viernes 23 de abril de2021

Mas allá de las burbujas, es un producto con alta turbidez, alcoholes que suelen ser bajos y una filosa acidez.
Guarda14

Pet Nat: el más atrevido de los vinos

Sin dudas, Pet Nat es un nombre que suena mucho entre los enófilos en la actualidad. Además, cada vez más bodegas se animan a hacerlos. Veamos de qué se trata.

  • lunes, 5 de abril de 2021
Mas allá de las burbujas, es un producto con alta turbidez, alcoholes que suelen ser bajos y una filosa acidez.

“Pet Nat” es el término amigable que utilizamos para nombrar a los “Petillant Naturel”, nombre que en francés describe a los vinos naturales ligeramente espumosos.

Este moderno estilo de vinos proviene directamente de los primeros espumosos elaborados en la historia (es probable que de manera accidental). Eran los vinos que frenaban su fermentación debido al frío, y luego retomaban la misma con los calores de la primavera, ya embotellados, de manera que generaban gas carbónico dentro de la botella de manera totalmente natural. Se suele llamar a esta forma de vinificar “método ancestral”.

Actualmente el procedimiento es el mismo. Son vinos que terminan su fermentación alcohólica (conversión de azúcar en alcohol a cargo de las levaduras, con desprendimiento de gas carbónico) dentro de una botella. De esta forma se genera naturalmente un gasificado muy agradable, sumado a los restos de levaduras que se encargaron de terminar la fermentación.

¿Cómo se hace?

Actualmente se realiza a partir de cualquier vino base: puede ser blanco, rosado, tinto, o hasta naranjo. Se mide el nivel de azúcar en la fermentación de estos vinos y se procede a embotellarlos cuando solamente restan aproximadamente 15 gramos de azúcar por cada litro. Este momento de embotellado es variable y dependerá de las habilidades del enólogo su determinación.

Una vez embotellado, el vino queda a la suerte de la naturaleza: las levaduras terminarán de fermentar estos azúcares, produciendo el ya mencionado gas carbónico y dejando, en algunas oportunidades, restos de azúcar que también aportarán dulzura al futuro vino.

La magia de estos vinos reside en que el producto final muchas veces podrá sorprendernos (tanto positiva como negativamente), ya que suele presentar muchos sedimentos provenientes de las levaduras que fermentaron, como también variados niveles de gasificación y azúcar en el producto final.

¿Cuáles son sus características?

Una vez abierta la botella para su consumo, nos encontramos con vinos muy divertidos, pero también desafiantes.

Mas allá de las burbujas, encontramos un producto con alta turbidez (por los motivos ya mencionados), alcoholes que suelen ser bajos, y siempre acompañados de una filosa acidez, lo que permite que sean muy fáciles de beber. En ocasiones (dependiendo del humor de las levaduras), podemos encontrar también restos de azúcar, aportando dulzor a la botella.

¿Dónde encajan estos vinos en el mercado actual?

No daremos espacio en esta nota para la discusión de si existen realmente vinos naturales, o, mejor dicho, si existe algún vino que no sea natural. Pero, sin dudas, alguna los Pet Nat llegaron de la mano de la nueva filosofía de “vinos naturales”, sin agregados y sin intervención humana.

Así, esta opción, se convierte en un vino diferente dentro del nicho de los “vinos naturales”, lo que hace bastante difícil poder hacerse de una botella de cualquiera de ellos, ya que solo hay un puñado en el mercado. Sin dudas es un vino atrevido, para los consumidores más jugados.

Finalmente, más allá de ser un vino muy controversial, creemos que su impacto en nuestra industria es sumamente positivo.

Cada vez son más las bodegas que se animan a productos distintos, mostrando diversas caras de la vitivinicultura y distintas formas de disfrutar un vino pero, sobre todo, ofreciendo cada vez más opciones a los consumidores que, al final del día, son quienes deciden comprar y disfrutar una botella de vino.

Lic. en Enología y Mgter. Matías Morcos