domingo 25 de octubre de 2020

Fincas

La importancia de una nutrición equilibrada, eficiente y de calidad

La fertilización con Nitrógeno (N) es la más importante en la agricultura. Pero un tema no siempre tenido en cuenta, es el de las fuentes de N que tenemos disponibles en el mercado.

Nitrógeno ureico, amonio y nitrato son las tres formas típicas en las que el nutriente estrella de los cultivos se presenta en el mercado y es en esas alternativas en las cuales nos vamos a enfocar en esta nota.

La urea es la forma más popular de aplicar N. Las ventajas de la urea son su relativo bajo costo, alta concentración en Nitrógeno (46-00-00, o lo que es lo mismo, 46 unidades de N por cada 100 kilos de producto), y disponibilidad, ya que es un producto que se fabrica en el país. Pero la urea es también la fuente de N menos eficiente. En los procesos de transformación se pierden grandes cantidades de nutriente, ya sea por liberación de amoníaco al ambiente, fijación o lixiviación.

En general se acepta que, bajo condiciones adversas, las pérdidas por volatilización a partir de urea aplicada superficialmente, pueden alcanzar magnitudes tan altas como del 50% del Nitrógeno aplicado. Cuando se aplica urea al suelo, el N disponible no puede ser absorbido por las raíces ya que necesita una transformación en el suelo. El N ureico se transforma en amonio (NH4) primero, y luego sufre otra transformación hacia la forma nitrato (NO3) que es la forma de N preferida de las raíces. Esas transformaciones están controladas por diversos factores del suelo (pH, población de bacterias, humedad, estructura) y sobre todo ambientales (temperatura, humedad ambiente).

El pasaje de Nitrógeno ureico a NH4 involucra el mayor porcentaje de esas pérdidas, ya que el desprendimiento de amoníaco (NH3) a partir de la urea, no solamente representa pérdidas de N por volatilización, sino que ese amoníaco liberado es fitotóxico, pudiendo afectar severamente la germinación y emergencia de plántulas, en particular cuando el fertilizante es localizado muy cerca de la semilla.

Por su parte, la transformación de amonio a nitrato es un proceso que genera acidez, por lo que ésta inhibe el proceso de volatilización por hidrólisis y conlleva a pérdidas de N definitivamente inferiores.

Ing. Agr. Fernando Robledo, Ing Agr. Nicol Monteleone, Ing. Agr. Agustina Pelayes e Ing. Agr. Leandro Winkelmann.

Una fertilización nitrogenada basada en urea, necesita de más días para transformarse en amonio en el suelo y condiciones más restrictivas para nitrificarse. Teniendo en cuenta la alcalinidad de los suelos de Mendoza, podemos suponer que cuando las condiciones para una óptima nitrificación, como son las altas temperaturas y baja acidez no ocurren, habrá acumulación en exceso de amonio que, como mencionamos anteriormente, es tóxica para la planta.

Del total del N que absorben las raíces, cerca del 90% es en forma de nitratos. Es la forma, por lo tanto, más eficiente de N. Las plantas prefieren nitratos.

Con esta información a mano, Satus Argentina desarrolló Nitrogen, un fertilizante ideal para nuestros suelos, conteniendo una parte del N como forma de nitratos, de disponibilidad inmediata, y otra parte como amonio, de disponibilidad más lenta, regulada por el ambiente y el suelo. Nitrogen Hidro es un producto con 30 unidades de N, apto para usarse en fertirriego, y Nitrogen Terra está ideado para ser aplicado directamente al suelo. Nitrogen posee la fuente de nitrato y amonio más concentrada del mercado, y un equilibrado aporte de azufre, nutriente esencial para promover la baja del pH y la optimización en la absorción del resto de los nutrientes.

Nitrógeno inmediatamente disponible (NO3) y Nitrógeno en forma de amonio (NH4), que se entrega gradualmente a medida que se transforma en el suelo.

Nitrogen aporta el equilibrio ideal entre ambas fuentes de N.

