Madre tiempo completo ¿Una buena decisión?

Madre tiempo completo ¿Una buena decisión?
Madre tiempo completo ¿Una buena decisión?

Crece la cantidad de mujeres que dejan sus empleos para quedarse en casa a cuidar de sus hijos. Algunas se lamentan de tomar esa elección.

Crece la cantidad de mujeres que deciden dejar sus trabajos formales para quedarse en casa a cuidar de sus hijos. El mundo es consciente de los nuevos tiempos en los que la mujer ha potenciado su rol social pero hay madres que apuestan por la crianza y se despiden del mundo laboral para dedicarse 24 por 7 a la vida entre pañales.

Sin bien muchas lo disfrutan, otras afirman que esta decisión tiene poco reconocimiento social y, algunas, se lamentan diciendo que ser madres tiempo completo "las borró del mundo". 

Estas últimas, mujeres jóvenes y en pleno florecer profesional, piensan que quedarse en casa no fue la mejor decisión ya que "sienten postergadas sus vidas (especialmente lo relacionado con sus expectativas laborales y profesionales) y les pesa la idea de la dependencia económica", comienza a analizar la psicóloga Lorena Rodríguez.

Quien agrega que, "esto no quita el placer que sienten de estar y compartir momentos con sus hijos. Eso es algo irreemplazable. Nos referimos en lo interno, cuando la mujer siente que mucho de lo que quiere hacer no puede hacerlo y, entonces, las invaden sentimientos de frustración y desgano". 

¡Seamos claras! ¿Está mal quedarse en casa a criar hijos? No, por supuesto que no. Es la oportunidad ideal para estar presentes en momentos importantes y disfrutar cada uno de ellos. ¿Está mal volver a trabajar? No, claro que no. Hay mujeres que necesitan la dosis del contacto social y laboral para distenderse y cambiar el chip mental; por más que el "botón" hijos nunca se apague.

Lo cierto es que la tendencia de quedarse en casa una vez que nacen los pequeños crece considerablemente, a la vez que crece el número de mujeres que se arrepienten de haber tomado dicha decisión. Algunas luchan contra aquello que se cree que es lo correcto, por ejemplo: "Una mamá tiene que estar con sus hijos", "¿quién los va a cuidar?", "¿para qué dejarlos con un extraño cuando puedo dejar de trabajar y estar con ellos?", "los primeros años de vida del bebé necesita a su mamá".

Si bien es una realidad que estar presente en la vida de los hijos es sumamente importante, también es cierto que hay mujeres que más que disfrutarlo; lo padecen.

¿Cómo que lo padecen? Mundialmente han aumentado las visitas médicas de mujeres jóvenes que llegan a los consultorios con altos índices de estrés y nerviosismo. ¿Cuál es el rasgo común en todas? Sí, el dedicarse 100% a ser mamás.

"El estar todo el tiempo en casa, haciendo todos los días lo mismo y enfrentando sola berrinches, pedidos, llantos, sumado a la comida, la ropa, el orden y demás responsabilidades detonan en colapsos en la salud mental de las mujeres que solo se dedican a ser mamás", añade la profesional. 

Si bien ser madre tiempo completo tiene sus recompensas, y muchos puntos a favor, las mujeres que viven día a día esta realidad dicen sentirse "demasiado solas" ya que, "se alejan de los círculos sociales, laborales y hay casos que hasta familiares". Esto se debe a que los demás tienen responsabilidades vinculadas con el mundo del trabajo, o tienen muchas cosas que hacer, lo que se traduce en menos tiempo para compartir con aquella mamá que se queda en casa con sus hijos.

¡Ojo!, que la mujer que decide pasar más tiempo con sus hijos muchas veces tiene más responsabilidad y tareas que las que salen a la calle a trabajar, solo que, "no tiene reconocimiento social. No es vista su tarea como una actividad que requiera tiempo y mucha más atención que las demás", dice la psicóloga. 

Otra situación que frustra a algunas mujeres es ver cómo los demás siguen con su vida mientras ellas sienten que la suya no avanza. "Hay casos de problemas de pareja -o familiares- ya que llegan a molestarse con el otro por seguir con sus cosas mientras ellas repiten cada día la misma rutina", afirma Rodríguez.

El salir a la calle a cumplir alguna actividad, por más mínima que sea, colabora mucho en el desarrollo personal de esa mujer. "Y esto va más allá de lo económico; puede salir a trabajar o a tomar una clase de algo que a ella le guste. Esto le permite tomar un respiro de la responsabilidad y monotonía de la maternidad", lo que colabora considerablemente en su salud mental.

Aunque suene frío es una verdad: “hay momentos en los que la mujer necesita recuperar su vida, los hijos le absorben mucho y eso desgasta emocionalmente hasta el punto de olvidarse de sí misma”, agrega la psicóloga Analía Gálvez.

Cómo detectar una  mamá estresada

Esto es muy sencillo. Hay muchos indicios que nos dicen que aquella mujer que pospuso su vida para dedicarse a ser madre tiempo completo está naufragando en el intento. "El enojo constante, los gritos, el llanto espontáneo" son, para las profesionales, las primeras señales. A estas se suman el poco diálogo: "cuando no quieren hablar con su pareja, amigas o algún familiar, ahí podría estar escondiéndose inconscientemente un sentimiento de rechazo, de cansancio y agotamiento total", comenta Gálvez. 

Otro llamado de atención es cuando la mujer manifiesta su necesidad de independencia económica. "El trabajo no solo nos da dinero, sino que nos brinda herramientas para enfrentar las relaciones, nos permite jugar con la creatividad y nos ayuda a desarrollar habilidades", amplía la profesional. 

Es ahí cuando se torna importante estar rodeada de una familia atenta a las necesidades no solo de los niños, sino también de la mamá; ya que "la decisión de quedarse en casa -muchas veces- se toma de manera conjunta y se llega a esta opción luego de analizar el caso de cada familia y de lo que necesita cada integrante", aporta Rodríguez.

Según el Observatorio de la Maternidad, en Argentina, durante 2011 un 43 % de las mujeres decidía dejar de trabajar para dedicarse al cuidado de sus hijos pequeños. Esta es una opción que implica relegar muchos aspectos personales que, muchas veces, recae en la madre.

Y, para no llegar al punto de rozar el estrés de la crianza, las profesionales aconsejan estar atentos a toda señal que muestre cansancio en la rutina materna. "Tener rutinas saludables que permitan a la mujer respirar un poco de la monotonía de la maternidad es sumamente valorable para recargar energías y volver a casa con más entusiasmo". 

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA