sábado 16 de enero de 2021

+ Deportes

La historia de Jana Maradona y su madre, las herederas que eligieron estar lejos de los flashes y las polémicas

Valeria Sabalain es la madre de la tercera hija de Diego y quedó embarazada cuando tenía 18 años. Siempre se mantuvo alejada de los medios y los escándalos, pero hace 21 años le ganó una demanda a “Pelusa” por la paternidad.

La vida personal de Diego Maradona siempre estuvo rodeada de polémica, sobre todo con su paternidad.

En este caso la historia de Jana Maradona Sabalain tiene un párrafo aparte, ya que su madre Valeria decidió alejarse de las controversias y los medios de comunicación y su pelea la llevó en soledad por el bienestar de su hija.

Jana y el saludo por el cumple de Diego.

Jana apareció hace algunos años en la vida de Diego (2015) y fue de la mejor manera, ya que la conexión y el amor se vio desde el comienzo. Fue amor a primera vista.

¿Cómo surge la relación con esta hija extramatrimonial? Valeria Sabalain tenía apenas 18 años cuando se cruzó con Maradona en El Cielo, uno de los boliches porteños más emblemáticos de la década del 90, y hubo un flechazo.

En ese momento Diego estaba casado con Claudia Villafañe y la Justicia lo había obligado a darle su apellido también a Diego Junior, nacido de su relación con la italiana Cristiana Sinagra. Pero el “noviazgo” se concretó luego de una cena en la casa de Guillermo Coppola, quien por entonces era su mánager.

Maradona, además de ser un hombre casado, era el hombre más famoso del mundo, por eso sus encuentros eran clandestinos hasta que la joven se enteró de que había quedado embarazada y se lo comunicó a uno de los colaboradores de Diego, él no la llamó más.

Jana junto a su hermano Tadeo y su mamá Valeria.

Jana nació el 4 de abril de 1996. Valeria la tuvo sola y, a los ocho meses, comenzó una demanda de filiación para lograr que la niña llevara el apellido de su padre. El astro se negó a hacerse la prueba de ADN en tres oportunidades. Pero, en el año 1999, la Justicia determinó en base a testimonios y otras pruebas aportadas por la joven que la niña era hija de Maradona. Y estableció una cuota alimentaria que la misma Villafañe se encargó de depositar cada mes en la cuenta de Sabalain.

Con 19 años y una beba, Valeria siguió adelante con su vida. Nunca quiso aparecer en los medios e hizo todo lo posible por intentar resguardar a su hija. Quería evitar que la niña sufriera al sentirse rechazada por Diego. Así que, aunque llegado el momento le explicó quién era su papá, la mantuvo alejada de él y de su mediático entorno. Después, volvió a formar pareja y tuvo a su segundo hijo, Tadeo. Pero fue recién varios años más tarde que conoció a Guillermo Filmus, el gran amor de su vida. Y, finalmente, logró tener la familia con la que siempre había soñado.

En el 2015 Valeria y Jana estaban de compras en shopping de Palermo, cuando se enteró a través de una periodista que el jugador se encontraba entrenando en un gimnasio de la zona. “Si no lo conozco ahora, no lo voy a conocer más”, cuentan que le dijo la joven a su madre. Y ésta aceptó acompañarla hasta el lugar, sin saber cuál sería la reacción del ídolo al verla. Pero, en cuanto la tuvo enfrente, Diego supo que era una de las suyas. Y se fundió con ella en un abrazo, que se mantuvo hasta el día de su muerte.

Jana es la cuarta heredera de Diego.

Al poco tiempo, Valeria se instaló junto a su pareja y su hijo menor en Ibiza, donde llevan adelante un emprendimiento relacionado con las actividades turísticas. Y Jana comenzó a viajar con Maradona, aunque siempre mantuvo su domicilio fijo en la Argentina. Así, la joven logró generar un buen vínculo con Diego Junior, a quien Maradona reconoció públicamente un año después que a ella. Y con Dieguito Fernando, el pequeño que el astro tuvo con Verónica Ojeda. Sin embargo, nunca logró relacionarse con las hijas de Claudia, aunque en el velorio y el entierro se las pudo a las tres chicas juntas y hasta abrazadas por Claudia.

Sabalain se preocupó por cómo este rotundo cambio de vida podía llegar a afectar a Jana. Pero enseguida se dio cuenta de que la educación que le había dado a su hija había dado sus frutos. Y que la joven no se dejaba encandilar por el brillo que rodeaba a su padre, ya que a pesar de los flashes y la opulencia, seguía siendo la misma chica simple y respetuosa de siempre. Así que se sintió feliz de que, por fin, todo se hubiera encausado.

La noticia sobre la muerte de Diego la sorprendió estando en su casa del Mediterráneo. Y, una vez más, Valeria se negó a atender a los periodistas que intentaron contactarse con ella. Se dice que, por estos días, tiene pensado arribar a la Argentina para contener a Jana, quien está devastada tras la pérdida de su padre y no quiere hablar con nadie.