Ganadería: fuerte apuesta al crecimiento de la actividad

Más allá de los vaivenes, los productores esperan un repunte de precios a fin de año y creen que aún queda mucho margen para crecer.
Más allá de los vaivenes, los productores esperan un repunte de precios a fin de año y creen que aún queda mucho margen para crecer.

Aun con las pérdidas por el cierre de exportaciones, el interés en el sector sigue en aumento. Se espera un repunte de precios a fin de año.

Una nueva edición de la Fiesta Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas es motivo para actualizar la información sobre un sector que crece desde hace años en la provincia y que en estos meses se vio golpeado por el cierre de exportaciones, con una pérdida de entre 10% y 15% de sus valores. Más allá de los vaivenes, los productores esperan un repunte de precios a fin de año y creen que aún queda mucho margen para crecer.

Desde la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear (entidad anfitriona de la fiesta), su presidente, Andrés Vavrik, celebró que el Gobierno nacional hubiera dado marcha atrás con las limitaciones a la exportación de carne, pero lamenta que “el daño ya está hecho”. Para los productores locales, el no poder exportar la vaca de refugo (que ya no da cría) repercutió en el negocio y el recambio de animales.

“El Gobierno no termina de entender los ciclos productivos. Tenemos ciclos largos, y el Gobierno toma decisiones en días. La desinversión en el sector ya se produjo, ya se malvendió lo que había que vender y los negocios en el exterior están perdidos. Se suspendieron negocios con China y ese lugar lo ocuparon Uruguay y Paraguay, igual que oportunidades perdidas con Brasil”, afirmó Vavrik, para quien ahora hay que mirar al próximo ciclo.

Los datos de la Dirección de Ganadería y el clúster ganadero, señalan que Mendoza producía hace 15 años entre 14 y 15 millones de kilos, y ahora produce 28 millones de kilos, el doble. Eso implica alrededor de 50 mil novillos gordos, pero los mendocinos consumen el equivalente a unos 450 mil, lo que significa que sólo entre 11 y 12% de ese consumo se abastece con producción local. El clúster ganadero hoy es presidido por la Específica de Ganadería de la Cámara de Comercio de San Rafael, y desde ahí, Roberto “Panchi” Ríos consideró que “el sector viene bien a pesar de los vaivenes”. Valoró la ley de fomento 7.074 y la “buena relación entre Gobierno y productores”, siendo que “ambos aportan” para que el sector crezca. “Queremos que se nos escuche para las temáticas que nos preocupan. El productor está aportando, más allá de todo lo que hace el Gobierno, como los programas Mendoza Activa y la ley de fomento”, señaló el presidente de la Específica de Ganadería, poniendo como ejemplo el trabajo en conjunto para poner en condiciones los caminos rurales.

En cuanto a pedidos, Ríos solicitó que se construya el acueducto ganadero Montecomán - La Horqueta, prometido desde hace años. “Esa inversión se repaga sola, porque donde hay un animal hoy, se podrían meter 3 de mejor calidad”, apuntó. Además, cree que con esa inversión se podría mejorar la calidad de vida para puesteros, escuelas albergues y policía rural.

Se espera un repunte de precios a fin de año.
Se espera un repunte de precios a fin de año.

El fomento a la ganadería

Durante el año pasado, la falta de lluvias fue una preocupación fuerte para el sector. Este año, de momento, las precipitaciones están en los parámetros normales y eso puede propiciar una buena producción. De todos modos, la ganadería bajo riego mira con cuidado el nivel de escurrimientos, sobre todo en General Alvear, San Rafael, Valle de Uco y zona Este.

El director provincial de Ganadería, Luis Damián Carbó, explicó que el sector tiene tres fuentes de fomento estatal. La primera es una línea de financiamiento del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) con tasas subsidiadas; la segunda es el reintegro del 40% de las inversiones con el programa Mendoza Activa (con una línea específica para ganadería y otras 10 relacionadas). La tercera es la ley de fomento 7.074.

La ley de fomento provincial implica que quienes desarrollen ganadería bajo riego tendrían un reintegro de hasta un 10% por kilo producido. Es decir, se toma el peso de inicio, se resta el peso de salida y, si aumentó por ejemplo 300 kg, el Gobierno devuelve hasta el 10% del precio de esos kilos (30 kg). Si ese animal en vez de venderlo afuera de la provincia se lleva a un matadero local, se agrega un 5% más (en este ejemplo, 30 kg más 15 kg). “Mendoza consume $81 mil millones en carne. Queremos que ese dinero no salga de la provincia, sino que vaya a otros mendocinos. Además, la ganadería se desarrolla en áreas donde la agricultura es marginal por riesgos de piedra, heladas o falta de recurso hídrico” afirmó Carbó tomando como ejemplo montes con pivotes en el Valle de Uco y Santa Rosa.

