Las alternativas para agregar madera al vino y evitar la inversión en barricas

La industria discute la necesidad de guardas en barrica y cada vez se utilizan más otras técnicas. Cuáles son.

La industria vitivinícola adoptó el uso de la madera como elemento característico de la producción del vino. Tal es así que es difícil pensar en una botella que no haya entrado en contacto con este material.

Según los especialistas, la madera le aporta estabilidad y elementos antioxidantes que permiten un envejecimiento más lento. Beneficios que se suman a la injerencia misma de la madera en la personalidad del vino, tanto en sus virtudes aromáticas como su sabor.

Sin embargo, la industria atraviesa un proceso en el cual se discute la necesidad de hacer que la madera intervenga en el desarrollo o, por lo menos, que su presencia se vea atenuada. Esto a través, por ejemplo, de crianza en barricas más grandes para que una menor proporción de vino entre en contacto con la madera.

El motivo no solo está relacionado con la calidad, sino que también se tiene en cuenta el alto costo de las barricas, que solo pueden ser usadas algunas veces -entre una y cuatro-.

A pesar de estas tendencias y considerando las limitaciones, hay bodegas que utilizan alternativas para hacer intervenir el vino por la madera sin la necesidad de usar barricas o toneles.

Sí bien no cuentan con una aceptación total de la industria, muchas bodegas ya las están implementando. Te dejamos 3 opciones.

Chips de roble

Se trata de pequeños trozos de unos 15 milímetros de diámetro que se utilizan para agregar al proceso de crianza o hasta en el momento de la fermentación. La crianza puede ser en piletones de acero inoxidable con el agregado de estas piezas. Recomiendan una utilización de entre 3 y 5 gramos por cada litro. Aportan en la estabilidad del vino.

“Arroz” de roble

Similar al anterior, se diferencia en que las partículas son mucho más pequeñas, de unos 5 milímetros en promedio y esto facilita que las características de la madera se transfieran con mayor velocidad. Sirven para introducirlos en la última fase de la crianza para que le aporten las características aromáticas, sin la necesidad de que el vino pase por barrica.

Duelas

El formato se diferencia de los anteriores pero no su utilización final. Se trata de una estructura de tablas unidas por una eje que puede ser de acero. Se introducen de manera vertical dentro de las piletas o tanques, que son los que van a definir el diámetro de la duela. También aportan estabilidad y estructura al vino. Están adaptadas a solo tres o cuatro usos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA