jueves 13 de agosto de 2020

Carlitos Tevez ya convirtió el empate parcial de Boca y desató la locura de todos los jugadores de Boca. Lo sufre el Rolfi Montenegro.
+ Deportes

A 16 años de la última eliminación de Boca a River en el plano internacional por la semifinal de la Copa Libertadores 2004

El conjunto Xeneize derrotó por penales al Millonario por 5-4. Fue un partido para el infarto, con goles agónicos, expulsados, gastadas, chicanas, etc. Fue el famoso festejo de la "gallinita" de Tévez.

Carlitos Tevez ya convirtió el empate parcial de Boca y desató la locura de todos los jugadores de Boca. Lo sufre el Rolfi Montenegro.

El 17 de junio de 2004, hace exactamente 16 años, Boca eliminó por penales a River en el Monumental y se clasificó a la final de la Copa Libertadores. Se trató de una serie muy caliente, peleada y cerrada que tuvo varios momentos no aptos para cardiacos.

El partido de ida en La Bombonera había terminado 1-0 para el Xeneize, con el gol de Rolando Schiavi. En ese encuentro fueron expulsados Raúl Cascini y Marcelo Gallardo, por un encontronazo entre ambos que terminó con el famoso arañazo del Muñeco a Roberto Abbondanzieri, y también Ariel Garcé.

En la revancha, Luis González abrió el marcador para River y Carlos Tevez enmudeció al Monumental con un tanto cerca del final. En el festejo hizo la recordada gallinita, Héctor Baldassi le mostró la roja y ya en el descuento llegó la agónica conquista de Cristian Nasuti que derivó en los penales.

Los otros expulsados habían sido Fabián Vargas y Rubens Sambueza, mientras que en ese mismo momento Ricardo Rojas se lesionó y dejó al Millonario con uno menos por no tener más cambios. La tensión en Núñez parecía favorecer a Guillermo Barros Schelotto, quien sacó a relucir toda su picardía.

El Mellizo protagonizó varios cruces: se dice que tuvo que ver con la roja al mediocampista de River, también con alguna provocación a Marcelo Salas y la histórica frase al árbitro sobre Hernán Díaz. “Ese señor que no sé cómo se llama me está insultando”, afirmó sobre el ayudante de Leonardo Astrada.

La definición por penales fue tan angustiante como la serie, con la atajada del Pato a Maxi López como punto de inflexión y la conquista de Javier Villarreal para el 5-4 final. Además, y como agregado, Carlos Bianchi incluyó en la lista de ejecutantes a los juveniles Pablo Álvarez y Pablo Ledesma.

Bloque HTML de muestra

Los otros encargados en Boca fueron Rolando Schiavi y Nicolás Burdisso, mientras que para River convirtieron Marcelo Salas, Daniel Montenegro, Fernando Cavenaghi y Lucho González. Sin público visitante -había ocurrido lo mismo en la ida- se mezclaron los sonidos: el silencio de afuera y el grito de adentro.