mendoza Sub16 A, que el año pasado logró el campeonato regional en San Rafael y un subcampeonato en la misma categoría en Paraná, Entre Ríos. Este año había recibido la convocatoria al Sub19, pero por la pandemia se suspendió.

Seguimiento a los sub15

En el orden nacional, el seguimiento comienza con los selectivos sub15, pensando en los Juegos Olímpicos de la Juventud, donde compiten seleccionados sub18. La intención es ir moldeando las jóvenes promesas de cara a esa competencia. Antiguamente, al existir un solo torneo olímpico, el proceso de formación, convocatorias y selección comenzaba con los sub18.

En forma global, las competencias para menores son Juniors, Sub18 o Sub21. “La creación de los Juegos Olímpicos de la Juventud hizo que bajara la edad de los testeos deportivos a jugadores. Ahora se empieza a los 15, cuando históricamente era a los 18”, explicó González.

Este año empezaron su proceso a los Juegos Olímpicos para la Juventud Sol Guignet (Liceo), Julieta Palumbo (Maristas), Ailén Rosas (UNC), Julián González Endzweig (Vistalba) y Maximiliano Pozzebon (Aleman).