domingo 13 de junio de2021

Patricia Freuler de Ortiz: “Este año las ventas de vinos estarán enfocadas en los supermercados”
Patricia Freuler de Ortiz: "Desde enero vemos que el precio del vino cayó un 8,7%. Si esto se sostiene, el sector dejará de tener rentabilidad"
Fincas

Patricia Freuler de Ortiz: “Este año las ventas de vinos estarán enfocadas en los supermercados”

La empresaria y presidente de Bodegas de Argentina habló sobre los mercados, los precios y lo que se avecina en el inicio de la vendimia.

Patricia Freuler de Ortiz: “Este año las ventas de vinos estarán enfocadas en los supermercados”
Patricia Freuler de Ortiz: "Desde enero vemos que el precio del vino cayó un 8,7%. Si esto se sostiene, el sector dejará de tener rentabilidad"

Desde enero vemos que el precio del vino cayó un 8,7%. Si esto se sostiene, el sector dejará de tener rentabilidad y va a hacer que las bodegas no vendan”, explicó Patricia Freuer de Ortiz. La presidente de Bodegas de Argentina habla sobre la actualidad del mercado, el escenario exterior, la negociación con el programa “Precios Máximos” y el inicio de la vendimia, entre otros temas.

Desde la entidad, que agrupa a 200 bodegas de todo el país, se pidió al ejecutivo nacional que se libere el precio del vino, mientras otros empresarios esperan por una retracción del mercado interno y mayor competencia. La voz de la presidente señala: “Estamos negociando con ‘Precios Máximos’, aparentemente se solucionaría en estos días. Habíamos tenido una promesa para el 31 de enero -que no fue- y hoy hay una nueva oferta que nos permite pensar que esto va a pasar. Mientras estén estos precios es posible que la venta caiga, porque hay segmentos que se hacen insostenibles para las bodegas; sobre todo aquellos que más crecieron el año pasado (botellón, tetrabrick y damajuana). Tenemos que ver como se resuelve, si no se le da una solución inmediata es difícil que continúe”.

-¿Qué escenario se observe en el mercado externo?

-Si hablamos de las exportaciones y sacamos a los graneles -cuyas ventas a fines del año pasado cayeron bastante después de un boom importante-, observamos que en los fraccionado tuvieron un leve crecimiento en el volumen de despachos, pero con una caída en el valor durante el 2020. Esperamos que haya una recuperación del mercado estadounidense, el principal destino de Argentina. Hay una tendencia en la demanda y esperamos que haya una recuperación en el valor.

A nivel mundial la situación varía mucho. Las importaciones en China se contrajeron bastante durante el año pasado y no sabemos cuánto se va a recuperar durante este año; aún no es uno de los principales destinos argentinos, pero sí es una de las plazas posibles para lograr crecimiento. Si China no se recupera rápido, un poco de las esperanzas que tenemos para ese mercado no las vamos a tener.

-¿Cómo funcionó la promoción de los vinos argentinos?

-La promoción está por debajo de lo que debería ser. La inversión que se hacen en promoción es muy baja en comparación de lo que hace la competencia, siempre corremos en desventaja. Tenemos poca plata para trabajar en la promoción y tenemos que dividirla en todo el mundo.

A veces las acciones que se llevan a cabo no alcanzan. El año pasado esta situación se agravó, porque no hubo ferias y el trabajo comercial de visitar a clientes no se pudo hacer, eso siempre juega en contra. Hubo otras formas vinculadas a la virtualidad, de degustación.

En 2021 la ProWein (en Alemania) ya se suspendió. Esperemos que próximamente haya alguna feria y podamos volver a trabajar en el mundo, porque sino el mundo se olvida de que existimos.

-¿Qué hace hoy competitivo al vino argentino?

-La calidad sobre todo, la relación entre precio y calidad sigue siendo muy buena; el malbec sigue siendo reconocido como una cepa Argentina por más que algunos digan que este varietal se está agotando. Hay mucho por crecer con el malbec en otros mercados.

En el mundo este año habrá faltantes, tanto de cabernet como de chardonnay; tenemos una muy buena oferta en estos vinos y la oportunidad de que nos conozcan. Allí es donde necesitamos invertir en promoción, para que ante la falta mundial de estos varietales nos tomen como una opción y la Argentina no sea solo conocida por el malbec, sino por sus vinos de buena calidad.

-Exploraron con nuevos formatos para atraer consumidores y el año pasado se volvió a las latas. ¿Tienen expectativas de crecimiento de consumo en los segmentos más jóvenes?

-Sí. Se espera que con este nuevo formato los nuevos consumidores puedan entrar antes al mundo del vino de una forma divertida e informal, después va a ir creciendo en calidad. Es bueno que los jóvenes empiecen a conocer de vino, para que pasen a la experiencia de la botella y conozcan los varietales. Aumentar el número de consumidores es lo que necesitamos.

-De acuerdo a su mirada del mercado, ¿se van a apuntalar las campañas de promoción local para sostener ventas?

-Para el ámbito local no hay un programa de promoción directa como lo hay para el mercado externo, en donde participan todas las bodegas y se fijan cuales van a ser los mercados objetivos y con que presupuesto se va a hacer. A nivel local cada bodega trabaja en forma individual y la promoción está liderada por las grandes empresas.

En 2020 las ventas estarán apuntadas a los supermercados, porque el año pasado es lo que mejor funcionó. Por otro lado, esperamos que se abran más restoranes y que los otros canales de comercialización puedan crecer, como las vinerías, que ya están funcionando. Más allá de las publicidad, las bodegas están realizando promociones con degustaciones presenciales y eventos. Hay que inventar otros formatos que sean igualmente efectivos.

-¿Con qué nuevos formatos de promoción se ha experimentado?

-Es más difícil y caro poder hacer degustaciones virtuales, porque hay que hacerle llegar a cada persona el vino a su casa. Son formas distintas, pero el vino sigue siendo un fenómeno social. Se había puesto de moda en las vinotecas realizar una degustación los viernes por la noche, traer un sommelier que hablara sobre el vino y acompañarlo con tapas. Era todo un programa y eso ayudaba mucho a la venta.

Todo eso se suspendió y estamos esperando que se retome. Hoy no tenemos tanto turismo enológico, por lo que todo lo que se hacía para la promoción en el mercado interno está más cortado. Las campañas gráficas en el exterior se hacen como “Argentina productor de vino”. En el ámbito local se hacen por marca y es para promocionar una etiqueta.

-Hablando del conjunto ¿cuál es el guiño de los Precios Cuidados?

-Se está trabajando para que varias bodegas entren en el programa de Precios Cuidados, pero no está todo definido. Se esta trabajando en ampliar la oferta e incluir en el listado a las demás marcas de vinos.

El gobierno se quiere asegurar, más allá de que el vino no incide en la inflación, que no se genere un descontento por los aumentos. Los incrementos serán graduales y no van a ser de dos dígitos. Lo que se busca es poder preservar al consumidor, mantener el terreno que se ganó.

- ¿Cómo viene la vendimia de la presente temporada?

-Muchas bodegas empezaron con la cosecha de uva para sus espumantes. Viene bien, aunque hay una merma de producción este año. No sabemos de cuánto será; todo depende de la zona y del varietal. Hay una estimación del INV del 20% de caída de producción en otras provincias, producto de las heladas tempranas que hubo.

Sabemos que se registraron pérdidas de uvas blancas. Con los tintos, hay más incertidumbre. Nunca se sabe cuánto se vieron afectadas o como serán los racimos. El total lo tendremos en la balanza al final de la cosecha.

-¿Hay buena disponibilidad de mano de obra?

-La vendimia recién empieza. Hay que ver -en lo sanitario- como se desarrolla y si habrá mano de obra suficiente cuando esté transcurriendo la etapa más fuerte de la cosecha. No sabemos si llegarán cuadrillas de otras provincias o cómo seguirá avanzando el virus.

-¿La tecnificación es una solución?

-Hay bodegas que se han mecanizado y hay empresas que las alquilan. Es una gran ayuda frente a cambios climáticos, pero no puede remplazar el valor de la mano de obra.