El periodista árabe que se ilusiona con ver a Messi levantando la Copa del Mundo en Qatar

Ibrahim Khader, el periodista árabe que se ilusiona con ver a Messi levantando la Copa del Mundo en Qatar. / Marcelo Rolland (Los Andes).
Ibrahim Khader, el periodista árabe que se ilusiona con ver a Messi levantando la Copa del Mundo en Qatar. / Marcelo Rolland (Los Andes).

Ibrahim Khader es palestino y trabaja para Bein Sports, el canal que transmite los partidos para el Medio Oriente. “Este es mejor Messi y lo veo festejando el título”, sentencia. Y afirma que el próximo será el mejor Mundial de la historia.

Es la hora de la siesta en San Juan. En plena vigilia de los hinchas de la Selección, escasos metros del hotel Bono Park, donde se hospedan Messi, el Dibu Martínez y compañía, un periodista habla frente a una cámara en un idioma raro. Su campera luce el logo “Bein Sports”, una cadena internacional televisiva que emite los partidos de las Eliminatorias Sudamericanas para todo el Medio Oriente.

Ibrahim Khader tiene 40 años y nació en el Estado de Palestina, pero hace diez años que vive en Buenos Aires. Es corresponsal de la cadena televisiva cuyos dueños son cataríes. “Cualquier parecido con el París Saint Germain es pura coincidencia”, aclara en su casi perfecto castellano.

Acto seguido, surge genuina la charla con Los Andes. Y por lógicos motivos, la primera requisitoria tiene que ver con el Mundial de Qatar 2022, ese que está a la vuelta de la esquina y para el que Argentina está por abrochar su inminente clasificación. “El Mundial de Qatar está destinado a ser el mejor de la historia por muchos aspectos: organización, transporte, logística, televisación. Hacen más de doce años que el país se está preparando para la Copa del Mundo desde hace 12 años. Catar es un país mucho más chico que San Juan o Mendoza en cuanto a superficie, pero no se ha dejado ningún detalle librado al azar. Es más, se está cumpliendo con los tiempos que requirió FIFA. Y lo más importante es que no está manchado por ninguna denuncia de corrupción”, comenta el colega, quien estuvo en Brasil 2014 y Rusia 2018, y que también estará en el certamen que se desarrollará en su continente entre el 21 de noviembre al 18 de diciembre de 2022.

Ibrahim remarca la importancia de los estadios. De hecho, a un año de que el evento más importante del fútbol internacional ocupe un lugar central, siete de los ocho estadios de Qatar 2022 ya están prácticamente listos.

La primera prueba piloto de cara a Qatar 2022 se desarrollará a partir del martes 30 de noviembre con la disputa de la Copa Árabe de la FIFA, un torneo internacional de fútbol disputado entre las selecciones del mundo árabe que por primera vez será organizado por la FIFA. Consultado sobre las posibilidades de que la selección catarí se convierta en una grata sorpresa, Ibrahim tiene fe. “Está claro que Qatar no va a ganar la próxima Copa del Mundo. Y a pesar de que es el actual campeón asiático (venció a Japón en la final), está muy lejos del nivel de las grandes potencias. Igualmente es un equipo con jugadores que llevan mucho tiempo jugando juntos y puede superar la primera fase tranquilamente”, analiza.

Son más de 350 millones de personas las que siguen habitualmente las transmisiones de los partidos de la Selección Argentina en Medio Oriente a través de Bein Sports. “Todo lo que genera Messi es sencillamente increíble. Por cuestiones geográficas, no pude ver a Maradona, pero somos unos privilegiados de poder verlo en su mejor momento. No sé si el de Qatar será su último Mundial, todo el mundo lo dice. Lo que sí puedo asegurar es que se ha convertido en un líder tanto dentro como fuera de la cancha y que se sacó el peso de ganar un título como fue la Copa América”, explica.

Luego de vivir en carne propia el viento Zonda que revolucionó la llegada del plantel argentino el lunes por la noche, Ibrahim da detalles sobre el aspecto climático de Qatar. Y afirma que ese aspecto no será un problema a la hora en que se jugarán los partidos de la próxima Copa del Mundo. “En esa época del año (noviembre y diciembre) la temperatura oscila entre los 25 y 26 grados. No habrá problemas, aunque si lo sería si el Mundial se jugara en junio y julio, donde la temperatura es realmente insoportable y llega a superar los 50 grados”, explica. Y claro, no por nada la FIFA optó por cambiar el calendario.

Antes de despedirse, Kadher ofrece un concepto sobre el significado del superclásico sudamericano por excelencia, y admite que no pierde interés a pesar de la ausencia de último momento del lesionado Neymar. “Un Argentina-Brasil siempre es motivo de interés, para mí está en el top 3 de los clásicos más importantes del mundo. Y aunque mi corazón está con Argentina desde hace algún tiempo, no tengo favoritos. Seguramente será un partido muy parejo, y más por como vienen ambos equipos”, opina Ibrahim antes de sacarse la campera y continuar con su labor de cazador de historias de color en la previa del gran derby de las Américas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA