sábado 15 de agosto de 2020

En esta nota consejos y la guía experta para que disfrutes del vino en tu casa.
Guarda14

Degustaciones en cuarentena, un nuevo hábito en torno al vino

Realizar este ejercicio en casa es algo cada vez más frecuente en aficionados y expertos. Cómo practicar y qué aspectos tener en cuenta para lograr una enriquecedora experiencia.

En esta nota consejos y la guía experta para que disfrutes del vino en tu casa.

Es cierto que esta época de cuarentena implicó cambios y reacomodamientos en las rutinas diarias de todo el mundo. También surgieron intereses y nuevos hábitos que, tal vez, antes eran impensables poder realizarlos desde el hogar, en soledad y sin una guía adecuada.

Hoy, con más tiempo y con la imposibilidad de participar de clases y capacitaciones de manera presencial, cada vez más personas se animan a incursionar en prácticas placenteras, desde sus casas, y con el objetivo de aprender y, sobre todo, disfrutar.

El ejercicio de degustar un vino es ejemplo de estas nuevas experiencias en cuarentena. El consumo en hogares ha aumentado considerablemente. Los deliveries de bebidas están a la orden del día, proliferan las charlas y cursos virtuales introductorios, y las bodegas y vinotecas presentan muy buenas promociones en etiquetas nacionales.

Todo está dado para animarse a experimentar una cata, con elementos y conocimientos básicos y así acercarse más a este fascinante y disfrutable universo del vino.

Pocos implementos, gran degustación

Guarda 14 consultó a la sommelier Romina Rolón, socia fundadora de Envinados Mendoza, y una convencida de que es posible aprender más sobre vinos a partir del ejercicio en nuestros hogares, sin grandes conocimientos y sin la presencia de un experto.

En casa podemos también, con esta guía, probar y degustar diversas sensaciones en torno al vino. Foto: Gustavo RogéGustavo Rogé | Gustavo Rogé

“Este año nos hemos dado cuenta de que todo es acomodable. Tenemos tiempo, nos gusta el vino y con una pequeña guía podemos aprender y disfrutarlo, cada uno desde su casa”, comentó la experta que, en estos meses ha incursionado en el dictado de encuentros virtuales y ha ideado un kit de degustación hogareña que contiene todos los elementos necesarios para iniciarse en el arte de las degustaciones.

“Existen distintos tipos de degustaciones a realizar, de acuerdo a los implementos con los que contamos”, dice Rolón. Estos son:

Sacacorchos, de dos tiempos, preferentemente;

Una copa –en lo posible, tipo copón, de boca ancha y de cristal-;

Una hoja de papel o mantel blanco –para utilizarlo de fondo y apreciar los matices del vino que se degusta-;

Vaso con agua para hidratarse constantemente mientras se realiza la cata. El agua refresca y enjuaga la boca; y

Un lápiz y anotador para dejar por escrita nuestra experiencia e impresiones sobre el ejercicio y el vino.

A partir de aquí, fácilmente se puede realizar una degustación con el objetivo de descubrir nuestro vino favorito: un varietal determinado, una categoría específica (blanco, tinto, rosado, espumante) o un estilo (joven, de crianza).

Romina Rolón, una guía experta.

Si podemos contar con dos copas (iguales, ya que la copa funciona como amplificador de aromas y si son distintas, el vino va a reaccionar distinto en cada una), se puede llevar a cabo una degustación comparativa entre un mismo varietal de distintas zonas o de diferente añada. Cómo se manifiesta ese varietal de acuerdo a su lugar, o el color que presenta de acuerdo al año de cosecha, son algunos de los aspectos que se podrán analizar. Pero también, se pueden comparar vinos de diferentes varietales para descubrir la tipicidad de cada uva e inclinarse por alguna favorita.

Si sumamos una tercera copa, se pueden catar, aquí, estilos diferentes de vinos de un mismo varietal. Por ejemplo: un malbec rosé, un malbec joven y un espumante de malbec. O bien, se puede realizar una cata con un blanco, un rosado y un tinto, en ese orden. Aquí, quedarán bien marcadas las diferencias de estilos de cada producto.

“En cada una de las prácticas es importante descubrir, lentamente, los aromas y las diferentes texturas en boca que aporta el vino”, explica la experta.

Pasos para una degustación en casa

De manera sencilla y en pocos pasos, cada uno puede ser su propio guía y realizar una degustación en casa. Los pasos sugeridos son:

Descorchar la botella a temperatura justa y servir el vino en la copa (menos de la mitad de la capacidad).

En una copa podemos explorar el aroma y el color de un vino.

Para la fase de la vista, inclinar la copa a 45° para apreciar los colores. En el centro de la misma habrá un matiz más intenso, en la parte de arriba, más claro. También, se pueden poner los dedos detrás de la copa para percibir la intensidad del color (poca, media o alta). Por último, corroborar que el vino esté limpio. A veces, hay vinos sin filtrar, que puede contener algunos sedimentos. Eso no es señal de un vino malo.

Luego, se lleva la copa sin moverla a la nariz para apreciar su intensidad aromática. “No hay que frustrarse. Si uno siente aroma a vino, está en buen camino. La percepción de aroma es una disciplina que se logra con el tiempo y con la práctica. Es un entrenamiento. Un buen ejercicio para entrenar nuestra nariz es elegir los descriptores más representativos de cada familia aromática que tengamos a mano. Por ejemplo: cáscara de limón para reconocer los cítricos; romero o tomillo, para reconocer la familia aromática herbal; y pimienta en granos, para reconocer especias”, explica Rolón.

Por último, tomar un primer sorbo para acostumbrar la boca al vino. Así, se descubrirán texturas diferentes, como sedosidad o rasposidad, entre otros. Además, se notará la persistencia del vino y si e acorde para tomar solo o necesita un acompañamiento para poder disfrutarlo mejor.

Tips para disfrutar plenamente un vino

La sommelier Romina Rolón sugiere poner en práctica algunas recomendaciones a la hora de realizar una degustación o, simplemente, beber un vino:

- Cuando se degusta un vino es preferible no consumir nada que pueda resultar invasivo en aromas y sabores y pueda modificar ese vino;

- el color del vino no se aprecia a contraluz o llevando la copa delante de una luz artificial. Sí, con la copa a 45° de inclinación, sobre fondo blanco;

- es imprescindible contar con copas limpias -lavadas y bien secadas con papel de cocina o paño liso-;

- es recomendable hacer círculos con la copa, apoyada sobre la mesa. De esta manera, los aromas se volatilizan y se puede apreciar una intensidad de aromas que sería diferente si no se hiciera;

- es fundamental realizar la degustación en un ambiente ventilado, con buena luz, tranquilo y alejado de aromas invasivos, como los que provienen al cocinar, por ejemplo;

- la correcta temperatura de los vinos al momento de ser servidos es crucial para su disfrute. En líneas generales, los espumantes se sirven entre los 8 y 10°C, los blancos entre 10 y 12°, los rosados de 12 a 14°, y los tintos, entre los 14 y 16°;

- para lograr la temperatura adecuada, hay que llevar los vinos a la heladera, por lo menos, dos horas antes de su consumo; y

- por último, conservar los vinos lejos del alcance de la luz, en un lugar fresco y en forma horizontal.