Los tres mosqueteros: el arco de la selección

Los tres mosqueteros:  el arco de la selección
Los tres mosqueteros: el arco de la selección

Martín Dell’Agnola, Federico Bermejillo y Emiliano Bosso, tres íconos del hockey sobre césped masculino.

Un verano Martín Dell'Agnola llegó al Andino  a una escuela de verano. "Fabiana Epis al final de la temporada me convenció para que siguiera jugando hockey, y a mi me encantó y lo mejor de todo que estaban mis compañeros muy felices conmigo, porque en el segundo entrenamiento, que tuvimos en la octava el entrenador no tenía arquero y yo me ofrecí, mis compañeros felices de la vida. Es más, después ya atajaba en la séptima división" (sonríe).

Martin Dell’Agnolla logró muchos campeonatos con su club Andino. “Mi proceso en la selección argentina fue largo y duró cuatro años (tenía 16 años): para mi fue muy fuerte lo que viví en ese momento era cumplí uno de los sueños de mi vida. En un principio cuando empezó lo veía como lejos o imposible de cumplir. Es más nunca había habido mendocinos en un seleccionado argentino, habían sido algunos llamados a las preselecciones o  convocatorias, otros avanzaron algunos pasos, pero nunca habían quedado en la lista definitiva de un seleccionado. Estar defendiendo la camiseta en un mundial  fue la conclusión de un sueño en el hockey”.

Luego Martin agregó: “En la selección no importaba jugar algunos partidos, yo ya estaba ahí, sabía cual sería mi rol. Pero, cuando estas en el equipo y después de tanto sacrificio, estas feliz de formar parte. Era imposible que un jugador de Mendoza estuviera ahí y se pudo”.

Con la selección nacional  U-21, Martin Dell’Agnola estuvo en los Panamericano de Cuba, donde fueron campeones, y repitieron la medalla de oro y la vuelta olímpica en Holanda. “Gran parte de jugadores de ese equipo que fue campeón mundial conmigo,  fueron campeones olímpicos en Brasil”, apuntó.

Dell’Agnola aparte de Andino jugó en los clubes Pozuelo de España, Suelli y Tevere de Italia.

Federico Bermejillo es el actual arquero del club Vistalba comenzó jugando en la desaparecida rama de hockey del Jockey Club. "Con Germán San Martín, y Lea Mantello entre otros amigos, un verano empezamos con el hockey, nos pareció interesante hacerlo y estaba muy de moda, así que como era el único deporte que nos faltaba, lo hicimos. En ese momento yo jugaba futsal, donde también atajaba. Empezamos en Jockey, pero con el tiempo la rama no anduvo en el club y nos fuimos a Vistalba, que se estaba formando".

Federico ha tenido una brillante carrera internacional en el Barrocas y Taburiente de España y el Suelli italiano. Después Bermejillo recordó “En la parte internacional la inicio en el 2008 cuando la selección de Mendoza representó al país en el Sudamericano disputado en Montevideo y donde salimos campeones. En ese momento, yo ya entrenaba en el proceso U 21 de Argentina con vistas al mundial de Malasia y Singapur”.

Bermejillo jugó el Panamericano sub 21 en Trinidad y Tobago en el 2008 y al año siguiente el Mundial junior, que se disputó en Malasia y Singapur. “En el Panamericano salimos campeones y en el Mundial, quintos. Cumplí un sueño, que era imposible. Lo malo que me tocó llevar la copa que ganó Argentina en Holanda, la idea era traerla de vuelta, pero no pudimos  repetir el desempeño. Siempre para los jugadores del interior fue más complicado estar en un seleccionado nacional, hay que demostrar en poco lo que los de Buenos Aires hacen en 365 días”. En el 2010 nuevamente Bermejillo está en un proceso nacional pre selección y “jugué el Sudamericano en Brasil, donde salimos campeones, pero no quedé en la lista para el Mundial”.

El 2011 también fue un buen año. “Jugué los Panamericanos en Guadalajara, donde salimos campeones y el Champions Challenge en Sudáfrica, donde no pudimos ganar ni ascender.. En la vida deportiva de ‘Fede’ vendrían después disputar el 2012 la Copa Sultán en Malasia, uno de los torneo más tradicionales del hockey mundial. No quedó en la lista para los Juegos de Londres de ese año.

En el 2013, Federico jugó el Sudamericano en Chile. “Volvimos a dar la vuelta olímpica y en la Liga Mundial salimos campeones en el round dos”.

El benjamín del grupo es Emiliano Bosso, el cancerbero de la UN Cuyo y pese a su corta edad, tiene una vasta experiencia a nivel internacional. "Empecé en la UNCuyo, mi mamá jugaba en las mamis. Fui a probar y pregunté que era eso extraño que se ponían los arqueros y me lo trajeron. Me lo puse y ahí quedé. Mis primeros entrenadores fueron Guillermo Weertz (un grande bajo los tres palos) y el Tolu Gómez" .

“Me encantó ser arquero desde el primer entrenamiento, pero también la quinta jugaba de cinco; en la primera había dos arqueros y nos alternaban y por ahí como no me gusta quedarme en el banco jugué adelante, es más hice un gol a Obras en primera”, comentó Bosso.

“En las primeras concentraciones regionales me decían que copiara todos los movimientos que hacía Federico Bermejillo y los repetía. El mismo año en una concentración de mayores estaba Chapa Retegui”, comentó.

Emiliano ha jugado además de la UNC jugó,  en Paquistán el torneo  9; y en Jolaseta de España.

“La selección es como vivir un sueño, ponerte lento la camiseta, porque no pensás,  formar para el Himno o lo que vivís en grupo.  Además ver a los mejores equipos del mundo, sus formas de jugar y ver donde estamos parados nosotros en ese nivel. Es una experiencia que no se olvida más”, apuntó Bosso.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA