viernes 27 de noviembre de 2020

+ Deportes

Antonella Bruni: “Si me llaman algún día, no tengo problema de jugar para Mendoza”

La sanrafaelina mientras pasa el verano europeo en Amberes (Bélgica), ciudad donde jugará para el Royal Victory, habló de un posible llamado que la “llenaría de orgullo”.

Eligió entre el hockey césped y el tenis. Y no se arrepiente, ya que esa elección se convirtió en una carrera que hoy la llena de orgullo y motivación. Antonella Bruni es el personaje en cuestión. Una jugadora mendocina que en esta temporada jugará para el Royal Victory de la Primera División belga, y que sueña con un llamado para defender los colores de Mendoza, actual campeona argentina. Anto hizo un parate en su vacaciones y en esta nota con Los Andes, habló de todo, incluso de ese par de sueños que tiene por cumplir, y de cómo fueron sus últimas temporadas en el Viejo Continente.

“Desde muy chicos mis padres nos han inculcado la actividad física. He practicado futsal, handball, paddle, ping pong y tenis. Mi papá me ha enseñado a hacer ski, snowboard, wakeboard y más vida en la montaña”, nos dijo Antonella a modo de introducción.

-Eras polifacética a la hora de practicar deportes.

-Hasta los 14 años hice tenis y hockey a la par, competía con chicas más grandes, entrenaba con hombres y estaba muy bien en el ranking. Hasta me fui un mes a la academia de Pato Rodríguez en Chile a entrenar. Pero a los 14 tomé la decisión de dejar tenis y meterme en el mundo de hockey en su totalidad. Empecé a quedar en los seleccionados de San Rafael y en algunas concentraciones nacionales.

-¿Siempre fuiste delantera?

-Efectivamente y en San Rafael también jugué de enganche o delantera centro. Es una posición que disfruto mucho. También en alguno que otro partido tuve que desempeñarme como volante.

-¿Cómo nació la idea de partir rumbo al hockey europeo?

-En ‘Sanra’ tenía muchas ambiciones que iba cumpliendo, etapas de crecimiento que me iban ayudando a confiar en alguna posibilidad extra a las que tenía hasta ese momento. Sinceramente mi mente estaba puesta en Las Leonas o bien, poder vivir del hockey mientras evolucionaba como jugadora. Y así surgió la idea de venirme para Europa. El contacto llegó gracias a Antenor Cruz, quien me dijo que enviara un correo electrónico al Jolaseta (España), y ahí  empezamos a hablar, es por eso que mi primer club en Europa fue el Real Club Jolaseta, de Bilbao (2014).

Antonella Bruni jugadora de hockey césped.Gentileza

-¿Tu periplo continuó por España, o te fuiste a otro país?

-Sí. Estuve en Madrid dos temporadas jugando para el SPV Complutense (2017-2018 y 2018-2019) y al terminar mi contrato tuve que buscar otros destinos. Llegó la propuesta del Royal Racing de Bruselas, en donde jugué la temporada pasada (2019-2020).

-¿Vas a seguir en Bélgica, parece que estás muy a gusto en ese país?

-La adaptación a Bélgica me llevó más tiempo del que pensaba, porque fue un salto importante al no conocer la ciudad, la liga, el equipo, su hockey, el idioma y demás. Pero pude adaptarme y disfrutar mucho antes de que pasara lo del Covid-19.

-¿Cómo es la liga belga?

-Es una competencia que está en crecimiento. Los clubes tienen mucha gente que practica, tienen la estructura y hay grandes esponsores, por ese motivo es que fichan a jugadores/as del más alto nivel, para que los ayuden a ser cada día mejor. Aún en algunos aspectos falta desarrollo pero tienen la posibilidad de hacer que crezca su hockey gracias a que hay empresarios o gente de negocios adentro de los clubes.

-¿Es rápido el juego en Bélgica?

-Claro, hay mucho movimiento y el hockey es dinámico, eso hace que no se vea una posición exacta, con excepciones de las delanteras/os.

-Después de entrenar y jugar ¿en qué ocupás tu tiempo?

-Actualmente realizó algunos cursos online, entro a charlas de mi interés y en los equipos donde estoy, doy clases a niños y niñas del club.

-Sos joven y hablás como toda una experimentada, ¿qué te ha dejado el hockey?

-Me dio muchos buenos momentos, los mejores sin dudas son las lindas jugadas y los abrazos de goles. Deportivamente hablando, con los seleccionados de San Rafael han sido siempre momentos de mucha calidad, como también haber salido campeona con la Primera de Colegio del Carmen y con San Jorge. En Europa el ascenso en Jolaseta y campeona U21 en Italia. Y los premios personales de goleadora, jugadora destacada, entre otros, le dan un plus a mí carrera. Entrar a una cancha, entrenar, jugar un partido, los terceros tiempos, los viajes con los equipos, el dar clases, el simple hecho de estar en una cancha de hockey ya es el mejor momento para mí.

-¿Cuáles son los entrenadores que marcaron tu carrera?

-De cada técnico trato de sacar algo, siempre me quedo con alguna enseñanza. Ariel de la Fuente fue quien me inició en el mundo del hockey e hizo que continuará. Popa Ulloa apareció en el momento de crecimiento personal y hockístico para darme un plus en todo sentido. Erdoitza Goikoetxea me enseñó a ser jugadora de hockey y a evolucionar en mi juego y hacerlo en equipo. Jorge Donoso es la estrategia y estadística en persona, aprendí a entrenar al 1000%, a jugar bajo presión y rendir. Tuve la fortuna de tener a varios técnicos a los cuales hoy les agradezco sus enseñanzas, tanto en San Rafael cómo acá en Europa.

-Si te pregunto por tus mejores amigas, ¿a quién eligirías?

-Manca (Agustina Manquepi) es sin duda la mejor amiga que me dio este deporte y con  Josefina Delgado hemos creado y potenciado una gran amistad. Con Cami Yacante tengo las mejores caídas en bicicletas yendo a entrenar y he podido conocer a Sofi Viarengo, Giulia Paolacci, Cami Barricelli que son amigas de este lindo deporte y con quienes podemos compartir grandes momentos.

Luego, Antonella se refirió a algo más que le deja su peregrinar hokístico: “Lo lindo de viajar y jugar en distintos clubes, es la posibilidad de conocer personas, culturas, idiomas, otras formas de hacer algo y aunque quizás no se llega a una gran amistad, es cierto que se comparten grandes momentos y eso es muy bueno. Conozco gente de San Luis, San Juan, Mendoza, La Pampa, Tucumán, Buenos Aires, Salta, Chile, Uruguay, España, Italia, Bélgica, Holanda, Inglaterra e Irlanda, por lo que me llena de orgullo haber compartido algo con todos ellos.

-¿Cómo viví esta pandemia en Bélgica?

-El Covid-19 me agarró en Bruselas, en el departamento que me dejó el club ( Royal Racing). Ahí estuve dos meses y un poco más hasta que me mudé a Amberes que es donde jugaré la próxima temporada (Royal Victory).

-¿Has vuelto a tu ciudad?

-La última vez que estuve por San Rafael fue en diciembre 2019 y enero 2020, pude disfrutar mucho de mi familia, amigas y de la ciudad en general. Estuve en la graduación de mi hermano que empezó la facultad y pude entrenar con Marista, que me invitaron, ir al gym de Emanuel Bardaro y dar una clínica de hockey en Cuadro Nacional. Siempre es muy lindo volver, paso momentos de calidad con mi familia y amigas, además de alguna escapada al Valle o Reyunos, algún partidito de fútbol y de hockey, poder ver las finales del torneo de allá y los mates, helados y planes que surgen día a día.

Luego, Bruni, puntualizó: “Me gustaría agradecer a cada persona que se cruzó conmigo y con quienes he tenido la oportunidad de compartir algo; a mis amigas por su lealtad a pesar de la distancia por decisiones de la vida, a mis abuelos y familia por todo lo que me han enseñado y trasmitido, pero por sobre todo, ser un lugar al que volver, un hogar y llenar mi alma con su cariño” .

-Si te llamaran de la Selección mayor de Mendoza, ¿jugarías?

-En el hipotético caso podría ser una buena opción. Mendoza siempre tuvo un seleccionado fuerte y jugaría con grandes jugadoras. Sería una grandísima experiencia.