martes 1 de diciembre de 2020

Lucía Olivo, de 12 años, es la mendocina con mayor proyección de cara a próximas competencias.
+ Deportes

Karatecas mendocinos esperan que 2021 sea un mejor año deportivo

Karate Do Shotokan. Con Lucía Olivo como la representante más destacada de la especialidad, niñas y niños de entre 8 y 16 años piensan en el futuro de las competencias y la posibilidad de participar de diversos selectivos de cara a una posible chance en los seleccionados nacionales. El Mundial de Japón, postergado para el año que viene, es la gran motivación de todos.

Lucía Olivo, de 12 años, es la mendocina con mayor proyección de cara a próximas competencias.

Se termina un año con escasa productividad en los deportes de contacto, que se vieron notablemente perjudicados por la pandemia de Coronavirus. Y puntualmente, en el caso del Karate do Shotokan, muchos de sus luchadores se vieron impedidos de progresar con sus entrenamientos y competencias en este 2020. Sin embargo, pese a haber pasado un año inusual, sin entrenamiento ni competencia, el futuro no “parece” tan negro, según la Asociación Mendocina que lo nuclea. Es que aquellos que perdieron este año la oportunidad de competir en torneos o selectivos, tendrán su revancha en 2021. Y ahí estarán seguramente los pequeños representantes mendocinos que aspiran a la Selección Argentina, que tiene en agenda el Mundial de Japón.

En total, son seis los chicos que tienen posibilidades de seleccionado, aunque Lucía Olivo, de 12 años y primer dan, es la que más se destaca. Ella fue campeona nacional en kata y con podios en kumite. Por ser la única de esa edad con ese color de cinturón, en Mendoza debe competir contra varones. Sin embargo, esto no representa una desventaja para ella y le permite pelear puestos en cada competencia nacional. En la especialidad formas, es la Nº1. En el anterior selectivo, sus chances de clasificar eran importantes; sin embargo, no compitió porque no iba poder viajar a Japón.

“Lucía estuvo en Buenos Aires el año pasado en un curso de instructores y selectivo para ingresar a la Selección Argentina. Pero sólo participó del curso de instructores ya que los costos para estar en la Selección que iba a participar en Japón eran muy altos. Si no me equivoco, en 2018 recibimos un subsidio de la Subsecretaria de Deportes, pero en 2019 esto no fue posible. Por eso, muchas veces, gran parte del dinero para cubrir costos surge del apoyo familiar”, explicó Mauricio Olivo, padre y entrenador de Lucía.

Según afirmó Juan Carlos Pariente, presidente de la Asociación de Karate Shotokan, afiliada directamente a la Confederación Argentina, “en Mendoza, en un año especial, la falta de oportunidades para competir afectó anímicamente más a chicos que a grandes”. Y amplió: “Tenemos a chicos que este año debían participar en el Selectivo que los clasificaba para competir en el Mundial de Japón y no pudieron. Son muy talentosos y ahora deberán esperar al año próximo debido a la pandemia”.

“Ellos se han estado trabajado de forma virtual con sus respectivos entrenadores y hace muy poco lograron volver a los Dojo, con los protocolos pertinentes. De a poco vamos volviendo y si bien el coronavirus impidió este año la participación de los karatecas en muchos torneos nacional e internacionales, ahora vemos la posibilidad cierta para 2021, ya que la postergación nos permite trabajar de otra manera en la búsqueda de ayuda para costear los viajes. Tenemos unos meses para buscar sponsor, entidades o municipios que colaboren. Sobre todo si tenemos clasificados para el Mundial, ya que los valores que se manejan en Japón son en dólares”, continuó Pariente.

“Muchas veces la realidad se encarga de golpear: los chicos tienen talento, pero no el presupuesto que permite la proyección necesaria”, agregó la autoridad del Karate do Shotokan en Mendoza.

Las artes marciales no son un deporte que atraiga aportes económicos y sponsors con suma facilidad y, como en otros deportes menos populares, los costos de los viajes y competencias nacionales e internacionales son cubiertos por las familias. Esto muchas veces permite que los deportistas, con mucho esfuerzo, puedan participar de alguna competencia a modo de experiencia, pero no permite una constancia determinante para forjar una carrera dentro de la actividad.

Otras promesas que buscan tener su chance

En Mendoza, hay nombres que prometen seguir el camino de Lucía Olivo. Entre las mujeres destacan Ámbar Pariente, de 9 años; Guadalupe Ardito, de 8; y Nicoll Atencio, de 9; quienes participarán en el próximo selectivo en kata por equipos e individual y kumite individual. En varones lo harán los hermanos Juan León (16) y Francisco Zogbi (14), en kata y kumite individual.

Guadalupe Ardito, Ambar Pariente y Nicol Atencio también se preparan para un exigente 2021.

“Hay chances de tener presencia mendocina en los seleccionados”

Tras la postergación por la pandemia, el selectivo en el que se pretende competir se confirmó para el mes de marzo, en Buenos Aires.

“Hay grandes chances de que haya presencia de karatecas mendocinos. Golpearemos puertas a los municipios, sponsor y venderemos rifas si es necesario. Es muy elevado el costo, porque además no es sólo el deportista quien viaja, sino que lo debe hacer con un familiar adulto (porque es menor de edad) y el entrenador. La Confederación puede aportarle a la competidora, pero no a los acompañantes. Argentina tiene muchos chicos de muy alto nivel, pero la falta de fondos es siempre un gran impedimento”, dijo Pariente, presidente de la Asociación en la especialidad.


Por las redes