domingo 1 de agosto de2021

Fincas

Tomate y ajo: un buen crecimiento que apuesta por más desarrollo

Tomate y ajo: un buen crecimiento que apuesta por más desarrollo
Se destaca el crecimiento en cantidad y precio de producciones hortícolas como ajo, cebolla y tomate para industria. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Las cosechas de la temporada 2020-21 arrojaron un número récord para el tomate de industria y buenos valores para el sector ajero. Expectativas y dudas.

  • sábado, 19 de junio de 2021
  • hs.

La horticultura mendocina tiene buenos números para celebrar el cierre de la temporada 2020-21. Los aumentos en hectáreas de tomate y ajo derivaron en una mayor cosecha, con unos precios que acompañaron el crecimiento y, en general, buenas expectativas por delante.

Desde el Ministerio de Economía, los números que maneja la Dirección de Agricultura, en base a datos del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) señalan el crecimiento en cantidad y precio de producciones hortícolas como ajo, cebolla y tomate para industria. Incluso, apuntan durante 2020 a un aumento de hectáreas de ajo, que pasó de alrededor de 11 mil ha a 13 mil ha y del tomate para industria, cuya superficie creció en 500 ha.

En lo que se refiere al ajo, se pasó de una producción de 139.807 toneladas en la temporada 2019-20 a una cosecha de 158.241 toneladas. El precio pagado de ajo en verde en rama pasó de $ 21 por kilo a $ 31,23 en la última temporada.

Además, el Gobierno señala un aumento estimado de tomate industria de 148.000 tn a 280.000 tn, con un precio que creció de $ 6,7 por kilo a $ 9,8 por kilo. Con una escala menor, la cebolla entre una temporada y otra pasó de 34.155 toneladas y un precio de $ 9 por kilo, a producir 34.245 toneladas por $ 12,80 el kilo.

Javier Gancedo, asesor de la Unión Frutihortícola Argentina (UFHA) región Cuyo, coincide en que más allá de los números es indudable el crecimiento del ajo y el tomate en la provincia. En ese sentido, señala las inversiones que realizan ambos cultivos en mejoras tecnológicas, como el sistema de riego y tener buenas semillas, así como la mecanización.

“Respecto del tomate, se ha mecanizado mucho el trabajo, con lo cual la mano de obra ha dejado de ser un factor limitante y eso ha hecho aumentar la cantidad de hectáreas. Más todo lo que es el know how en semillas, fertilizantes, etcétera”, señala el asesor de UFHA. Además, destaca nuevas producciones intensivas en las zonas de Corralitos y El Borbollón.

En cuanto a los precios, Gancedo no tiene datos específicos y actuales de estos productos hortícolas pero entiende que, si se dolariza, el tomate está dentro de los valores históricos. En cuanto al ajo, recuerda que hay mucha más variabilidad según se trate del tipo de producto, la calidad y su destino.

Una cosecha récord

Cosme Argerich, ingeniero agrónomo del INTA y supervisor técnico de la Asociación Tomate 2000, tiene otros datos respecto del tomate para industria, pero coincide con el crecimiento. Tras un relevamiento a industrias, Argerich calcula que Mendoza este año tuvo una recolección de 243.224 toneladas, una cosecha récord. También hubo récord nacional, con un valor total de 594.500 toneladas (la temporada pasada se habían levantado 460 mil tn).

Para Argerich, las razones de estos grandes números son una sumatoria de varios factores: se cultivaron 500 hectáreas más en Mendoza durante el año pasado, el clima respondió muy bien durante el verano (salvo algún granizo en el Valle de Uco y días lluviosos) y durante marzo y abril la sequedad ayudó en las cosechas.

En cuanto al nuevo ciclo que se inicia ahora, este ingeniero agrónomo considera que “con una macroeconomía en la que la importación está muy cerrada, las industrias están apuntando a producir localmente, así que se puede considerar muy anticipadamente que hay buenas perspectivas”. El asunto, afirma, es encontrar buenas fincas y productores que hagan una buena gestión de preparación del cultivo.

“El precio fue aceptable para los productores, está dolarizado así que uno sabe dónde está parado. Antes, era muy incierto todo. Ahora el precio está a 85 dólares la tonelada (al valor del dólar oficial). En dólares se ha mantenido igual. Eso le da más transparencia y se puede hacer porque son cultivos industriales”, apunta Argerich.

Finalmente, el ingeniero agrónomo del INTA destaca la integración de la cadena del tomate industrial, con un buen trabajo de la asociación en transferencia de tecnología ayudando en corregir o evitar problemas técnicos en las fincas, además de tener una compensación por granizo que cubre un 100% de los daños.

Las dudas del ajo

Fuera de la industria vitivinícola, el ajo es el principal producto agrícola que exporta Mendoza en divisas y no es de extrañar que su producción creciera luego de años con buenos precios. Desde Asocamen, la cámara del sector, su gerente Guillermo San Martín confirma el crecimiento en volumen y precios pagados al productor respecto de la temporada anterior.

“La temporada anterior, la de 2019-20, hubo muy buenos precios. Eso estimuló a que hubiera levemente más superficie y más producción en la temporada de 2020-21. Automáticamente cuando hay buen precio en una temporada, en la siguiente aumenta la oferta explica San Martín.

Si bien todavía no hay datos firmes de cuánto ha crecido la plantación en 2021, si sigue el comportamiento de las temporadas anteriores es probable que este año también crezca la superficie. De todas formas, hay algunas dudas en base al mercado internacional que frenan las buenas expectativas.

Ocurre que tanto China (principal consumidor y productor mundial) como Brasil (principal mercado para Mendoza) están aumentando su propia producción y eso va a complicar la participación del ajo mendocino. “Esto nosotros lo vamos a terminar de saber en agosto cuando la agregaduría agrícola de la embajada argentina en China elabore un reporte sobre la superficie cultivada de ajo en ese país”, comenta San Martín. Incluso, los precios del ajo en Brasil están tan bajos que el mercado argentino empieza a importar ajo brasileño, compitiendo con el producto local. Vale recordar que, por la falta de frío, producir ajo en Brasil es entre u$s 1.500 a u$s 3.000 más costoso por hectárea que una producción en Argentina (dependiendo del ajo y del modelo tecnológico).

Sin embargo, por la alta calidad, la cercanía con el mercado y una fuerte campaña de promoción, están logrando mayor presencia en su propio mercado.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes