lunes 14 de junio de2021

La increíble historia de la falsa heredera que cautiva a los guionistas de Hollywood
La increíble historia de la falsa heredera que cautiva a los guionistas de Hollywood
Mundo

La increíble historia de la falsa heredera que cautiva a los guionistas de Hollywood

Cambió de identidad y con astutas mentiras e inaudita confianza en sí misma estafó a hoteles, aerolíneas y bancos. Netflix quiere una serie.

  • lunes, 7 de octubre de 2019
La increíble historia de la falsa heredera que cautiva a los guionistas de Hollywood
La increíble historia de la falsa heredera que cautiva a los guionistas de Hollywood

En mayo de este año Anna Sorokin fue condenada a prisión por haber robado decenas de miles de dólares a bancos, hoteles y amigos del jet set. La joven, de 28 años, deberá cumplir entre cuatro y doce años por haber sus reiteradas estafas.

Todo empezó en 2016 cuando la ruso-alemana desembarcó en Estados Unidos. Hija de un exconductor de camiones, Sorokin se negó a continuar con una vida ordinaria y sin lujos. El primer paso, crear una nueva identidad.

Se autonombró Anna Delvey y con astutas mentiras y una inaudita confianza en sí misma la joven convenció a su entorno de que tenía un fondo fiduciario de 60 millones de euros que se encontraba en bancos extranjeros con los que financiaba su altísimo estilo de vida.

Todo empezó en 2016 cuando la ruso-alemana desembarcó en Estados Unidos
Estuvo en los mejores restaurantes de EE.UU

A veces su padre era diplomático, otras ejecutivo petrolero o magnate en la industria de los paneles solares. Con esas historias, la joven consiguió alojarse en hoteles de moda, comer en lujosos restaurantes y visitar regularmente spas y salones. Todos sin gastar un solo centavo.

Gracias a sus alardes de niña rica, Sorokin se comenzó a relacionar con integrantes de las familias más acaudaladas de Nueva York y, con la promesa de devolver el pago, los convenció para que costearan con sus billeteras los caprichos de la estafadora.

De noviembre de 2016 a agosto de 2017, logró viajar gratis en aviones privados y vivió meses en lujosos hoteles de Manhattan cuyas cuentas nunca pagó.

Convenció a aerolíneas para viajar gratis

En otra oportunidad, invitó a su ex mejor amiga, Rachel Williams, editora de fotos de la revista Vanity Fair, a una villa en Marrakech de 7.000 dólares la noche.

Ella dijo que pagaría todos los gastos pero finalmente Williams tuvo que hacerse caro de una cuenta de 62.000 dólares, más que el salario anual de la fotógrafa.

Estafó a bancos, restaurantes, aerolíneas y amigos.

También convenció a la compañía de aviación Blade para que la llevara en un jet privado a visitar al gurú de las inversiones Warren Buffett en Omaha, tarea que tuvo un costo de 35.000 dólares que ella nunca pagó.

A medida que se veía más inmersa en la elite neoyorquina, Sorokin se centró en un ambicioso proyecto para abrir un club privado en Manhattan que albergaría una colección de arte, bar y discoteca.

Intentó conseguir un préstamo de 22 millones para lanzarlo después de convencer a un poderoso promotor para que le proporcionara un lugar en la prestigiosa Park Avenue.

Pero todo se derrumbó para cuando fue acusada a fines de octubre de 2017 por robar "aproximadamente 275.000 dólares a través de múltiples estafas".

la jueza Diane Kessel le impuso una condena de entre cuatro y 12 años

"La supuesta conducta criminal de esta acusada se extiende desde el fraude de cheques a préstamos robados de seis cifras e incluye estafas que resultaron en un viaje gratis a Marruecos y desplazamientos en aviones privados", dijo el pasado mayo el fiscal de Manhattan, Cyrus Vance.

Tras deliberar, en mayo de este año la jueza Diane Kessel le impuso una condena de entre cuatro y 12 años ante una sala abarrotada de gente, en el tribunal estatal de Nueva York.

De la Corte a la TV

El juicio contra Sorokin tuvo gran repercusión y la historia de la joven de clase media que engañó a la elite neoyorkina se convirtió en una obsesión para los escritores americanos.

En julio de este año comenzó a correr el rumor de que Netflix y HBO estaba interesados en producir series basadas en la historia de Anna Delvey y posteriormente la creadora de Grey's Anatomy, Shonda Rhimes, compró los derechos de un artículo publicado en el The New York Magazine para escribir un guion sobre Anna Delvey.

Según informó Vanity Fair, en 2018 el gigante del streaming había acordado pagarle a Sorokin $ 100,000 por su historia, más $ 7,500 de regalías y una tarifa de consultoría de $ 15,000 por episodio.

Se aprovechó de varios amigos famosos

Pero el estado de Nueva York se habría opuesto a dicho arreglo. Aunque la Oficina del Fiscal General no pidió que devuelva el dinero, según los informes, retuvo unos $ 100,000, mientras intenta invocar una ley del "Hijo de Sam", una ley que busca evitar que los delincuentes se beneficien de sus crímenes.

Dicha ley está inspirada en el caso de David Berkowitz, un asesino en serie al que se le impidió en 1977 vender la televisión o los derechos cinematográficos de sus crímenes.