jueves 17 de junio de2021

La historia del Club Atlético Fray Luis Beltrán, que festeja 80 años de vida y pasión
El césped del estadio de Fray Luis Beltrán luce como nunca antes. / gentileza
+ Deportes

La historia del Club Atlético Fray Luis Beltrán, que festeja 80 años de vida y pasión

Fundado el 2 de octubre de 1940, el Fraile vive un nuevo aniversario entre el recuerdo fresco de la “refundación” de hace seis años -con un 2015 pleno de gloria futbolística- y el crecimiento institucional por la incipiente gestión de un entusiasta grupo de jóvenes dirigentes.

La historia del Club Atlético Fray Luis Beltrán, que festeja 80 años de vida y pasión
El césped del estadio de Fray Luis Beltrán luce como nunca antes. / gentileza

Ingresar por el portón del estadio Rafael Alonso se asemeja bastante a uno de esos viajes en el DeLorean de la saga Volver al Futuro. Y aunque nosotros no seamos Marty McFly ni mucho menos el Dr. Emmett L. Brown, es inevitable que a bordo de nuestra propia máquina del tiempo cada una de esas instantáneas nos transporte al pasado. O, tal vez, también al futuro. Es pronóstico que se construye a partir de la modificación del presente y que se proyecta en pequeñas obras que mantienen más de pie que nunca a una tradicional institución de la Liga Mendocina de Fútbol, pese a las dificultades de una impiadosa pandemia.

En tiempos de cerrojo por el DNU provincial, el club se abre solamente para la nota con Los Andes. No hay ruido de pelota, no hay gritos, no hay risas ni el bullicio habitual de cada día de esos cuando todo era “normal”. Éramos ricos y no nos dábamos cuenta. Sin embargo, dentro de ese panorama desolador que significa ver un lugar que hasta el 20 de marzo solía estar repleto de niños, jóvenes y adultos, es muy grato observar el buen estado de las instalaciones.

El Fraile se coronó en un 2015 inolvidable.

Por ejemplo, las canchas de césped sintético y la de pádel esperan listas a los clientes que llegarán con la inminente reapertura, el playón deportivo luce mejorado, la antigua cantina que está atrás del arco que da al sur, a calle Mariano Moreno, fue refaccionada y brilla como en sus mejores épocas. Un flamante veredín conduce a la nueva habitación destinada a la utilería y, unos metros más allá, a la renovada zona de vestuarios, donde se cambió por completo el techo. Todo, por supuesto, adornado con escudos y los colores rojo, verde y blanco.

“Cumplir 80 años es algo muy especial porque este club siempre ha sido una gran familia. A nosotros nos toca ahora conducir los destinos del club y eso implica una gran responsabilidad porque antes de ser directivos somos vecinos del pueblo y somos hinchas de Beltrán”, afirma con gran sentido de pertenencia Luis Andino, el presidente que a poco de comenzar a ejercer la presidencia del club, en marzo de 2020, le tocó lidiar con el maldito coronavirus. “Estamos preocupados por la pandemia, pero tenemos la esperanza de que todo vuelva a la normalidad y los chicos puedan retomar las actividades”, agrega.

A pesar de todos los males que implica tener un club cerrado por más de seis meses, si de algo sirvió este parate fue para ordenar el aspecto institucional. Una ardua tarea tuvieron el secretario Facundo Alin y el tesorero Sergio Moreno para poner al día y en regla todos los papeles. “Desde 2014 que el club no presentaba balances en la Dirección de Personas Jurídicas (DPJ). Nos comprometimos a regularizar todo eso y hoy hemos presentado toda la documentación. Por ejemplo, el club hoy tiene una cuenta bancaria, lo cual nos ha permitido inscribirnos en un par de programas de subsidios, como el de los clubes de barrio, que estamos esperando que se concreten para continuar con las obras”, afirman ambos directivos.

El próximo objetivo es culminar la obra de los baños de damas y caballeros, contiguos al playón deportivo y a la cancha de pádel, que se iniciaron por una gestión de Gustavo Clop, un empresario de la zona que colaboró incansablemente durante la presidencia de Javier Amar, cuando el club debió prácticamente ser refundado luego de más de diez años de ostracismo, lo que algunos por Beltrán llaman “la década perdida”. Es que entre 2004 y 2014, la entidad nadó en la intrascendencia y el olvido.

Un poco por impericia de conducción y otro tanto por el desinterés de la gente y los funcionarios de turno, durante muchos años la soledad de las instalaciones sólo se llenó con los “viejos” de las bochas y el grupo del truco de la cantina. Era de esperar que el ímpetu de aquellos “fundadores” volviera a plasmarse en una nueva etapa que nació el 6 de agosto de 2014, con el regreso del Fraile a la Primera B de Liga Mendocina de Fútbol. Fue el preludio de un proceso tan exitoso en lo deportivo que ni el más optimista de los fanáticos imaginaba.

Con un plantel prácticamente conformado en su totalidad por jóvenes futbolistas oriundos del distrito y cuya gran mayoría habían sido formados en las inferiores de Guaymallén, Godoy Cruz, San Martín y Palmira, el ciclo resultó apoteósico: doblete en la Liga Mendocina (campeón de la B y la A) en la inolvidable temporada 2015 y el invicto más largo -34 partidos- de un equipo en el ámbito liguero local.

Un año con números dorados

Bastará con levantar la mirada levemente para percibir que el campo de juego se exhibe totalmente distinto. Producto de la inactividad, luce un verde poco habitual en épocas de competencia. “La cancha nunca estuvo así, ni en el Torneo del Interior 2016, cuando en la pretemporada el profe Rubén Socías le pidió a la dirigencia que este campo de juego no se pisara e íbamos a entrenar a la finca “Doble R”, en Santa Blanca, donde los jugadores juntábamos peso por peso para pagar la cancha”, afirma Marcos Migliori, actual entrenador del equipo de primera división del Fraile y uno de los integrantes del plantel que en 2015 hizo historia. Justamente sus primeras armas en un cuerpo técnico las hizo como ayudante de campo en la primera y única participación de Beltrán en un certamen de carácter federal, organizado por el Consejo Federal de AFA: el Torneo del Interior 2016.

El profesor Rubén Socías, alma mater de un equipo que dejó una huella imborrable, ostenta el récord de haber sido campeón con Fray Luis Beltrán nada menos que en las tres categorías: en la C (1994), en la B (2015), en la A (2015), una marca que muy pocos profesionales del rubro poseen en la provincia.

Gastón Salas, Marcos Migliori, Rubén Socias, Milton Salas, Hernán Ortega, Hernán Ortega y Federico Galván, parte del plantel y cuerpo técnico que festejaron el título hace cinco años.

“El de la C no fue un torneo que perduró mucho en el tiempo. Creo que el inventor fue el presidente de la Liga Mendocina, que en aquel tiempo fue Carlos Caillí. Yo había estado en Beltrán en la temporada 89-90 y cuando se fue al descenso Beltrán me fue a buscar mi amigo Dante Chiarolla, que había dejado de jugar e iba a ser el DT. Se armó una banda muy linda, con jugadores muy identificados con el club, como Rubén Venier, José Panini, Sergio “Pelusa” López, Sergio “Burro” Ortíz, Oscar Lucero y Toledo, que era puntero derecho. Milton (Salas) también estaba en ese plantel. Estuvo 24 años sin volver. Pero se armó un buen equipo y ganamos el torneo de punta a punta”. Fue una época difícil para el club porque era una categoría desconocida y, por citarte un ejemplo, Rodeo del Medio descendió y luego desapareció.

El fiel ladero del profe fue Milton Salas, el entrenador de un equipo que quedará marcado a fuego en la retina de los fanáticos del Fraile. “Fue una experiencia inolvidable. Todo lo que viví en Beltrán ha sido hermoso porque soy hincha de este club. Junto al profe Socías, me tocó conducir un grupo de chicos con un hambre de gloria que me hacía acordar mucho a cuando estuvimos en la C. Esto mantiene vivo el recuerdo. "Cuando vencimos a Luján en la cancha de Murialdo y nos consagramos campeones del torneo de la A se me vinieron un montón de imágenes a la cabeza, como mi nieto y mi viejo, que estaba en la tribuna llorando. Fue impagable ver cómo disfrutó la gente, que nos siguió a todos lados y tuvo su recompensa”.

Federico “Freddy” Galván, exjugador del club en el inicio del milenio y DT del equipo que en 2018 devolvió al Fraile a la Primera A con otro equipo genuino, rememora el día que Beltrán volvió a ser de la Liga tras una década. En ese momento, con un grupo de amigos con los que habían jugado el torneo Quilmes y el de la Línea 10, asumió el gran desafío de conducir en dupla con Milton Salas el equipo que concretó el primer sueño de todo un pueblo: la vuelta del fútbol en el club. En ese primer torneo de la B, en 2014, el elenco hizo una gran campaña y quedó en las puertas del ascenso, que fue para Gutiérrez y Municipal. “Veo ese portón y me acuerdo que estábamos atándolo con alambre antes de empezar el partido contra Banfield. Hubo que empezar de cero y no me arrepiento para nada. Al contrario. Yo ahora vivo en Corralitos y cuando veo una camiseta de mi club, me emociono hasta las lágrimas. Ser hincha de Beltrán es hermoso”, comenta.

Hernán “Charly” Ortega es otro referente de la fantástica campaña del 2015. Durante casi todo el ciclo fue capitán del grupo y hoy tiene el “enorme placer” de trabajar como DT en las infantiles de “su” club. “Hoy el club está en las mejores condiciones que se han visto en año. La comisión directiva está haciendo un muy buen trabajo y la gente del pueblo está colaborando. ¿Qué es la gloria? Lo que vivimos en el 2015. Primero, porque éramos un grupo de amigos. Hubo gente que se sumó y se acopló de la mejor manera. Quizá después todo se desvirtuó un poco cuando empezó a aparecer algo de dinero, algo que puede suceder en cualquier grupo humano”, reflexiona el exvolante central que hizo inferiores en el Chacarero.

Hugo Astudillo, exjugador y actual coordinador general del fútbol del Fraile.Gentileza

A Gastón “Gato” Salas, arquero titular del Fraile en la hazaña beltranina, pertenece a la institución desde muy pequeño. Fue jugador, dirigente y hasta entrenador de arqueros, y le tocó vivir épocas más malas que buenas. Por eso, disfrutó a pleno la conquista cumbre en el club. “Acá no hubo demasiados secretos más que el trabajo en el día a día y la unión del grupo. Fue muy difícil llegar a ser bicampeones siendo un club tan humilde y forjado desde abajo”, relata.

¿Cuál fue la formación base de aquel mítico equipo campeón de Primera A?

Gastón Salas; Néstor Latara, Nahuel Barrios y Federico Labra; Gustavo Navarro, Fabián Castro, Hernán Ortega y Brian Páez; Hernán Alarcón o Flavio Ramos; Lucas Páez y Maxi Navarro o Marcos Migliori. La estructura ya venía consolidada del ascenso. Leandro Morandini, Maxi Salas (luego fue PF), Iván Ortega, Matías Argüello, Maximiliano Reinoso, Eric Marín, Gabriel Pérez, Darío Lorenzo, Leonardo Hidalgo, Nahuel Zucarelli, Fabricio Signorelli, Diego Manzur, Gastón Bazán, Juan Arrébalos, Kevin Garro y Mariano Gómez también formaron parte de un proceso histórico, que durante el primer semestre de 2015 tuvo al Fraile y al Toponero como animadores exclusivos de un incipiente fenómeno que arrastró multitudes. De hecho, el 2 de abril de 2015, más de cuatro mil personas le dieron un marco sensacional al recuperado clásico del Este del departamento de Maipú entre Beltrán y Rodeo. El partido, aburrido, terminó sin goles. Pero la fiesta estuvo en las tribunas con generaciones de jóvenes que presenciaron en carne viva aquellos relatos que sus abuelos les habían relatado.