Por su parte, Marcelo Montoya, presidente de Fundación Coprosamen (sanidad ambiental) y productor de Santa Rosa, indicó que la ganadería en la zona Este “tiene un futuro promisorio”. Si bien el cierre de exportaciones y la falta de previsibilidad han afectado al sector, la demanda local les da una buena perspectiva.

“Tenemos mucha gente que consume carne en Mendoza y la mayor parte viene de otras provincias. Nuestros terneros se venden afuera para ser engordados en pasturas que nosotros podríamos desarrollar con tierra bajo riego”, apuntó Montoya. Además, destacó la cercanía de los puertos del Océano Pacífico, de donde sale la mayor cantidad de carne exportada al Este asiático.

La mirada hacia adelante

Para Luis Damián Carbó, la ganadería bajo riego es una forma de ampliar la matriz productiva y el hecho de pasar de producir 14-15 millones de kilos a 28 millones de kilos es prueba de que se puede lograr. “Tenemos que seguir trabajando y acompañando a aquellos productores que quieren invertir y crecer”, afirmó el director de Ganadería.

En ese sentido, hay que remarcar que Mendoza cuenta con un plan ganadero de casi 20 años, consensuado con productores, que incluye políticas provinciales mantenidas más allá del color político de turno. Eso permite que, además de la ley de fomento, haya otros programas como el plan destete precoz y análisis en laboratorios con Coprosamen para detectar enfermedades venéreas en toros, brucelosis en vacas. Roberto “Panchi” Ríos cree que esta temporada la ganadería bajo riego va a tener otro impulso, con más feedlot (corrales de engorde), por ser una alternativa más rentable que otras producciones. “El precio se recuperó un poco y va a seguir con esa tendencia. Suelen subir los precios por las fiestas porque hay mayor consumo, además de la inflación que nos afecta a todos”, apuntó el presidente de la Específica de Ganadería.

Además, el representante del clúster ganadero considera que, si no hay sequías en 2022, el crecimiento va a seguir a buen ritmo. “Creemos que es un negocio que se mantiene”, opinó. Si bien las ganancias no son excesivas, Ríos destacó que permiten mantenerse mejor que con cultivos.

Al repasar los años y mirar hacia adelante, Andrés Vavrik destacó un “buen clima de inversiones”, con muchos productores entusiasmados en que crezca la ganadería bajo riego: “Si la situación macro mejora, tenemos acceso al crédito y se hacen las inversiones necesarias para mejorar la disponibilidad de agua de riego, tenemos muchísimo para crecer”. El presidente de la Cámara de General Alvear recordó que Mendoza produjo 140 mil terneros y engordó 50 mil, mientras que consumió 450 mil. “Hay mucho potencial si logramos generar bajo riego la comida y hacer el engorde acá. Los planes del gobierno para apoyar la ganadería están, creemos que ése es el camino. Esperamos que la macroeconomía mejore y que tengamos acceso al crédito”, concluyó Vavrik.

Más allá de los vaivenes, los productores esperan un repunte de precios a fin de año y creen que aún queda mucho margen para crecer.
Más allá de los vaivenes, los productores esperan un repunte de precios a fin de año y creen que aún queda mucho margen para crecer.

Cuarenta años de fiesta ganadera

El miércoles 6 de octubre comenzó en General Alvear la edición número 40 de la Fiesta Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas, que continuará hasta mañana. La organización estima que cada año participan unas 60 mil personas (25 mil de ellos turistas), pero en 2020 el festejo se hizo de manera virtual, por la pandemia.

Los días del evento incluyen ferias, charlas técnicas, shows en vivo y destrezas criollas. El sábado se da el almuerzo oficial con la visita de autoridades provinciales y sus famosos costillares asados, 100 en esta ocasión.

“Esperamos reencontrarnos. La pérdida del contacto que tuvimos con la pandemia fue terrible. Para nosotros es una sana costumbre reunirnos en el predio ferial. Esta vez es una fecha muy especial porque cumplimos 40 años, así que la expectativa y la alegría son enormes. Teníamos muchas esperanzas de hacerla”, comentó Andrés Vavrik, anfitrión del evento.

Números ganaderos

• Mendoza cuenta con 1.412.610 cabezas de ganado distribuidas en 6.532 establecimientos productivos. El 28% de esas cabezas (401.100) son de ganado bovino; el resto se divide en caprinos (51%), ovinos (10%), equinos (7%) y porcinos (3%).

• Del total de establecimientos productivos de la provincia (6.532), el 58% se dedica principalmente a la recría y engorde de los animales.

• Desde 2005 a la actualidad, Mendoza pasó de 5.000 novillos a 51.135. Eso es entre el 11% y el 12% de los 450.000 novillos gordos que consume la provincia al año.

• Se consumen 101.469.330 kilos de carne en Mendoza. A $800 por kilogramo, sería un valor mayor a $81.175 millones. Sólo 12% de ese monto -poco más de $9.741 millones- queda en manos de productores mendocinos.

• Mendoza producía entre 14 y 15 millones de kilos en 2005. Ahora produce 28 millones de kilos, en parte gracias a la Ley provincial de Fomento.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA