martes 11 de mayo de2021

Ganadería, se recuperan las pasturas. Qué aprendimos de la seca
Con las lluvias los campos se están recuperando en Mendoza pero varios referentes aseguran que hay que capitalizar los errores del ciclo pasado.
Fincas

Ganadería, se recuperan las pasturas. Qué aprendimos de la seca

Con las lluvias los campos se están recuperando en Mendoza pero varios referentes aseguran que hay que capitalizar los errores del ciclo pasado.

Ganadería, se recuperan las pasturas. Qué aprendimos de la seca
Con las lluvias los campos se están recuperando en Mendoza pero varios referentes aseguran que hay que capitalizar los errores del ciclo pasado.

Tras dos períodos productivos con una de las peores sequías de la ultima década, la naturaleza trajo un respiro a los productores ganaderos de toda la provincia.

Con diferentes grados de mejora, los campos se están recomponiendo. Datos del Ministerio de Economía, indican que desde la zona de Ñacuñán hasta Carmensa, las lluvias para este ciclo productivo han sido en promedio cercanas a los 600 mm. Un verdadero oasis en este desierto.

Sin embargo, la seca no se fue sin dejar heridos y, por ejemplo, el saldo ya se vio en el rodeo bovino de la provincia que venía con un buen ritmo de crecimiento, casi alcanzando las 500 mil cabezas y los resultados de 2020 mostraron una seria caída. Si tomamos que la recuperación requiere de una fuerte inversión privada y de un largo tiempo, la situación no parece alentadora aún con pastos.

No obstante, con una sobreoferta de forraje como es el escenario ante el que estamos parados, el nuevo interrogante que surge es qué se aprendió de los errores de la última sequía y qué se puede mejorar de cara a un ciclo que, por ahora, parece promisorio.

Varios referentes consultados entienden que es necesario tomar conciencia sobre cómo comenzar a trabajar los campos de manera consciente.

Esto implica, principalmente, evitar la sobrecarga y, además, comenzar a cuidar las especies que ahora se han recuperado. Es decir, reconocen que hay que trabajar sobre el recurso forrajero para que sea perdurable en el tiempo a pesar de los embates de la naturaleza.

En este sentido, el ganado menor que en la provincia tiene su propio desarrollo, también podría comenzar a generar nuevas expectativas, aun frente a esta crisis de consumo generalizada.

Al fin y al cabo, es necesario capitalizar los errores del pasado para poder mejorar. La soja, nuevamente con sus altos precios internacionales, da la posibilidad, a las zonas extrapampeanas, de desarrollar el sector.

Habrá que esperar las señales del Gobierno nacional para saber si es éste el momento de invertir en el sector o de parar la pelota.

En tanto, la recuperación de los campos, entre tantas malas noticias, nos ha dado algo para comenzar a pensar en algún próximo desarrollo local.