Godoy Cruz, otra vez en la mira por la cantidad de allegados en los partidos como local

El Tomba tiene una buena hinchada cada vez que juega de local / Ignacio Blanco.
El Tomba tiene una buena hinchada cada vez que juega de local / Ignacio Blanco.

El fin de semana pasado el arquero de Huracán tuvo un entredicho con una persona que no tenía permitido estar dentro del campo de juego y eso despertó la polémica. ¿Cuántas personas tienen autorizado el ingreso a la cancha y qué lugares pueden ocupar? Denuncian venta de precintos.

El último fin de semana se vivió una situación bastante particular en el partido entre Godoy Cruz y Huracán, cuando Marcos Díaz se cruzó con un fotógrafo que estaba detrás del arco, y que volvió a poner en el ojo de la tormenta la cantidad de personas que entran al Feliciano Gambarte para alentar al Tomba.

En las transmisiones de televisión y los medios nacionales resaltaron, y no de buena manera, la cantidad de personas que se hacen presente en la platea techada y en la popular oeste del estadio tombino. Hasta Néstor Pitana les hizo ademanes cuando explotaron de enojo por una falta en el partido ante Atlético Tucumán, donde el Expreso perdió 2-1.

Por eso entra en discusión la cantidad de personas que entran a los partidos de local de Godoy Cruz y que generan el enojo de un cierto número de socios que denuncian que siempre son las mismas caras que tienen el privilegio de ver los partidos y que algunos socios venden los precintos a un valor que ascendería a los $1500.

Desde Godoy Cruz no descartan que socios decidieran vender sus precintos, pero aseguran que es imposible ingresar al estadio si no están en la lista de acreditados.

El Tomba tiene una buena hinchada cada vez que juega de local / Ignacio Blanco.
El Tomba tiene una buena hinchada cada vez que juega de local / Ignacio Blanco.

Para tener una idea, la Liga Profesional, en su último boletín vigente, indica que el local puede llevar a 120 personas distribuidas en la “zona 2”, donde no pueden tener contacto con el cuerpo técnico. En tanto, el visitante tiene un cupo de 75 personas.

Claramente en los últimos partidos del Tomba se supera esa cantidad de asistentes, ya que también el club, a través de sus redes sociales, sortea ingresos para socios (15 por partido, aproximadamente) para que puedan disfrutar del partido. Algo que se celebra porque premia a los que siguieron pagando la cuota societaria. Pero el resto de las personas que exceden el número permitido de asistentes generan suspicacias por sospechas de “acomodo”.

Lo que generó que todos pusieran el ojo en la cantidad de allegados que entran al Gambarte fue la discusión de Marcos Díaz con un camarógrafo que estaba detrás del arco. Este trabajador del canal oficial de Godoy Cruz fue retirado de la cancha por tener un precinto que sólo lo habilitaba a estar en la “zona 2”, mientras que los fotógrafos de los medios no pueden ingresar al campo de juego por protocolos (las personas que ingresan a la cancha tienen que ser hisopados y tener PCR negativo, ya que los planteles trabajan con burbujas sanitarias para evitar contagios de Covid-19).

Luego, desde el club, aseguraron que el camarógrafo tenía los dos precintos necesarios para estar dentro de la cancha y que contaba con el PCR actualizado, algo que permite estar cerca de los futbolistas y cuerpo técnicos sin ponerlos en riesgo de contagio.

Para el partido del jueves ante Unión, seguramente la atención volverá a estar puesta en la cantidad de hinchas que alentarán al Expreso desde las tribunas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA