miércoles 21 de octubre de 2020

Carlitos Tevez participó en las dos primeras jugadas de peligro del Xenieze. / Gentileza.
+ Deportes

Copa Libertadores: Boca igualó con Libertad 0-0 y se metió en el cuadro de octavos de final

Con un empate el Xeneize se aseguró la clasificación a la siguiente fase. El equipo de Miguel Angel Russo es el único líder del Grupo H. Fue más que el conjunto paraguayo pero falló en la definición.

Carlitos Tevez participó en las dos primeras jugadas de peligro del Xenieze. / Gentileza.

No entró la pelota, no quiso entrar. Por el arquero rival, por la falta de puntería, por el palo también. Pero sí entró Boca. Entró a los octavos de final de la Copa Libertadores con el punto que consiguió con el empate sin goles frente a Libertad, en la vuelta a la Bombonera después de seis meses y medio. Sin público, pero vuelta al fin.

No está claro si es ventaja o desventaja jugar de local en esta Libertadores de pandemia, cuando hay voces que empujan a unos y amedrentan a otros, la Bombonera tiene su mística pero no sus latidos. Pero inevitablemente algo debe provocar jugar en el estadio propio, vacío y todo, porque Boca salió con una propuesta distinta ya desde la ubicación de algunas jugadores en el campo, caso Jara, Fabra y Pol Fernández. Y fue muy marcado lo de los laterales: de no moverse de al lado de los centrales en los dos partidos de visitante a jugar en campo rival en esta presentación en casa.

Lo que no cambió desde la vuelta de la Libertadores es el nivel de Tevez, líder y conductor que juega y hace jugar, inteligente para encontrar espacios, entrando y saliendo de la zona de los centrales para no ser detectable para los adversarios.

Y lo mismo para Salvio, indescifrable cuando se hamaca para un lado y para el otro, frena y arranca, acelera y pone sexta. Pueden saber los rivales cuál es su juego, pero aun así no les resulta sencillo pararlo, incluso ahora que sin Villa se volvió solista en eso del desequilibrio por las bandas.

Entre el Apache y Toto, entonces, se pusieron el equipo al hombro. Se encontraron del medio hacia la derecha del ataque, se entendieron muy bien y supieron poner a Boca en varias oportunidades frente a Martín Silva. Pero lo que faltó es precisión para definir, más allá de los méritos del arquero. Dos veces Tevez, otra de Salvio y dos Soldano, el nueve que se sacrifica pero no la mete. Y todo frente a un adversario que con nuevo técnico tuvo mucha más actitud que dos semanas atrás.

El punto que servía para clasificar no frenó a Boca en el segundo tiempo, aunque Carlitos sintió el desgaste. Los centrales se pararon más adelante, Fabra apareció bastante más en ataque a la par de Jara y Campuzano pudo encontrar más espacios para iniciar las jugadas, luego de que en el primer tiempo salieran a taparlo. A los 15, incluso, Russo apostó por Cardona en lugar de Obando, un cambio con juego en lugar de ida y vuelta, además de Bou por Soldano y luego Zárate en lugar de Tevez.

Pero el gol no llegó, con Libertad más cerrado, a pesar de contar con varias oportunidades claras, entre ellas un cabezazo de Licha López abajo del arco, un remate de Cardona y otro de Fabra que dio en el palo.

Y el punto, a fin de cuentas, sirvió: terminó siendo el de la clasificación.