Crecer desde las bases

Emblema del equipo que en 1991 fue protagonista del torneo de la B junto a Gutiérrez Sport Club y Leonardo Murialdo, Hugo Astudillo es el actual coordinador del fútbol del club, no tiene dudas de que el futuro del club está en las categorías formativas. Por eso, además de coordinar, dirige las tres categorías más grandes (séptima, octava y novena) con la difícil misión de tapar los huecos generados tras diez años sin competencia. De hecho, Beltrán todavía no tiene a ningún “fuera de serie” que compita en el fútbol nacional o internacional surgido de sus divisiones menores.

La histórica secretaría, donde se realizan las reuniones de Comisión Directiva. / Gentileza.Gentileza

“Cuando la comisión directiva anterior y la actual me hablaron para dirigir la primera, les dije que yo le podía servir más como coordinador tratando de ir ordenando algunas cosas. Metimos a Infantiles en Copa de Oro y se compitió con bastante orgullo y dignidad. La categoría 2003 fue campeona invicta en el Apertura y Clausura, algo que nunca se había logrado. Debutó un chico con 15 años (Borruel, marcador central) en primera división. La 2004 mejoró y la 2005 fue campeona invicta del Clausura jugando muy bien. Me siento muy apoyado, entusiasmado y me pone muy feliz que el club haya crecido como institución. Hasta que comenzó la pandemia, era un club que tenía mucha vida en el día a día, ojalá se recupere pronto todo eso”, afirma el surgido en Gimnasia y beltranino por adopción.

Parte de la comisión directiva que orienta los destinos del Fraile.

Un poco de historia

En 1931 jugaban aficionados al fútbol para la bodega Alonso en campeonatos de ligas independientes personas como Ventura González, puntero izquierdo que jugó en la primera de Palmira, Porfio Peñaloza, recordado centrodelantero y Eduardo González, centro medio que luego integró el equipo de primera de Andes Talleres. Recién el 2 de octubre de 1940, se organizó como club.

Un grupo de deportistas se reunieron en la casa del señor José Maulén para dar forma legal a la institución. Fueron los señores Félix Sánchez, Juan Asmet, Jerónimo Montenegro, José Crespo, Benjamín Montenegro, Ángel Lascano, Mario Olguín, José Scanio, Rafael Salinas, Arturo Hidalgo, José Maulén, Ignacio Ibáñez e Ignacio Suárez quienes son los firmantes del acta fundadora que dio origen al club. En 1946 la entidad decide su afiliación a la Liga Mendocina de Fútbol y participa en los campeonatos de ascenso y divisiones inferiores.

Lo importante, por aquellos años, era intervenir en el fútbol federado y esa fue, por entonces, su principal preocupación. Pero la idea, el anhelo cada vez más creciente de jugar en primera división se fue generalizando y, tras esa meta, se fueron canalizando esfuerzos y sacrificios, hasta que en 1959 logró el tan ansiado título de campeón de Primera B, el que le dio el ascenso a la máxima categoría por primera vez en su historia. Con esa perspectiva se adquirió el terreno para la construcción del estadio actual (Mariano Moreno 516 de Fray Luis Beltrán). Se construyó un moderno estadio en un terreno de 20.000 metros cuadrados totalmente cerrado con blocks, columnas y vigas, y una gran tribuna de cemento armado con capacidad para 4.000 personas cómodamente sentadas que lleva el nombre del expresidente Rafael Alonso.

Torres donde estarán las futuras luminarias de la institución, un proyecto que el club ganó con el PAR Maipú en 2015. / Gentileza.Gentileza

El duro trabajo y el sacrificio de los vecinos que todos los días se reunían en el club a trabajar, otros aportando sus vehículos o carros, permitieron la construcción del estadio, además del generoso aporte de bolsas de cemento del resto de los vecinos de la villa, con la aclaración de que en aquel tiempo era muy difícil el acceso económico a este tipo de material La escritura de este terreno se realizó el 2 de agosto de 1955, con el aporte de Alfredo y José Castelló y Juan Miras por el pago total del terreno. La primera parte se pagó con la venta del terreno de Carril Nacional y Cervantes (ex Bodega Foix) donde funcionó hasta 1955 la anterior cancha.

La primera cancha, allá por los años 30, estuvo en calle Sarmiento, entre Juan B. Justo y Alberdi, pero no tenía las medidas reglamentarias para la práctica de fútbol y entonces se produjo la mudanza a calle Nazar y Carril Viejo, para luego alquilar parte del terreno actual donde se encuentra el estadio, por 2 años. Posteriormente, compró un terreno ubicado en Cervantes y Carril Nacional, donde se encontraba la bodega Foix hasta que en 1955 se compró el actual terreno al señor Epis.

Originalmente la camiseta del club tenía los colores del Club Atlético River Plate de Buenos Aires, pero en 1957 se cambia a los colores actuales: rojo, verde y blanco. El 3 de abril de 1960 se bendijo oficialmente el estadio, cuya obra estuvo a cargo de la siguiente comisión directiva: Mustafá Chalabe, Esteban Arnera e Ignacio Santos, y quien dirigió la obra fue Jorge Blanco (p). El consejero en la Liga Mendocina de Fútbol era el Doctor Ventura González.

El 17 de octubre de 1971, tras una goleada por 4-1 en el clásico frente a Rodeo del Medio, conquista su segunda estrella en el ascenso. La formación base de aquel equipo era la siguiente: Luis Minotto; S. Ledesma, P. Godoy, H. Lena y A. Díaz, R. Federicci, H. Reyes y F. Pescetti; C. Nores, José Luis “Chupete” Guerra (el eterno goleador e ídolo del club) y E. Otarola. El DT era Walter Lisazo. También estuvieron Aurelio Sánchez, A. Corzo, C. Vázquez, entre otros.

El 9 de septiembre de 1973, el torneo de la Primera B volvió a jugarse en dos zonas. Al Reducido clasificaron los primeros dos de cada una y Beltrán se quedó con el cuadrangular (en la última fecha goleó 4-0 a su eterno rival, Rodeo), volvió a consagrarse campeón y ascendió por tercera vez a Primera A. ¿El equipo? Luis Venier (capitán); Juan Carlo Granelli, Miguel Sevilla, Mariano Etcheto y Miguel Bonilla; Alejandro Báez, Sixto Camargo (Santiago Ledesma) y Edgardo Ahumada, Juan Lira, Aurelio Sánchez y Victor Jofré (José Luis Guerra). El entrenador volvió a ser Don Walter Lisazo.

Nuevo gimnasio y disciplinas para el club. / Gentileza.Gentileza

Presidentes

Fueron presidentes desde 1940, entre otros, los señores Rafael Salinas, Marcelino Fernández, Dr. Ventura González, Leonardo Irisarri, Fernando Santos, Ernesto Castelló, José María Rodríguez, Ignacio Ibáñez, Ignacio Santos, Rafael Alonso, Felipe Asmet, Pedro Cura Badín, Irineo Smargiassi, Humberto Zingaretti, Omar Masutti, Roberto Trillo, Néstor Labiano, Carlos Musso, Javier Amar, Julio Guerra, Ariel Castello y Luis Andino.

La actual comisión directiva

Asumieron el mandato el 9 de marzo de 2020 y finalizará el 9 de marzo de 2022.

Presidente: ANDINO, Luis Ariel

Vicepresidente: PÁSCOLO, Osvaldo Pedro

Secretario General: ALIN, Facundo Ricardo

Prosecretario: BRICEÑO, Félix Adrián

Tesorero: MORENO, Sergio C.

Protesorero: DI LEO, Miguel

1º Vocal Titular: BIBILONI, Nelson Fabián

2º Vocal Titular: DE PAULA, Raúl Osvaldo

3º Vocal Titular: FERREYRA, Darío

4º Vocal Titular: PRINA, Juan Exequiel

5º Vocal Titular: SUÁREZ, Juan Sebastián

6º Vocal Titular: TOLEDO, Miguel Ángel

1º Vocal Suplente: SAFFIE, Irma Liliana

2º Vocal Suplente: PÁSCOLO, Roberto Carlos

3º Vocal Suplente: BRICEÑO, Cristian Ariel

Revisor de Cuentas Titular: ORTEGA, Hernán

Revisor de Cuentas Suplente: GARCIA, Mariano David