Informes realistas sobre dispersión de la fuerza patriota

Las escaramuzas libradas por avanzadillas realistas de este lado de la cordillera fueron celebradas en Santiago con el propósito de insuflar ánimos a partir del desempeño de los oficiales realistas.

El sistema de operaciones militares en la cordillera por parte de realistas y patriotas fue seguido atentamente por las autoridades coloniales residentes en Chile, quienes cursaban oficios al virrey del Perú.

La acción de Picheuta y Potrerillos ocupó un lugar de relieve en la agenda del presidente Francisco Marcó del Pont, quien ordenó publicar un número extraordinario en la Gaceta con el ánimo de alentar la opinión a favor del rey, y en contra de la acción militar dirigida por los “rebeldes”.

De tal modo, el 28 de enero el vecindario de Santiago, como el de otras villas aledañas, pudo tomar conocimiento de las acciones militares cordilleranas, introduciendo mayor zozobra e incertidumbre sobre el curso de la guerra.

“El muy ilustre señor presidente don Francisco Casimiro Marcó del Pont, deseoso de hacer conocer a los rebeldes que ni los eternamente escarchados Andes son capaces de contener el denuedo y militar ardor de sus valientes tropas, y para acostumbrar a estas a despreciar los peligros que son consiguientes al tránsito de esas gigantes montañas, destacó al mando del sargento mayor del regimiento de infantería de Talavera, don Miguel Marqueli, dos compañías de cazadores de Talavera, y la ídem de Chiloé, de las que cincuenta hombres debían quedar en guardia de los bagajes, para que avanzándose hasta el otro lado de la cordillera sorprendiesen las guardias enemigas e hiciesen reconocimiento de los puntos que ocupan y de las fuerzas con que los sostienen los insurgentes."

“Este benemérito oficial ha desempeñado cumplidamente las confianzas del gobierno y obrando según las instrucciones comunicadas por él, el día 24, después de pasar las laderas de Las Polvaredas, de la Jaula y Cortaderas, sorprendió la guardia de Picheuta, le hizo siete prisioneros, del resto se ahogaron dos, y escaparon a favor de la oscuridad los otros. El 25 fue atacado en el punto de Potrerillos, por más de 400 rebeldes, que, después de una viva acción que duró cuatro horas, fueron rechazados y puestos en fuga, dejando en poder de nuestros soldados en campo, gran número de muertos y parte de sus municiones, según detalle el siguiente parte oficial que dicho Marqueli dirigió a esta superioridad desde la villa de los Andes.”

Saldo de la acción de Potrerillos, según la versión realista

El jefe de la operación sobre Potrerillos, el oficial Miguel Marqueli, informó a su superior los pormenores del enfrentamiento con la partida dirigida por Enrique Martínez. Según el parte reproducido en las páginas de la Gaceta, el 25 de enero se rompió el fuego a las 5 de la mañana, por lo que el oficial ordenó la disposición de guerrillas talaveras y de Chiloé.

Después de  4 horas de fuego, “la victoria resonó en las bocas de nuestros soldados” mientras se dio inicio a la persecución que se prolongó por algo menos de una legua hasta el estrecho de Las Vacas. Entretanto, “el campo de batalla quedó para nosotros”, lo que permitía recoger las caballerías, víveres, municiones y prisioneros de guerra (que incluyó a dos espías).

Por su parte, los enemigos (es decir, los oficiales y soldados del E. de los Andes), recogieron con “celeridad increíble a sus heridos y sus muertos”.

Mientras lo hacían, y según el testimonio del oficial realista, “venían tocando marchas francesas e insultándonos, por nuestra parte no se oyó más que fuego y vivas al Rey. Su pérdida  -agregó Marqueli- debe ser muy grande atendiendo a lo bien dirigido de nuestro fuego, y a que, a más de lo que recogían, dejaron 15 cadáveres”.

En cambio, las bajas del ejército realista habían sido menos: sólo habían muerto 4 talaveras y habían recibido heridas graves 7 soldados de Chiloé.

El coraje de sus tropas no dejó de ser subrayado por el fiel defensor del rey y la monarquía española: “Todos, todos, oficiales, soldados, chilotes, talaveras, han sobrepasado la alta opinión que tan justamente se habían adquirido. No se puede dar una bravura igual. El honor, el entusiasmo y la constancia, brillaban en ellos a porfía y con soldados semejantes puede vuestra señoría asegurarse que llevará la victoria a dondequiera que se encamine. Esta misma noche repasé la cumbre y vine a alojar a la guardia. Al paso nos tomó un recio temporal, la mayor parte de la tropa quedó a pie, y los heridos sin ningún auxilio sufrían con paciencia estoica (...)”. Marqueli había confeccionado el parte el 26 de enero de 1817 desde Santa Rosa de los Andes.

Silueta biográfica

Francisco Casimiro Marco del Pont

Origen. Nació en Vigo, España, en 1770.

Función militar. Optó por la carrera militar desde muy joven. Participó en la guerra contra los franceses, lo que le valió un ascenso político en las colonias una vez restaurado Fernando VII al trono español. Fue enviado como gobernador a Chile una vez restaurado el pendón real después de la batalla de Rancagua.

Emprendió sin demasiado éxito una furibunda política de pacificación contra los partidarios de la independencia, que incluyó el destierro y confiscaciones de bienes.

Fin. Luego de la derrota de Chacabuco (12 de febrero de 1817), fue tomado prisionero y conducido a Lujan (provincia de Buenos Aires), donde murió en 1821.

Bibliografía

- Gaceta del gobierno de Chile, 28 de enero de 1817, Biblioteca de Mayo, Tomo XVI

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA