martes 13 de abril de2021

El técnico de River, ex Nacional, saludó a los jugadores del equipo uruguayo, en el cual se despidió como jugador y debutó como DT.
+ Deportes

El “Muñeco” Gallardo no festejó y tuvo un gesto de reconocimiento con los jugadores de Nacional

El técnico de River saludó a los rivales antes de festejar por su clasificación a su séptima semifinal en Libertadores.

El técnico de River, ex Nacional, saludó a los jugadores del equipo uruguayo, en el cual se despidió como jugador y debutó como DT.

Antes que festejar, prefirió el respeto y el reconocimiento a sus rivales. Es lo que promulga Marcelo Gallardo y anoche, en Montevideo dio el ejemplo. Muy medido en los goles, el técnico de River, en vez de explotar y festejar por la clasificación a la semifinal de la Copa Libertadores, en el estadio Gran Parque Central, se mantuvo inmutable y tuvo un noble gesto de Fair Play: consoló a los jugadores del elenco uruguayo.

El Muñeco tiene un afecto especial por Nacional, el club en el que se retiró como futbolista y en el que empezó su carrera como DT. Su agradecimiento fue demostrado con respeto, anoche, después de un 6-2 contundente, en un partido que le otorgó la séptima semifinal continental de ocho torneos disputados desde mediados del 2014 hasta la actualidad, incluyendo dos Copas Sudamericana y seis Copas Liberadores de América. Este se concretará el próximo 6 de enero cuando reciba en el partido de ida a Palmeiras, de Brasil.

Sus estadísticas en semifinales

La única vez que River en la era del Muñeco Gallardo no alcanzó ganar en semifinal fue en la Copa de 2016 cuando fue eliminado en octavos de final por Independiente del Valle, de Ecuador.

Antes de ese torneo, River había ganado la Sudamericana de 2014 eliminando a Libertad en esta instancia, perdió en semi con Huracán al año siguiente por el mismo torneo y ganó el cruce de la Libertadores del 2015 frente a Guaraní para arribar a la final que le ganó a Tigres de México.

En la edición de 2018 superó a Gremio en esta instancia semifinal tras perder de local 1-0 y conseguir un 2-1 de visita que alimentó una copa histórica en la que se consagró contra Boca en Madrid con el recordado 3-1.

El año pasado el cruce de semifinales fue el clásico y lo ganó por la ventaja de 2-0 conseguida de local y tras caer de visitante 1-0 consiguió el pase a la final única que se jugó ante Flamengo en Lima y la perdió por 2-1.

En el plano de rachas positivas, desde aquella vez que elimino a Cruzeiro en Brasil en 2015 siguió superando equipos de ese país como a Chapecoense, Paranaense en dos ocasiones, Gremio y otra vez Cruzeiro, y únicamente perdió con Flamengo.