La importancia del equilibrio

Una abundancia relativa de NO3 aumenta el pH del suelo y a la inversa, una alta concentración de NH4 lo acidifica. Pero esto que podría ser positivo, trae consecuencias sobre otros nutrientes, principalmente los cationes Calcio (Ca), Potasio (K) y Magnesio (Mg). Las raíces tienen una capacidad limitada para absorber estos cationes, y al generarse competencia entre ellos y el catión amonio, el exceso de éste genera deficiencias en la absorción de Ca, K o Mg, resintiendo los rendimientos y principalmente la calidad de los cultivos. Por lo tanto, una concentración elevada de amonio en la rizósfera, no solo puede generar toxicidad sino también una competencia directa con los demás cationes, lo que puede llevar a deficiencias severas a pesar de tener esos cationes disponibles en la solución del suelo.

Aplicaciones altas de urea (y su posterior transformación a amonio) y de sulfato de amonio, sin el aporte de nitratos, pueden afectar entonces, esa relación entre cationes, con las consecuencias mencionadas.

Esto es claramente visible en cultivos que crecen en condiciones climáticas que reducen el transporte de Ca a los frutos, de alta temperatura y baja humedad.

¿Y los otros nutrientes?

No solo de Nitrógeno viven los cultivos. Nutrientes como Fósforo (P), Potasio (K), Magnesio (Mg), Azufre (S) o Calcio (Ca) y los micronutrientes como el Zinc (Zn), Hierro (Fe), Manganeso (Mn) y Boro (B), son de esencial importancia para lograr rendimientos que hagan un emprendimiento sustentable.

Con la premisa de proveer productos de calidad y ofrecer una fertilización equilibrada, Satus desarrolló la línea Vodacrop para nuestros cultivos.

Vodacrop son fertilizantes NPK hidrosolubles de grado técnico, con todos los nutrientes necesarios para la agricultura de vanguardia disponibles en un solo producto y con la garantía de ser 100% solubles en agua a temperatura ambiente, una condición necesaria para lograr una alta eficiencia agronómica, permitiendo una rápida utilización de los nutrientes aplicados. Son fertilizantes diseñados en Argentina, para nuestros suelos y nuestras condiciones.

Vodacrop vs. fertilizantes líquidos

La calidad del Nitrógeno nos distingue. Vodacrop posee en sus formulaciones, equilibrios óptimos entre las partes nítrica y amoniacal.

Si analizamos la composición de los fertilizantes líquidos, vamos a encontrar que todos ellos contienen un gran porcentaje de urea disuelta. Los fertilizantes Vodacrop Premium son libres de urea y de cloruros.

En cuanto al resto de nutrientes, los fertilizantes sólidos hidrosolubles en general y Vodacrop en particular, garantizan las concentraciones indicadas en las etiquetas, poseen diferentes fuentes que mejor se adapten al momento del cultivo y tienen la posibilidad de contener todos los micronutrientes necesarios en forma de quelatos. Vodacrop incorpora en sus formulaciones a Micromix, un complejo con micronutrientes 100 % quelatados EDTA.

Existe una amplia gama de formulaciones para todos los momentos fenológicos de todos los cultivos. Fórmulas que permiten una nutrición equilibrada en todo momento, optimizando las ventajas indiscutibles de los sistemas de riego presurizados que cada vez más, se encuentra presentes en nuestro país. Formulaciones muy diversas especialmente elaboradas para fertirriego y mucho más fáciles de usar. Además, Satus ofrece la información técnica adicional necesaria, que junto a nuestro equipo de ingenieras e ingenieros, orientan al productor y/o técnico para dosificar la cantidad necesaria para cada cultivo y en cada etapa de producción, previendo así subdosis o sobredosis de fertilizantes y evitando afectar al medio ambiente.

Satus Argentina, junto a su red de distribuidores, ofrece el soporte técnico necesario y la asistencia para facilitar la disolución en el lugar mismo del uso de los fertilizantes para riego presurizado, proveyendo agitadores que permiten acelerar la disolución en aguas a temperaturas bajas y lograr que la tarea de fertilización sea rápida, efectiva y sencilla.

Para más información, nos puede contactar en info@satusargentina.com o visitarnos en las redes: Facebook, como Satus S.A. – Nutrición Vegetal, e Instagram @satus.fertilizantes