Los restos hallados en Corralitos pertenecen al joven que había desaparecido el 4 de enero

Los restos hallados en Corralitos pertenecen al joven que había desaparecido el 4 de enero
Los restos hallados en Corralitos pertenecen al joven que había desaparecido el 4 de enero

Los huesos aparecieron calcinados 20 días después en una casa en el barrio Grilli, Puente de Hierro. Investigan los motivos de la muerte.

La Justicia confirmó que los restos óseos que fueron hallados por una mujer en la zona de Los Corralitos (Guaymallén) el 23 de enero pasado pertenecen a Claudio Tobares (22), un joven que había desaparecido el sábado 4 de enero de su casa en el barrio Grilli (en la zona de Puente de Hierro), quien había ido a un cumpleaños frente a su casa ese día y de quien no se tenían indicios desde ese momento.


Marcelo y Rosa, los hermanos de Claudio Tobares protagonizaron una incansable búsqueda. | Orlando Pelichotti /Los Andes
Marcelo y Rosa, los hermanos de Claudio Tobares protagonizaron una incansable búsqueda. | Orlando Pelichotti /Los Andes

Rosa, la hermana del joven también confirmó la triste noticia a Los Andes, y agregó que durante la mañana de hoy se presentó a la fiscalía, donde les confirmaron la noticia de que los restos óseos encontrados en esa finca de Corralitos eran compatibles con el ADN familiar. No hay una línea concreta ni indicios referidos a los detalles de la muerte -sospechoso, fecha exacta o motivos-. Lo que sí está confirmado es que el cuerpo estaba calcinado.

"Fue muy duro el cómo nos enteramos, y no debería haber sido así. Antes de decirnos algo a nosotros, la información se filtró en la televisión. Y los vecinos nos estaban dando el pésame antes de que siquiera nos hayamos enterado, porque no estábamos viendo tele. Cuando empecé a llamar, mucha gente no sabía todavía. Hasta que nos confirmaron", destacó Rosa, compungida.

Además, la mujer destacó el accionar y la predisposición de todo el equipo de la división de Búsqueda de Personas y de la Justicia.

Claudio Isidro Tobares vivía en la manzana "D" del barrio Grilli junto a su madre y tenía una discapacidad mental que derivaba en que actuara como un chico de 15 años (pese a tener 22). La noche del 4 de enero salió con dirección para un cumpleaños que celebraban frente a su casa. Desde esa noche, había vecinos que sostenían haberlo visto en el cumpleaños y que después se fue caminando solo.


Los restos óseos hallados en Corralitos pertenecen a Claudio. | Orlando Pelichotti /Los Andes
Los restos óseos hallados en Corralitos pertenecen a Claudio. | Orlando Pelichotti /Los Andes

Desde ese momento, su madre y sus hermanos -Marcelo y Rosa- iniciaron una incansable búsqueda, llegando a empapelar toda la zona con su foto. El posterior hallazgo macabro en la finca los asustó un poco, aunque mantenían la ilusión de que los restos no pertenecieran a Claudio.

Querido por todos y siempre acompañado

Claudio fue abandonado por su madre biológica prácticamente desde que nació, y Julia del Carmen Torino lo adoptó como su propio hijo y era, en la práctica y en el corazón, su madre. Por esto mismo es que Rosa y Marcelo eran sus hermanos, y lo querían y cuidaban como tal.

El joven participaba de la escuela de fútbol Windor del Sur en el barrio, y asistía tres veces por semana al comedor del lugar "Pancitas llenas y corazón contento". Según su familia y quienes lo conocían, siempre se manejaba acompañado por otras personas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA